Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

Obispos latinoamericanos condenan "persecución" contra la Iglesia y "horrendo martirio"

Consejo Episcopal Latinoamericano y del Caribe (Celam) rechaza "constantes hostigamientos" del régimen orteguista contra la Iglesia de Nicaragua

Iglesia Católica permanece en silencio pese al arresto de once sacerdotes

Redacción Confidencial

6 de agosto 2022

AA
Share

El cardenal católico de El Salvador, Gregorio Rosa Chávez, dijo que la "persecución" que vive la Iglesia nicaragüense por parte del régimen de Daniel Ortega es actualmente el "caso más horrendo" de "martirio" de la región.

"El martirio sigue siendo una realidad también en nuestros días. En nuestra región, el caso más horrendo es el de la persecución que sufre la Iglesia de Nicaragua", dijo Rosa Chávez en un mensaje a los feligreses en el marco de las fiestas patronales de la capital salvadoreña.


La tarde del viernes cinco de agosto, la Policía Nacional informó que monseñor Rolando José Álvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa y administrador de Estelí, está bajo arresto domiciliario y es investigado por supuestamente “organizar grupos violentos” y “ejecutar actos de odio”. “Las personas investigadas se mantendrán en sus casas”, afirmó la institución policial.

El religioso salvadoreño hizo eco de un comunicado emitido este 5 de agosto por el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), en el que "se une al sufrimiento que vive gran parte del pueblo de Nicaragua y la Iglesia que peregrina en esta querida tierra".

En la misiva, de la que el cardenal salvadoreño citó una parte, denuncian el "constante hostigamiento que viene sufriendo (la Iglesia) por parte de las autoridades gubernamentales".

"Los últimos acontecimientos, como el asedio a sacerdotes y obispos, la expulsión de miembros de comunidades religiosas, la profanación de templos y el cierre de radios, nos duelen profundamente. Les manifestamos nuestra solidaridad y cercanía", leyó Rosa Chávez ante miles de católicos.

Sacerdotes de diferentes diócesis de Nicaragua pidieron que "cese la persecución a la Iglesia" católica, que en los últimos meses ha visto cómo dos miembros del clero fueron arrestados y otros dos fueron sitiados en sus casas curales, incluyendo al obispo Rolando Álvarez, uno de los más críticos del presidente Daniel Ortega.

CELAM expresa solidaridad con la Iglesia en Nicaragua

El Celam expresó este viernes su rechazo a los "constantes hostigamientos" de los que han sido víctimas miembros de la Iglesia católica de Nicaragua por parte del régimen de Ortega.

Históricamente agrietadas, las relaciones entre la Iglesia católica y el régimen de Ortega, empeoraron recientemente por el arresto y posterior condena del padre Manuel Salvador García Rodríguez por presunta violencia a una mujer.

También por la captura del párroco Leonardo Urbina por supuesto abuso a una menor, así como los cercos al sacerdote Uriel Vallejos y al obispo Rolando Álvarez, este último ahora con detención domiciliar.

"Acompañamos a nuestros hermanos que por distintos caminos buscan ser voz de los que no tienen voz, para construir un diálogo capaz de trazar un camino de unidad y de paz", agregaron los representantes de los obispos del continente.

La carta, firmada por los monseñores Miguel Cabrejos Vidarte y Jorge Eduardo Lozano, presidente y secretario general del Celam, respectivamente, invitan a "todos los católicos de América Latina y El Caribe a unirse en oración por el pueblo nicaragüense, sus líderes, autoridades y la Iglesia".

Obispos de Honduras y México lamentan los hechos

La Conferencia Episcopal de Honduras también se solidarizó con la Iglesia en Nicaragua e instó al clero a "seguir adelante en el cumplimiento de su misión evangelizadora", a pesar de situación adversa.

"Recordemos que la libertad de expresión es un pilar fundamental, que garantiza la existencia de una democracia, que respeta los derechos y los promueve", escribió el episcopado hondureño en una misiva dirigida al presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), monseñor Carlos Herrera.

Asimismo, la Arquidiócesis de México expresó su solidaridad a la Iglesia católica nicaragüense por los hostigamientos y represión de los que han sido víctimas sacerdotes de Nicaragua por parte del régimen de Daniel Ortega.

“Como Arquidiócesis Primada de México, nos sumamos al Celam y a otros organismos internacionales para expresar nuestra solidaridad y cercanía con la Iglesia de Nicaragua, pues nos duele profundamente lo que están viviendo nuestros hermanos nicaragüenses”, señaló la organización en su editorial dominical Desde la Fe.

La Iglesia mexicana lamentó que hasta ahora no haya “visos de un diálogo fructífero que traiga la paz y el cese del hostigamiento”.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

“Este fue el último episodio del hostigamiento del Gobierno sandinista hacia nuestra hermana Iglesia nicaragüense, una persecución histórica que nos recuerda a los años ochenta del siglo pasado”, señaló la Arquidiócesis mexicana.

