Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

La “afinidad” de Ortega con China es que el gigante asiático tiene “un régimen de un solo partido”

Experta en asuntos asiáticos, Marisela Connelly, califica de “lógica” la alianza de Ortega con China y la ruptura con Taiwán, “un aliado democrático"

Ilustración: Confidencial

Redacción Confidencial

16 de diciembre 2021

AA
Share

Para la experta en asuntos asiáticos Marisela Connelly, la ruptura de Nicaragua con Taiwán y el restablecimiento de relaciones con la República Popular de China, es la conjunción de varias circunstancias: una escalada china en la batalla diplomática entre Pekín y Taipéi; el interés del gigante asiático por consolidarse en Centroamérica; y la alianza “lógica” de Daniel Ortega con “un régimen de un solo partido”.

Connelly, profesora e investigadora del Centro de Estudios de Asia y África de El Colegio de México, señaló que “el régimen de Nicaragua —que ha sido cuestionado por la forma en que ha llevado a cabo elecciones y por el tiempo que (Daniel) Ortega tiene de presidente— es lógico que se vaya con otro país, donde también tiene un régimen de un solo partido, y que abandone a un aliado (Taiwán), que es un aliado democrático”.


El pasado 9 de diciembre, el Gobierno de Nicaragua rompió relaciones diplomáticas con Taiwán, su principal donante bilateral en los últimos tres años, y reconoció a la República Popular China como “único Gobierno legítimo”.

En una entrevista con el programa Esta Noche y CONFIDENCIAL, la experta adelantó que China continental “sobrepasará” el monto de dinero que Taiwán daba a Nicaragua. “Es la forma en que la República Popular China les quiere agradecer que finalmente establezcan relaciones diplomáticas con ellos”.

Marisela Connelly

Marisela Connelly, profesora e investigadora del Centro de Estudios de Asia y África de El Colegio de México. // Foto: Tomada de El Colegio de México

¿A qué atribuye la ruptura de relaciones del régimen de Ortega con Taiwán en este momento, y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con China?

Lo podemos ver desde el punto de vista del conflicto entre China y Taiwán. Desde hace muchos años hay esta pelea por socios diplomáticos, y varía dependiendo de cómo esté la relación entre la isla y la República Popular China, porque cuando la isla ha estado gobernada por el Kuomintang o Partido Nacionalista, que ha llevado una buena relación con el Gobierno de la República Popular, ha estrechado la relaciones económicas; entonces ahí para esa lucha por ganarse aliados diplomáticos, hacen una tregua. Pero cuando hay una situación, como la que estamos viviendo ahorita, en que el Partido Democrático Progresista, que es un partido contrario a la unificación con China, está en el poder, entonces las cosas cambian, y sobre todo ahora que está como presidenta Tsai Ing-wen, que es una mujer que desde hace mucho tiempo ha luchado por lograr la independencia de Taiwán.

Esta situación ha hecho que China empiece a seguir esas tácticas de ataque: “Si  tú no quieres ceder al diálogo, entonces yo empiezo a trabajar para quitarte aliados diplomáticos”. Desde 2016, que entró a gobernar esta presidenta, China le ha quitado varios aliados diplomáticos. En Centroamérica, Panamá se pasó (en 2017) al lado de la República Popular China; y ahora estamos viendo que también Nicaragua está rompiendo con Taiwán.

La primera donación de China a Nicaragua fue un lote de 200 000 vacunas contra la covid-19, de 1 000 000 que ha prometido.  ¿Qué viene después?

China va a tratar de ayudar mucho al Gobierno de Nicaragua, porque cuando un Gobierno rompe con Taiwán y establece relaciones con China, ella siempre empieza a darle financiamientos. En este caso la cuestión de las vacunas, por la situación con la covid-19; y le va a dar también otro tipo de apoyos económicos, porque es la forma en que la República Popular China les quiere agradecer que finalmente establezcan relaciones diplomáticas con ellos.

Nicaragua recibía en cooperación de Taiwán unos 30 millones de dólares anuales, ¿qué tipo de apoyo puede esperar ahora el Gobierno de Ortega de la República Popular China?

Taiwán les da muchísimo dinero a sus aliados en Centroamérica, que son muy importantes para ella, (pero) les da también otro tipo de apoyos porque no los quiere perder. La República Popular China va a incrementar el apoyo financiero y económico a Nicaragua, que seguramente va a sobrepasar lo que le estaba dando el Gobierno de Taiwán.

Especialistas hablan de una especie de luna de miel,  en la que habrá esa cuantiosa ayuda de parte de China, pero que luego ya se establece otro tipo de relación en donde  prima el interés que puede tener China,  sobre lo que puede obtener a cambio. ¿Cómo lo ve usted?

China sabe que es importante que Nicaragua haya decidido establecer relaciones diplomáticas con ella, sobre todo en este contexto, en donde estamos viendo que Estados Unidos también está jugando con sus propias cartas;  está  atrayendo a Taiwán y le está abriendo las puertas para que tenga un mayor espacio internacional.

