Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

Dictadura expulsa y abandona “descalzo” a sacerdote panameño

Donaciano Alarcón estaba a cargo de dos templos en Madriz, que pertenecen a la diócesis administrada por el obispo encarcelado Rolando Álvarez

sacerdote panameño Donaciano Alarcón

El sacerdote panameño Donaciano Alarcón durante la Misa Crismal, el lunes santo. Foto: Tomada de redes sociales

Redacción Confidencial

4 de abril 2023

AA
Share

El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo expulsó la noche del lunes al sacerdote panameño Donancio Alarcón, quien fue abandonado por la Policía Nacional “descalzo” en la frontera "El Espino", con Honduras. El religioso participó la mañana del lunes en la Misa Crismal en la Catedral de Nuestra Señora del Rosario de Estelí, que fue presidida por el cardenal Leopoldo Brenes.

La expulsión de Alarcón fue informada este martes por el medio católico de la Arquidiócesis de Panamá, Panorama Católico, que en su cuenta en Twitter destacó que “lo dejaron descalzo en la frontera con Honduras”.


“Sí tenemos noticias de que ha sido expulsado el sacerdote panameño Donaciano. Él está haciendo una experiencia allá con los padres claretianos. Lo habían asignado a Nicaragua. Y terminada la eucaristía (el lunes por el inicio de la Semana Santa) se lo llevaron y lo expulsaron, y ahora en estos momentos se encuentra en San Pedro Sula”, dijo a la agencia Efe el arzobispo de Panamá, monseñor José Domingo Ulloa, quien abogó por la “libertad religiosa”.

El sacerdote, de 49 años, realizaba su misión pastoral en San José de Cusmapa y Las Sabanas, ambos municipios del departamento de Madriz, que forma parte de la Diócesis de Estelí, cuyo administrador apostólico es el obispo Rolando José Álvarez, quien se encuentra detenido en la cárcel La Modelo y fue condenado injustamente a 26 años y cuatro meses de cárcel.

“Seguimos orando por la Iglesia Hermana de Nicaragua, que a pesar de todo, sigue con una fe inquebrantable”, tuiteó Panorama Católico. 

Su detención se habría originado porque el padre Alarcón ya había manifestado a la feligresía católica de los municipios indígenas de Cusmapa y Las Sabanas, que la iglesia realizaría las procesiones de la Semana Santa, en ambas localidades. “Militantes sandinistas infiltrados en las actividades religiosas pasaron la información al secretario político del FSLN, César Olivas, sobre las intenciones del párroco”, comentó una fuente a CONFIDENCIAL.

Otra fuente dijo que, durante la eucarística de Domingo de Ramos, en su parroquia pidieron oraciones por el obispo encarcelado. Aunque Alarcón no presidió la misa, creen que la expulsión fue en “represalia porque en varias ocasiones elevaba oraciones por monseñor Álvarez”.

Ulloa abundó en que “después de la celebración (de la eucaristía, Alarcón) fue tomado, es cierto que no le hicieron daño, pero fue expulsado de territorio nicaragüense”.

“Estas son las cosas que a veces no entendemos de quienes a veces ostentan el poder y yo creo que es, sobre todo, libertad religiosa”, dijo el arzobispo de Panamá.

El diario panameño Panorama Católico citó unas declaraciones de Alarcón a la católica Radio Hogar de Panamá en la que confirmó que fue expulsado pero no de manera violenta y desmiente que haya encabezado una procesión.

Alarcón es el segundo sacerdote extranjero víctima de la persecución orteguista contra la Iglesia católica en Nicaragua. El viernes pasado, el diario La Prensa reportó que la dictadura impidió la entrada al país al cura uruguayo Néstor Mendoza, párroco de iglesia en Palacagüina, de la Diócesis de Estelí. Al religioso Migración se limitó a decirle que su entrada estaba prohibida.

