Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

Flor Urbina, la nica que triunfó en el mundo artístico tico y ahora enseña a bailar en EE. UU.

Es cantautora, bailarina, coreógrafa, actriz y directora artística. También, fue jurado de varios ‘reality shows’ en Costa Rica

Flor Urbina

Katherine Estrada Téllez

31 de marzo 2023

AA
Share

La familia de Flor Urbina se reunía todas las noches a cantar y declamar en la cocina, frente al fogón donde su abuela materna palmeaba tortillas. Ese calorcito familiar y los estribillos de las canciones de los Mejías o los poemas de Rubén Darío, es lo que Flor recuerda de su infancia en Nicaragua y lo que influyó en su trayectoria artística.

Nació el 27 de noviembre de 1971, en el municipio de Larreynaga, en León, pero en abril de 1979, durante la guerra contra la dictadura somocista, emigró con sus padres y hermanos a Costa Rica. En el país vecino se formó como cantautora, bailarina, coreógrafa, actriz y directora artística. También fue parte de la “Marimba de Napoleón Quesada Salazar”, por lo que es considerada una de las primeras marimbistas mujeres del país.


Con más de 30 años de trayectoria profesional ha sido uno de los rostros más influyentes en la televisión costarricense, luego de formar parte, como jurado, de famosos reality shows como “Bailando por un sueño”, “Pequeños Gigantes” y “Dancing with the Starts (Bailando con las estrellas)”.

“Mis primeros espectáculos fueron en el colegio. Desde muy niña bailaba y cantaba en los festivales escolares y luego, al ver mi talento, me invitaban a actividades de la municipalidad, también a festividades que hacían organizaciones que trabajan con nicaragüenses y a grupos musicales”, recuerda Urbina.

Flor Urbina, a la izquierda de la foto, junto con sus hermanos Oscar y María José en su primera comunión. León, Nicaragua. Foto: Cortesía.

A los 14 años, Urbina junto con su hermana María José comenzaron a presentarse como bailarinas en espectáculos televisivos, en grupos de bailes nacionales y, también, para grupos musicales. “Fueron en estos espacios que me doy cuenta que no existía ninguna academia de baile que se dedicara a enseñar el baile popular”, menciona.

Con tan solo 18 años, Urbina se propone crear “Hip Hop Salsa Dance”, la primera academia de baile popular en Costa Rica con el objetivo de enseñar los diferentes bailes tradicionales que existían en ese tiempo. “Cuando conté la idea nadie creía en mi proyecto, incluso mi familia pensaba que era imposible”, relata. 

La academia se ubicaba en la calle El Encanto, en el distrito capitalino de Calle Blancos, donde comenzaron a llegar personas de todas las provincias para recibir clase con las hermanas Urbina. Luego de este proyecto forman parte de los profesores que crearon Merecumbé. “Lleve a mis estudiantes a este nuevo proyecto que aún sigue en pie en Costa Rica y dimos clases mi hermana María José, y mi hermano Oscar”, describe.

Ocho años después, crea un proyecto artístico llamado “Centro de Arte y Cultura Popular Kurubandé”, donde mezcló la danza, el teatro y la música en vivo. A partir de ahí, formó 17 academias en todo Costa Rica. “Hay muchísima gente, que hoy por hoy, sigue con estos diferentes negocios de academia, pero tenemos el gran orgullo de haber sido parte de la historia de las primeras academias de baile del país.”, indica.

“Canto desde que nací”

Desde muy pequeña Urbina amaba el canto, es una herencia de su familia materna, reconoce. “Yo canto desde que nací. Desde muy pequeña tarareaba y donde encontrara oportunidad yo siempre cantaba”.

En su adolescencia se unió al grupo musical escolar “Estudiantina”, luego al grupo “Experimental Napolitense”. Luego participó en diferentes festivales de la canción y fue parte del grupo “Yaravi”. Además, estuvo dentro de la primera orquesta femenina de Costa Rica, llamada “Las Ticas”, el que luego se conoció como “Cherry Band”.

Urbina junto con la orquesta filarmónica femenina "Las Ticas", San José, Costa Rica. Foto: Cortesía.