En esta conferencia que hizo el presidente (Joe) Biden sobre democracias, invitó a Taiwán, y funcionarios estadounidenses han ido a Taiwán. Eso para China es tabú, porque antes los Gobiernos de Estados Unidos no se atrevían a desafiar a China, en ese sentido. China considera a Taiwán como una provincia, que tarde o temprano va a regresar a su poder, y que, por lo tanto, no tiene calidad de Estado.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

¿Habría un interés de parte de China en inversiones en Nicaragua? El presidente Ortega, por ejemplo, habló recientemente de la concesión canalera que otorgó a un empresario privado chino,  que catalogó como un proyecto vivo, aunque en realidad nunca empezó la ejecución de tal proyecto.

Creo que en esta ocasión, China sí va a poner interés en que otra vez se vuelva a trabajar sobre ese proyecto (canalero), aunque tiene muchísimos problemas, como la cuestión ambiental y ecológica. China va a seguir esa estrategia de tener mayor presencia en la economía de Nicaragua. China está muy interesada en, precisamente, tener espacios en donde pueda realizar cultivos y, en ese sentido, va a tratar de aprovechar esta nueva relación que tiene con Nicaragua.

¿Cómo se interpreta que el Gobierno rompa las relaciones con Taiwán, pero le haya otorgado la nacionalidad nicaragüense al embajador taiwanés saliente, y a su esposa? ¿Tendría algún tipo de repercusión?

No, porque finalmente, viéndolo desde la perspectiva de China, eso ya es algo circunstancial, que no tiene que ver tanto con los intereses que ahora tiene Nicaragua con China; entonces, eso es algo secundario. Quizás lo hicieron con el afán de no hacer sentir tan mal a los taiwaneses; pero realmente este fue un golpe muy fuerte para Taiwán, porque la República Popular China está haciendo cada vez más estrecho ese cerco, que hará que en un momento dado Taiwán esté muy aislada a nivel internacional.

¿De qué manera impacta geopolíticamente que Taiwán pierda un aliado más en Centroamérica, y China ya cuenta con cuatro, y que Ortega ahora aparece alineado con China?

Para China, Centroamérica es muy importante. Tiene lazos estrechos con Costa Rica, desde que estableció relaciones con ella en 2007;  también tiene lazos muy estrechos con Panamá, intereses específicos en el Canal de Panamá, inversiones. Que ahora China tenga otra vez esa presencia oficial en Nicaragua, va a hacer que empiece a delinear, todavía más, la estrategia que va a seguir en Centroamérica como un todo;  porque ahora viene la perspectiva de que Honduras, en un momento dado, también rompa relaciones con Taiwán y las establezca con China.

En ese escenario, conociendo cómo se manejan los líderes chinos, van a establecer una estrategia regional para tratar de combinar sus intereses con los intereses de los países que tienen relaciones diplomáticas con ellos.

¿Cree que esa estrategia regional sea de preocupación para Estados Unidos,  esa nueva realidad en la que China avanza en su presencia centroamericana? ¿Qué reacciones se pueden prever por parte de Estados Unidos?

China no quiere  provocar a  Estados Unidos.  De hecho, desde que empezó con esa presencia tan fuerte en América Latina, el Gobierno chino siempre ha dicho que no trata de desafiar el poder de Estados Unidos, y que lo único que desea es incrementar sus relaciones económicas y comerciales con la región. 

Estados Unidos no quiere que Taiwán siga perdiendo aliados; entonces, es muy probable que empiece a ofrecerles también algún tipo de ayuda a los países que todavía tienen relaciones con Taiwán, para que no rompan y las establezcan con China. El factor Estados Unidos es muy importante.

¿Considera que este alineamiento de Nicaragua con China, y cada vez mayor acercamiento con Rusia, genere algún tipo de preocupación y reacción de Estados Unidos sobre Nicaragua y sobre la crisis nicaragüense?

Estados Unidos va a seguir con sus presiones hacia el Gobierno de Nicaragua, con sus críticas severas. Va a tratar de utilizar todos los instrumentos que tiene a la mano para evitar que China siga teniendo mayor presencia, y sobre todo, que tenga mayor influencia en todos estos países. 

El régimen de Nicaragua —que ha sido cuestionado por la forma en que ha llevado a cabo elecciones y por el tiempo que (Daniel) Ortega tiene de presidente— es lógico que se vaya con otro país, donde también tiene un régimen de un solo partido, y que abandone a un aliado (Taiwán), que es un aliado democrático, como tanto lo enfatiza Estados Unidos. Entonces, sí puede haber, dentro de Estados Unidos,  esa percepción de que quizás se están uniendo los intereses de China,  y de la misma Rusia, con los intereses de este tipo de Gobiernos que tenemos en la región.

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Redacción Confidencial

Redacción Confidencial

Confidencial es un diario digital nicaragüense, de formato multimedia, fundado por Carlos F. Chamorro en junio de 1996. Inició como un semanario impreso y hoy es un medio de referencia regional con información, análisis, entrevistas, perfiles, reportajes e investigaciones sobre Nicaragua, informando desde el exilio por la persecución política de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

PUBLICIDAD 3D