Néstor Mendoza, sacerdote uruguayo. Foto: Cortesía

El destino del sacerdote expulsado

El arzobispo Ulloa pidió solidaridad con el pueblo de Nicaragua. Y “no solo solidaridad. Los hombres de fe creemos en el poder de la oración (...) pedimos precisamente para que cese la violencia de los violentos”.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

“Nosotros a estos personajes así, también los miramos con los ojos con los que le miraría Dios, y pedimos que tarde o temprano puedan cambiar (...) al ser humanos se nos olvida la dimensión de que estamos aquí de paso y nos creemos eternos (...) me creo eterno con todo el poder. Pero hay un poder en el Cielo que, tarde o temprano, pone a cada uno en su lugar”, añadió.

El sacerdote Alarcón estaba en Nicaragua “haciendo una experiencia con los padres claretianos”, explicó Ulloa, y agregó que tras su expulsión de ese país no cree que de momento regrese a Panamá.

Alarcón “forma parte de esta comunidad (claretiana), sus superiores estarán estudiando si conviene que se quede (en Honduras) o lo pueden ir asignando a cualquier otro país de Centroamérica, porque él está en los primeros años de hacer un mayor conocimiento de lo que es ser claretiano”, agregó.

Los claretianos son una congregación de misioneros fundada por San Antonio María Claret el 16 de julio de 1849, en Vic, España. Su nombre oficial es Congregación de Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de la Bienaventurada Virgen María, comúnmente conocidos como Claretianos, señala su página web.

Semana Santa sin procesiones

La Iglesia católica de Nicaragua había dado por iniciada en la víspera las celebraciones de la Semana Santa sin procesiones en las calles, tras la prohibición del régimen que preside Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo.

La dictadura —a través de su brazo represor, la Policía Nacional— prohibió a la Iglesia sacar a los santos a las calles desde febrero pasado, cuando no les autorizó a celebrar las procesiones de viacrucis durante la Cuaresma. La orden policial fue adoptada después de que el presidente de Nicaragua y jefe supremo de la Policía Nacional, Daniel Ortega, tildara de “mafia” a sacerdotes, obispos, cardenales y al papa Francisco.

El obispo de la Diócesis de León y Chinandega, René Sócrates Sándigo, explicó entonces que la autoridad policial solo autorizó realizar los viacrucis de manera interna o en el atrio de las parroquias, pero no en las calles.

La investigadora Martha Patricia Molina calcula que más de 30 procesiones han sido canceladas en lo que va del año, aunque aclara que “es un número conservador”, al tomar en cuenta que solo la Arquidiócesis de Managua administra 118 parroquias en los departamentos de Managua, Masaya y Carazo, y cada una tiene sus respectivas celebraciones, además de las tradiciones propias de Semana Santa.

A mediados de marzo pasado, el Vaticano cerró su sede diplomática en Nicaragua, y su encargado de negocios en Managua, monseñor Marcel Diouf, abandonó el país centroamericano.

La Santa Sede tomó esa decisión luego de que el Gobierno nicaragüense suspendió unilateralmente, a mediados de marzo pasado, las relaciones diplomáticas con la Santa Sede, luego que el Papa Francisco calificó como una “dictadura hitleriana” al régimen en Nicaragua, de cuyo máximo dirigente, Daniel Ortega, comentó —“con mucho respeto”— que padece “un desequilibrio”.

El santo padre tildó de esa forma al Gobierno sandinista un mes después de la condena del obispo nicaragüense Rolando Álvarez, condenado a más de 26 años de prisión por delitos considerados “traición a la patria”, y de que Ortega lo llamara “mafia”.


PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Redacción Confidencial

Redacción Confidencial

Confidencial es un diario digital nicaragüense, de formato multimedia, fundado por Carlos F. Chamorro en junio de 1996. Inició como un semanario impreso y hoy es un medio de referencia regional con información, análisis, entrevistas, perfiles, reportajes e investigaciones sobre Nicaragua, informando desde el exilio por la persecución política de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

PUBLICIDAD 3D