Recordó que entonces, la dictadura llegó al grado de desnudar y exponer públicamente a un sacerdote, profanar templos y expulsar del país a varios presbíteros por denunciar la injusticia social en ese país.

Arquidiócesis expresa "cercanía" con monseñor Álvarez

La Arquidiócesis de Managua, que dirige el cardenal Leopoldo Brenes, expresó este sábado su "cercanía" con el obispo de Mataglapa y todos sus sacerdotes "ante las circunstancias difíciles que están viviendo", dice un comunicado de prensa.

"Con la certeza puesta en Cristo Buen Pastor, queremos evangelizar a tiempo y destiempo, confiando que la comunicación franca y respetuosa pueden abrir caminos de entendimiento", agregó el arzobispado.

La Arquidiócesis de Managua también invitó a todos los fieles a orar "a Cristo, a María Madre de la Iglesia y a San Juan María Vianney, patrono y protector del clero, para que la Palabra se enuncie y se ejerza el ministerio pastoral con plenitud".

El jueves pasado, el obispo Álvarez pidió a la Policía que lo dejaran oficiar la misa con sus feligreses dentro de la parroquia Jesús de la Divina Misericordia, en Sébaco, que se encontraba sitiada por cuarto día consecutivo.

Entonces el jerarca salió del Palacio Episcopal, se puso de rodillas en la acera y elevó sus manos hacia el cielo, y recibió de un colaborador a Jesús Sacramentado y con el Santísimo se acercó a los oficiales, que se retiraron, según la transmisión que hizo la diócesis de Matagalpa en redes sociales.

El religioso acusó a la Policía de no permitir la libre circulación, la libertad de movimiento, la libertad de expresión y la libertad religiosa, además de crear zozobra y agitar los "ánimos y la fe tan sencilla de nuestro pueblo fiel".

En consecuencia, la Policía Nacional acusó anoche a "las altas autoridades de la Iglesia católica" en el departamento de Matagalpa, "encabezada" por el obispo Álvarez, "quienes prevaliéndose de su condición de líderes religiosos, utilizando medios de comunicación y redes sociales, están intentando organizar grupos violentos".

Según la Policía, el alto jerarca estaría "incitando" a esos "grupos violentos" a "ejecutar actos de odio en contra de la población, provocando un ambiente de zozobra y desorden, alterando la paz y la armonía en la comunidad, con el propósito de desestabilizar al Estado de Nicaragua y atacar a las autoridades constitucionales".

La última escalada represiva contra la iglesia 

En los últimos dos meses el régimen de Ortega y Murillo emprendió una escalada represiva contra la Iglesia católica que ha dejado hasta el momento: dos sacerdotes encarcelados, 18 religiosas expulsadas del país, dos sacerdotes asediados, uno de ellos ahora en casa por cárcel y el cierre de una decena de medios religiosos.  

El sacerdote Manuel Salvador García Rodríguez, párroco de la iglesia Jesús de Nazareno —también conocida como El Calvario—, de Nandaime, Granada, fue el primer religioso que enfrentó la justicia del régimen, siendo condenado el 22 de junio pasado a dos años de prisión por el supuesto delito de amenazas con arma blanca a cinco personas y una multa de 14 116 córdobas o 200 días multa. 

El 6 de julio pasado, 18 misioneras de la Caridad, orden fundada por Madre Teresa de Calcuta, fueron expulsadas del país siendo trasladadas desde Managua y Granada hacia la frontera con Costa Rica, por la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) y la Policía.

También, monseñor Leonardo Urbina, sacerdote de la parroquia del Perpetuo Socorro, de Boaco, se encuentra en prisión preventiva desde el 13 de julio pasado, a la espera de ser juzgado por la supuesta violación de una adolescente de 14 años.

El sacerdote Uriel Vallejos y un grupo de feligreses permanecieron sitiados por la Policía durante casi cuatro días en la casa cural de la parroquia Jesús de la Divina Misericordia, en Sébaco. 

Además, entre el 1 y 2 de agosto el régimen clausuró 14 medios de comunicación: once emisoras, diez pertenecientes a la Diócesis de Matagalpa y la independiente Radio Vos, además sacó del aire varios canales de televisión por cable y sacó del aire al canal local RB3 “El Canal de la Zona Láctea”, cuya programación era transmitida a través de televisión por suscripción. 

Con Información de Efe.

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Redacción Confidencial

Redacción Confidencial

Confidencial es un diario digital nicaragüense, de formato multimedia, fundado por Carlos F. Chamorro en junio de 1996. Inició como un semanario impreso y hoy es un medio de referencia regional con información, análisis, entrevistas, perfiles, reportajes e investigaciones sobre Nicaragua, informando desde el exilio por la persecución política de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

PUBLICIDAD 3D