PUBLICIDAD 1M

Jefatura policial calla sobre “guardia pretoriana” de Ortega y Murillo

Ejército dice que irregulares en entrenamiento militar que juran lealtad a Ortega y Murillo son Policías. Primer comisionado Francisco Díaz no comenta

Ejército de Nicaragua afirma que irregulares en entrenamiento militar que juran lealtad a Ortega son Policías. Primer comisionado Francisco Díaz calla

28 de abril 2021

AA
Share

La jefatura de la Policía guardó silencio este martes sobre el señalamiento realizado por el Ejército de Nicaragua acerca de la participación de policías en entrenamientos militares, en los cuales juran lealtad a la pareja presidencial y prometen defender a la “revolución”, según un video de 50 segundos que circuló el fin de semana en las redes sociales.

El video ha generado un reclamo sobre el adoctrinamiento político y  la partidización de esta institución señalada por los opositores y miembros de la sociedad civil de graves violaciones a los derechos humanos.


¿Dónde está ubicado este campamento militar? ¿Quiénes son los líderes de estos grupos que juran lealtad a Ortega y Murillo? ¿Son grupos irregulares dentro de la Policía? ¿Qué tipo de armamento utilizan y quién dirige los entrenamientos?, son algunas de las preguntas que no respondieron el primer comisionado Francisco Díaz ni el comisionado mayor César Cuadra, jefe de relaciones públicas de la institución policial.

Aunque en el video, durante el entrenamiento, los hombres vestidos de traje de combate gritan “vivas” a Ortega y a su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo, sin que sea visible claramente si se trata de militares o fuerzas irregulares por la distancia de las tomas, el coronel de infantería Álvaro Rivas, jefe de la oficina de relaciones públicas de las Fuerzas Castrenses, aseguró que se trata de policías y negó cualquier participación de sus tropas.

La negativa militar ocurre después que la ex comandante sandinista Dora María Téllez señaló el fin de semana pasado que el adiestramiento a los armados se había realizado en el polígono de tiro militar ubicado en la comarca El Papalonal, en la Paz Centro, en el occidente del país, donde recientemente la institución castrense organizó maniobras militares, según un comunicado oficial.

Ortega abre puerta a más violencia

La aparición de los fanáticos orteguistas en el video despierta más preocupaciones entre los críticos de la gestión de Ortega. Dos defensores de derechos humanos y un opositor advirtieron por separado que el entrenamiento, sin importar si se trata de oficiales o grupos irregulares, anuncia la posibilidad de una mayor violencia contra los ciudadanos.

Para el exdiputado opositor y exviceministro de Gobernación, José Pallais,  que estos grupos juren lealtad a la familia presidencial evidencia su compromiso con mantener en el poder a los Ortega y un discurso que los convierte en una amenaza para la paz.

“Ortega está en guerra y defendiéndose del pueblo que quiere ejercer su derecho al voto (en 2021). Están en guerra con los que quieren democracia y libertad, están preparando a sus huestes para matar, reprimir, encarcelar a los que se atrevan a demandar sus derechos. Aquí no hay voluntad política de hacer elecciones”, lamentó Pallais, miembro de la Coalición Nacional.

En la propuesta de reformas electorales, presentadas por el ejecutivo el 12 de abril pasado, el FSLN no solo apunta a mantener el control en las estructuras electorales, sino que ha entregado la supervisión de las marchas a la Policía, que impide cualquier manifestación opositora desde septiembre de 2018 y mantiene bajo asedio a líderes de la oposición.

Este proyecto de ley va en contravía con la demanda de la Organización de Estados Americanos que planteó como plazo mayo para la realización de reformas electorales que garanticen comicios libres.

Gonzalo Carrión, miembro del colectivo de Derechos Humanos Nunca Más, exiliados en Costa Rica, dijo que el señalamiento del Ejército le pareció un “boleo” institucional, pues considera que los grupos irregulares operan ilegalmente al margen de lo establecido en la legislación que permite solo la existencia del Ejército y la Policía. Estos grupos  han sido denunciados, porque durante la represión, actuaron armados con fusiles de guerra tan letales como el dragunov usado por francotiradores.

Carrión agregó que el propio Ortega fue cambiando las versiones oficiales sobre quienes integraban los paraestatales, los cuales trabajaban en conjunto con la Policía para reprimir. Inicialmente los llamó “paramilitares de la derecha”, luego dijo que se trataban de policías que debían cubrir sus rostros con capuchas como si anduviesen en labores de inteligencia y finalmente aceptó que se trataba de policías voluntarios. Una versión más cercana a la posición que esgrime ahora el Ejército.

“Esos ‘vivas’ (a Ortega y Murillo) demuestran la existencia de un tercer cuerpo armado. El mensaje es continuar horrorizando a la población para que no protesten”, reiteró Carrión.

Pablo Cuevas, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), advirtió que es precisamente el fanatismo, el que se convierte en un “combustible” para la realización de actos cuestionables.

Cuevas añadió que estos grupos vienen operando desde hace tiempo y que , la CPDH tiene testimonios de víctimas que describen la acción criminal de estas organizaciones, lo que se explica porque tienen un mandato oficial que proviene desde el más alto nivel y que en la práctica ellos actúan como si fuesen una autoridad constituida, aunque no lo son.

Entrenamiento militar a civiles

Una fuente vinculada al Frente Sandinista reveló a CONFIDENCIAL que el partido de Gobierno se está preparando para "enfrentamientos violentos", para lo cual están brindando entrenamiento militar a los activistas jóvenes del partido.

Según la fuente, en los departamentos de Managua y León, el entrenamiento se lleva a cabo en un campamento ubicado en el occidente del país. "Los cursos duran cuatro días y son impartidos por ex militares con experiencia combativa, aunque las armas las proporciona la Policía", precisó.

El informante no se refirió específicamente al video que, según el Ejército, corresponde a un entrenamiento de fuerzas policiales, pero remarcó que en los últimos meses se han llevado a cabo varios cursos de entrenamiento militar para civiles, en distintos departamentos del país. “A cada  organización municipal del FSLN le otorgan una cuota para enviar a los participantes”, indicó.

"Tenemos información de que en Costa Rica hay campamentos, donde están entrenando militarmente a los exiliados", dijo la fuente, al justificar la creación de estas fuerzas militares irregulares al servicio del FSLN.


PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Octavio Enríquez

Periodista nicaragüense, exiliado. Comenzó su carrera en el año 2000, cuando todavía era estudiante. Por sus destacadas investigaciones periodísticas ha ganado el Premio Ortega y Gasset, el Premio Internacional de Periodismo Rey de España, el Premio a la Excelencia de la Sociedad Interamericana de Prensa, y el Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación del Instituto Prensa y Sociedad (IPYS).

PUBLICIDAD 3D



Expertos ONU: Enjuiciar a Ortega, Murillo y “cadena de mando de la persecución política”


Dora María Téllez: Ortega “ofrece” a Nicaragua “en bandeja de plata” a Putin