PUBLICIDAD 1M

No hay más casas, solo lotes: régimen reduce el proyecto “Bismarck Martínez”

Tras la ruptura del régimen con Taiwán, Murillo anuncia promesa de 60 millones de dólares con la República Popular de China

Terrenos entregados por la Alcaldía de Managua. Foto: Tomada de El 19 Digital.

30 de abril 2022

AA
Share

El programa Bismarck Martínez, un proyecto de entrega de viviendas de interés social para los partidarios del régimen de Daniel Ortega, iniciado después de la represión en contra de las protestas ciudadanas de 2018, ha cambiado su esquema: entregan lotes de terrenos en lugar de casas, debido a problemas de financiamiento, según confirmaron a CONFIDENCIAL fuentes de la Alcaldía de Managua, concejales capitalinos y beneficiarios del programa.

El recorte del financiamiento ha sido provocado por la suspensión de la cooperación de Taiwán, luego de la ruptura diplomática promovida por el régimen en diciembre de 2021, para plegarse a China Continental


La vicepresidenta y vocera del régimen, Rosario Murillo, en sus monólogos de mediodía, continúa promoviendo el programa como uno de los emblemas del clientelismo político del orteguismo. Sin embargo, los mismos anuncios de los operadores del régimen confirman la prioridad de entregar lotes en lugar de viviendas, lo que obliga a los beneficiarios del programa a asumir por su cuenta la construcción de las casas. 

En una intervención ante medios de propaganda del régimen, en septiembre de 2021, el sancionado secretario general de la Alcaldía de Managua (ALMA), Fidel Moreno, anunció que para inicios de 2022 proyectaban entregar 3000 viviendas y 30 000 lotes en todo el país, como parte del programa. 

El concepto de los “lotes urbanizados”

Moreno compareció nuevamente, el 30 de marzo de 2022, para anunciar la entrega de 300 lotes en las cercanías del Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, el pasado martes 19 de abril. 

En esta intervención, Moreno aclaró que solamente se entregarán los lotes y que las mismas familias beneficiadas asumirán la construcción de las viviendas.

“Se crearán las condiciones como calles pavimentadas, energía eléctrica y agua potable a fin de que cada familia, cuando construya su vivienda, pueda conectarse de manera inmediata a cada servicio”, detalló. 

En este proyecto en particular, denominado Villa Esperanza, Moreno aseguró que además se construirían centros de salud, una estación de Policía, una oficina de la alcaldía, una terminal de buses y se habilitaría un mercado. 

Una nota de prensa de la comuna capitalina, publicada en su sitio web, reporta que la meta al finalizar 2022 es entregar 4000 “lotes urbanizados” en Villa Esperanza. 

“Esta lotificación, se concibe como un proyecto progresivo, donde las familias podrán iniciar la construcción de sus viviendas y contará con todos sus servicios básicos requeridos en una urbanización”, cita la nota de prensa.

Sellin Figueroa, concejal por el partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), inhabilitado por el régimen para las elecciones nacionales de noviembre de 2021, dijo que, cuando se firma el contrato entre la alcaldía y el beneficiario, se establece si este tiene la capacidad de pagar una vivienda construida o solamente el lote. 

 

La ruptura con Taiwán y sus consecuencias en el programa

Figueroa indicó que el programa Bismarck Martínez es controlado herméticamente por las autoridades de la Alcaldía de Managua y que la ruptura con Taiwán afectó los planes de ejecución, porque un componente importante era financiado con fondos desembolsados por ese país.

La lealtad de la cooperación de Taiwán con el régimen orteguista permitió cubrir la construcción de viviendas sociales del régimen, incluso con fondos que originalmente no estaban previstos para este objetivo. Así ocurrió en 2014, con los 30 millones de dólares que Taiwán donó para la construcción del Estado Nacional, pero que Ortega ordenó usarlos para el proyecto de viviendas de Ciudad Belén, argumentando que era para familias damnificadas por las lluvias y otros siniestros, o que vivían en zonas de alto riesgo en Managua.

