Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

Josefa Meza: “Este asesinato es como si lo hubiesen cometido ayer”

El Día de las Madres en Nicaragua, la dictadura asesinó a su hijo. “Lo llevo en el corazón… estaremos tranquilos hasta que haya justicia”, afirma

Josefa Meza

La Lupa

19 de abril 2023

AA
Share

En 2018, la vida de Josefa Meza transcurría entre su trabajo como contadora y los cuidados de sus hijos: dos jóvenes universitarios a quienes soñaba verlos convertidos en profesionales, mientras se jubilaba y descansaba sus últimos días. Pero la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, le asesinó a su hijo, Jonathan Morazán.

El joven participaba en la “Madre de todas las Marchas”, el 30 de mayo de 2018, en Managua, en solidaridad con las madres de los asesinados durante los primeros días de las protestas iniciadas el 18 de abril.


“Mi vida antes de la Rebelión de Abril, era una persona que trabajaba. La vida mía era una vida normal, ganaba, trabajaba, estaba preparando a mis hijos en las universidades para que ellos fueran profesionales. Nosotros éramos un grupo, los tres: conversábamos y platicábamos de nuestro futuro, de nuestros proyectos para futuro, y siempre pensando en la educación y en que cada uno se profesionalizara”, rememora Meza.

Aquel 30 de mayo, día en que Nicaragua celebra a las madres, era diferente. No hubo fiesta, ni flores, ni regalos. El país estaba de luto, dolido por los más de 90  jóvenes asesinados durante mes y medio de protestas, y que ese día sumaron 16 nuevas víctimas a manos de la Policía sandinista y grupos paramilitares financiados por la dictadura.

“Recuerdo a mi hijo como un muchacho con aspiraciones a tener una vida plena. Era un chavalo sonriente que le gustaba estudiar, era muy disciplinado, muy humanitario. Ayudaba a las personas en caso de que lo necesitaran. Era un excelente hijo. Para mí era un chavalo que nunca estaba enojado, siempre sonriente, pero sí tenía sus ideas, se expresaba de manera libre”, detalla esta madre que no ha parado de exigir justicia.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

Jonathan Morazán, estudiante universitario asesinado en Managua, durante la masacre orteguista contra la marcha del 30 de mayo de 2018, organizada en solidaridad con las Madres de Abril. // Foto: Archivo

Madres convertidas en defensoras de derechos humanos

“A cinco años, para mí, a mi hijo todavía lo llevo en el corazón y, para mí, este asesinato es como si lo hubiesen cometido el día de ayer, en mi caso mi hijo y yo no vamos a estar felices y tranquilos hasta que haya justicia”, dice Meza, ahora exiliada en Suiza, desde donde ha recorrido varios países europeos denunciando las violaciones a los derechos humanos en Nicaragua, y en demanda de justicia para los 355 asesinados, registrados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La madre transformada en defensora de los derechos humanos producto de las represión, señala la impunidad del Estado de Nicaragua frente a los asesinatos y todas las violaciones de las libertades de la ciudadanía; la ausencia de una investigación sobre los hechos y el bloqueo de cualquier información.

“Son cinco años más bien de que hemos sido perseguidas por denunciar los crímenes de lesa humanidad. Nos han perseguido, nos han detenido y es por eso que estamos en el exilio, no solamente yo, sino también muchas madres de la Asociación Madres de Abril. Por eso estamos en el exilio, por exigir justicia contra la dictadura”, demanda Meza.

Josefa Meza, madre de Jonathan Morazán, en una protesta en demanda de justicia para los asesinados por la masacre orteguista contra la Rebelión de Abril. // Foto: Archivo | Cortesía

Las pruebas la respaldan. En marzo de 2023, el Grupo de Expertos de Derechos Humanos sobre Nicaragua (GHREN, por sus siglas en inglés), de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), presentó un informe que confirma que Daniel Ortega y Rosario Murillo cometieron crímenes de lesa humanidad en Nicaragua, en conjunto con siete instituciones estatales desde 2018, cuando las protestas sociales fueron reprimidas con balas de alto calibre por la Policía y grupos paramilitares.

“Tenemos esperanza de que vamos a lograr justicia para nuestros hijos. Mis planes son continuar existiendo, trabajando, viviendo como en todas partes, nada más que en el exilio, y siempre luchando por que no se queden impunes los crímenes”, enfatiza después de ser testigo de la lectura del informe en Ginebra, Suiza ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, a quienes les pidió “apoyo en la búsqueda de justicia ante estos asesinatos patrocinados por el Gobierno en contra de nicaragüenses y activistas pacíficos”.

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



La Lupa

La Lupa

Iniciativa periodística fundada en marzo de 2019, con perspectiva de género y derechos humanos para visibilizar las demandas e historias de las mujeres de todo el territorio y de las personas LGBTIQ+.

PUBLICIDAD 3D