Aunque en Costa Rica Urbina encontró la posibilidad de reconocerse como cantante, fue la nostalgia de la migración y la remembranza de sus raíces nicaragüenses lo que la llevaron a escribir sus propias canciones. “Mi música habla sobre la historia de las personas que migran y sobre la realidad de los nicaragüenses.”, explica. Fue de esas letras que nace “La Tencha”, “Al sur de tu frontera”, “Centroamericano”, “Agua dulce y pinol”, “El nacatamal”, “Nica sos” , “Te fuiste tiste”, “Corrido a Malpaisillo” y “Flor del Sacuanjoche”, que se ha convertido en la más popular. 

Conocida como la “Jueza de Hierro”

La trayectoria musical y de baile la llevaron a ser parte de varios reality shows en Costa Rica. “Mi vida ha sido un antes y un después de estar en los formatos de Teletica”, describe. Todos los reality shows a los que participó eran parte de la producción de este canal de televisión.  

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

En unos fue participante, luego se volvió maestra como en el programa “Tu cara me suena”. En “Sin complejos” y “Costa Rica, formas y colores”, fue presentadora. Formó parte de los jurados de los programas “Bailando por un sueño”, “Pequeños Gigantes” y “Dancing with the Starts”.

De estos últimos programas es reconocida como la “Jueza de Hierro” porque hacía minuciosas calificaciones. “La gente piensa que soy estricta, pero trato de hacer un trabajo justo. Tuve señalamientos y críticas por calificar en algunos casos bajos, pero estaba haciendo bien mi trabajo”, relata.

Urbina y su amor por Nicaragua

Urbina habla de Nicaragua con mucho amor y patriotismo. A pesar que salió a temprana edad del país se considera 100% nicaragüense. Cuenta emocionada, sobre la primera vez que regresó a Nicaragua después de muchos años para presentarse como artista. “Fue como bailarina, esa vez fue hermoso... Desde que pasamos la frontera, no paramos de llorar, bailamos llorando.”, recuerda.

Describe cómo el pueblo nicaragüense las recibió con aplausos y abrazos al darse cuenta que eran nicaragüenses. Ese primer encuentro aún marca su vida. Luego regresó como actriz y después como cantautora. 

“Llevé ‘La flor de Sacuanjoche’, en esa ocasión tuve la gran sorpresa de que algunos ballets vieron mi música como posibilidad de incorporar en su repertorio y fue, la gran señora, Haydee Palacios, la primera que me acompañó en tarima.”, rememora. 

Urbina compartiendo tarima con Carlos Mejía Godoy en Teatro Popular Melico Salazar, mayo 2010, Nicaragua. Foto: Cortesía.

Posteriormente compartió escenario con Carlos Mejía, estuvo dentro de sus programas televisivos, realizó varios conciertos en la Casa de los Mejías y grabó con los de Palacagüina.

Directora del Festival Latinus en Estados Unidos

Hace dos años emigró a Estados Unidos. “Vine con una visa 01, que es una visa para artistas con ciertas características.”, explica. El recorrido artístico dentro de los programas de televisión en Costa Rica le ha servido para dar clases de bailes latino y del baile competitivo bourbon en algunas academias de danza estadounidenses. 

También forma parte de los maestros de baile del Ballet de Sarasota en el estado de Florida, donde actualmente reside. 

En abril comienza un nuevo proyecto. Será la directora artística del Primer Festival “Latinus” que se llevará a cabo en octubre de 2023 en los Estados Unidos, en el marco de la herencia y el orgullo hispano. 

“Quiero que sea una gran ventana para el talento hispanoamericano, principalmente el nuestro. Deseo que el festival permita que las personas de Estados Unidos puedan conocernos e integren nuestra cultura.”, añade. 

En estos momentos Urbina busca a organizaciones culturales y artísticas latinoamericanos en Estados Unidos para que sean parte del Festival Latinus. Invita a que la contacten a través de su Instagram y Facebook

A sus 51 años Urbina ha experimentado dos migraciones, ambas le han permitido inyectar parte de la cultura nicaragüense al lugar donde llega. Su carrera artística siempre estará ligada a sus raíces, al amor por la música que sus tíos y abuelos le transmitían al corear aquellas canciones de los Mejías frente al fogón en la casa de Malpaisillo. “Nicaragua es la madre que me parió, pero Costa Rica es la madre que me crió”, concluye.


PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Katherine Estrada Téllez

Katherine Estrada Téllez

Periodista nicaragüense exiliada en Costa Rica. Se ha especializado en la cobertura de temas de migración, género y salud sexual y reproductiva. También ha trabajado en Marketing y Ventas y ha sido Ejecutiva de Cuentas.

PUBLICIDAD 3D