“Definitivamente existía un respaldo y consentimiento oficial de Taiwán, luego de desviar los fondos previstos para la construcción del estadio nacional y destinarlos para el programa de viviendas, adicionales con otros apoyos financieros para programas de viviendas dignas”, aseguró Figueroa. Agregó que “ahora este programa es sostenido con fondos del Presupuesto General de la República y por deudas adquiridas con organismos multilaterales”.

Jaime Chin Mu Wu, el último embajador de Taiwán, también era un asistente regular en la entrega de viviendas sociales del régimen. Reportes de medios de propaganda de la dictadura registran su participación en la entrega de viviendas del programa Bismarck Martínez. 

Los mismos reportes indican que, desde 2018 hasta la ruptura de relaciones, el embajador taiwanés participó en cuatro actos de entrega de donaciones por un monto de 200 000 dólares cada uno, para un total de 800 000 dólares para financiar la construcción de viviendas.

En los actos también participaban la alcaldesa de Managua, Reyna Rueda, y Guillermo González, ministro del Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred). Con estos desembolsos, supuestamente se financiaron la construcción de 400 viviendas en el marco del programa Bismarck Martínez, de acuerdo con los reportes de los medios oficialistas. 

El 28 de enero de 2022, dos semanas después de que Laureano Ortega Murillo representó al régimen en un viaje oficial a China, Rosario Murillo anunció que el gigante asiático financiaría un programa para la construcción masiva de viviendas de interés social en 84 municipios del país.

El programa, según Murillo, se ejecutaría en un período de tres años, pero no brindó más detalles sobre el inicio de las construcciones o cuántas viviendas se edificarán como parte del proyecto durante esta intervención.

Fue hasta este miércoles 27 de abril que Murillo volvió a hablar del tema, anunciando la firma con la Agencia Desarrollo de Cooperación Internacional de China, revelando el monto del desembolso para este proyecto.

“Son 400 millones de yuanes chinos, equivalentes a más de 60 millones de dólares, para viviendas, primera fase de este programa”, aseguró Murillo en su intervención. La firma de este convenio estuvo a cargo de Laureano Ortega y el titular de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta. Luego del anuncio, Murillo no brindó más detalles sobre el tema, y aún se desconoce si este desembolso sería en concepto de préstamo o donación y a partir de cuándo iniciaría la construcción de estas casas.

Programa Bismarck Martínez

La alcaldesa de Managua, Reyna Rueda, durante la última inauguración de viviendas del proyecto Bismarck Martínez. El régimen ha enfocado ahora el programa a la entrega de "lotes urbanizados". Foto: Confidencial | Tomada del sitio web de la Alcaldía de Managua.

El origen propagandístico del programa 

El programa Bismarck Martínez tiene un fuerte componente propagandístico. El nombre alude al militante sandinista que según el Gobierno fue asesinado después de ser secuestrado el 29 de junio de 2018,en un tranque ciudadano del Colegio San José, en Jinotepe, Carazo, durante las protestas cívicas reprimidas a balazos por policías y paramilitares del régimen. 

El régimen nunca permitió que la desaparición y muerte de Martínez fuese investigada por los mecanismos de organismos internacionales de derechos humanos que vinieron a Nicaragua para indagar sobre la violencia política, y fueron expulsados del país por Daniel Ortega.

Promotores y beneficiario del programa que accedieron a conversar con CONFIDENCIAL con la condición de proteger sus identidades, aseguran que esta iniciativa en realidad es un mecanismo ideado por el orteguismo para compensar principalmente a quienes participaron en las tomas de tierras y propiedades promovidas por el régimen como parte de la represión contra empresarios, opositores y ciudadanos en 2018. 

