Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

Obispo Silvio Báez: "Los tiranos de hoy siguen siendo como Pilatos, cínicos y crueles"

Jerarca católico encabeza jornada especial de oración por la Iglesia, los presos políticos y Nicaragua. Pide a la población "no tener miedo"

El obispo auxiliar de Managua Silvio Báez demandó la libertad de los presos políticos

Octavio Enríquez

21 de diciembre 2022

AA
Share

En medio de la tenaz persecución del régimen de Daniel Ortega contra la Iglesia católica en Nicaragua, el obispo Auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez, pidió a la población no tener miedo, mientras rezó desde el exilio a la Virgen María por el país, la Iglesia y los presos políticos, entre estos el obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez.

Báez salió en defensa de un “obispo bueno”, en referencia a Álvarez, acusado el pasado 13 de diciembre por la Fiscalía de cometer los presuntos delitos de “conspiración para el menoscabo a la integridad nacional” y “propagación de noticias falsas”.


“Nicaragua sufre un viacrucis y está crucificada. Pero, así como el crucificado, resucitará. No perdamos la esperanza, sigamos orando, confiando, denunciando y luchando. ¡No tengamos miedo! ¡El Señor está con nosotros!”, alentó.

Báez presidió este martes  20 de diciembre desde la iglesia Santa Agatha, en Miami, el rezo del rosario por Nicaragua, por el país y la Iglesia, para pedir por la liberación de todos los presos políticos

El obispo ofreció sus oraciones por todo un pueblo que pasa “momentos oscuros y dolorosos”, y que está como preso en una cárcel en el país. Enfatizó que se intenta acallar la verdad.

“Los tiranos de hoy siguen siendo como Pilatos, cínicos y crueles, miedosos e injustos. Vociferan altaneros porque tienen miedo, acallan la verdad porque su único argumento es la violencia. No les importa hacer sufrir, burlarse de la justicia y ultrajar a las personas. Son los Pilatos de hoy”, denunció.

Se refirió a la publicación de una fotografía de Álvarez, divulgada por la dictadura, en que el obispo de Matagalpa es presentado solo, aislado, en los tribunales de Managua, siguiendo el guion de la fabricación judicial que lo convierte en el primer obispo en la historia moderna de Nicaragua en ser acusado por el Estado.

Báez dijo que intentaron, al mostrarlo de esa manera, rebajarlo y humillarlo, sin embargo, “al igual que Jesús, Mons. Rolando mostró dignidad, fortaleza y paz interior”. Para él, esa fortaleza proviene de valores y de su condición de profeta de Dios.

Le recomendamos: Personaje del año 2022: Obispo Rolando Álvarez, preso de conciencia de la dictadura

Báez comparó también a Álvarez con el buen samaritano de la narración bíblica—lleno de cercanía, compasión, y ternura— y exaltó su labor pastoral describiendo sus actos, a partir de la frase de que el obispo de Matagalpa “reconoció las heridas de su pueblo para curarlo”.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

Los ataques gubernamentales contra la Iglesia católica se intensificaron en 2022, pero desde 2018 era palpable, después que el Estado masacró a manifestantes pacíficos y muchas víctimas fueron recibidas en los templos, mientras los obispos demandaron el fin de la represión.

Ortega acusó desde entonces a los religiosos de “golpistas” y ha sostenido un discurso de odio que se ha traducido en una cacería que ha dejado a sacerdotes encarcelados, expulsó al nuncio apostólico en marzo pasado, a 18 religiosas de la orden de la Misioneras de la Caridad a inicios de julio, cerró radios católicas, profanó templos, prohibió procesiones, y desterró también a otros curas en una escalada contra la fe.

Junto al caso de Álvarez, está el del propio obispo auxiliar de Managua. Báez salió en 2019 de Nicaragua por recomendación del papa Francisco luego de amenazas proferidas por fanáticos orteguistas, y desde el exilio sigue denunciando los abusos y llamando a la esperanza.

Lea también: Ortega recrudece la represión: 396 ataques contra la Iglesia católica desde 2018

Obispo Silvio Báez acompañado de sacerdotes exiliados

En la parroquia de Santa Agatha, lo acompañaron este martes 20 de diciembre el párroco Marcos Somarriba y dos sacerdotes nicaragüenses exiliados: Edwin Román de Masaya y Juan de Dios García de Managua.

La jornada transcurrió en hora y media. El obispo auxiliar de Managua recordó a los otros reos de conciencia, de quienes dijo “son inocentes y merecen ser liberados”. Entre ellos incluye a los tres sacerdotes, un diácono, dos seminaristas y un camarógrafo que acompañaban al obispo de Matagalpa cuando fue secuestrado el pasado 19 de agosto, tras el asalto a la curia episcopal.

“Al contemplar a Jesús, flagelado en los calabozos romanos, recordamos ante Dios a los más de 200 presos políticos de que la dictadura de Nicaragua tiene recluidos en régimen de incomunicación y sometidos a crueles abusos, confinamiento solitario prolongado y alimentación insuficiente. Su único delito ha sido soñar y luchar por un país más justo y libre”, dijo Báez.

Pidió a Dios que se muestre misericordioso con los reos de conciencia, para que se respete su integridad física y mental; para que toque el corazón de los tiranos y los liberen. También oró para que también se proteja a los miles de migrantes de Nicaragua que han salido del país en uno de los mayores éxodos de la historia.

Báez rezó por la Iglesia, para que sepa discernir con claridad y anunciar el evangelio con valentía, para que sea una comunidad de amor, de verdad, profética y misionera, libre de miedos "y de intereses mundanos".

El pasado 19 de diciembre, el tirano Ortega dio muestras de su radicalización contra la Iglesia: Mientras alabó públicamente a la cúpula represiva  de la Policía, con la que sostiene en el poder, insistió en atacar a los religiosos.


Archivado como:

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Octavio Enríquez

Octavio Enríquez

Periodista nicaragüense, exiliado. Comenzó su carrera en el año 2000, cuando todavía era estudiante. Por sus destacadas investigaciones periodísticas ha ganado el Premio Ortega y Gasset, el Premio Internacional de Periodismo Rey de España, el Premio a la Excelencia de la Sociedad Interamericana de Prensa, y el Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación del Instituto Prensa y Sociedad (IPYS).

PUBLICIDAD 3D