Cifras reportadas por la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic) y recopiladas por la Revista Envío en diciembre de 2019 registran que en 2018, 65 propiedades fueron ocupadas ilegalmente en ocho departamentos del país, para un total de 9800 manzanas. El 71% de las propiedades era para uso agrícola, 20.5% pecuario, 5.5% forestal, 2% industrial y el 1% otros usos. 

Los afectados fueron 53 propietarios: 40 nicaragüenses, once estadounidenses, un mexicano y un canadiense. Posteriormente, el régimen usó a las fuerzas policiales para gradualmente desalojar la mayoría de estas propiedades.

Los beneficiarios consultados por CONFIDENCIAL también aseguran que el sistema establecido para la entrega de las viviendas carece de transparencia debido hermetismo con el que el mismo es manejado por las alcaldías involucradas en el programa, principalmente la de Managua, lo que provoca quejas y reclamos de los ciudadanos registrados en el mismo. 

“Es una constante la falta de transparencia que no solo se ve reflejada en las quejas de algunos beneficiarios, sino que va más allá del mismo cumplimiento de la ley, donde exige transparentar todo ingreso ordinario y extraordinario de la comuna y que ellos meten en un bolsón denominados misceláneos u otros para perder el rastro de la fiscalización”, explicó Figueroa.

Requisito para optar al programa: una carta a Daniel Ortega

Para registrarse en el programa, los requisitos a cumplir son: redactar una carta dirigida a Daniel Ortega para solicitar la vivienda, demostrar que forma parte de un núcleo familiar (las personas solteras no pueden participar) y que cuenta con un salario o ingreso mensual mayor a 7000 córdobas.  

Si no es asalariado, el aspirante a beneficiario debe presentar una declaración notariada de sus ingresos, así como fotografías del negocio o la actividad comercial que realiza. Además, debe presentar una constancia o negativa de bienes que demuestre que no posee propiedades y demostrar su lugar de residencia. 

La solicitud se hace a través de las alcaldías. La comuna que registra la mayor cantidad de solicitudes es la de Managua, dado que es la zona en donde se han ubicadas la mayor parte de las viviendas y lotes entregados por parte del programa Bismarck Martínez.

Desde que el ciudadano cumple con los requisitos y es registrado en el programa, tiene que empezar a hacer pagos mensuales por su lote o vivienda, que oscilan entre 20 a 41 dólares mensuales en las ventanillas de la alcaldía. 

Los beneficiarios consultados por CONFIDENCIAL aseguran que no reciben comprobantes de dichos pagos, uno de los principales motivos de las quejas y protestas.

Otro reclamo es que desde que el programa fue implementado, hay muchos beneficiarios que tienen más de dos años de estar abonando el pago de sus viviendas, pero todavía no tienen un documento que certifique la fecha de entrega del bien. 

Los beneficiarios consultados explicaron que luego de pasar dicho tiempo haciendo abonos, se les llama desde la alcaldía para que se presenten a firmar una “promesa de venta”, pero no se quedan con una copia del documento. 

En el caso de estos beneficiarios consultados, aseguran que desde que firmaron este documento hace tres meses, no han sido contactados por las autoridades de la Alcaldía de Managua. 

“Me acuerdo que cuando firmé en enero, me dijeron que para mayo ya iba a estar hecha mi casa, pero desde esa vez, no sé nada más, solo donde supuestamente iban a construir la casa en Managua”, confió una de los beneficiarios a CONFIDENCIAL.


PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Redacción Confidencial

Confidencial es un diario digital nicaragüense, de formato multimedia, fundado por Carlos F. Chamorro en junio de 1996. Inició como un semanario impreso y hoy es un medio de referencia regional con información, análisis, entrevistas, perfiles, reportajes e investigaciones sobre Nicaragua, informando desde el exilio por la persecución política de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

PUBLICIDAD 3D


Dictadura desaloja de su casa a la madre del exmagistrado Rafael Solís