Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

Incremento de subsidios por causas respiratorias delata pandemia que el INSS oculta

INSS deja por fuera impacto de la pandemia en anuario estadístico de 2020, pero gasto de subsidios respiratorios se multiplicó por 10 ese año

Gobierno calcula déficit de C$14 800 millones para 2018-2019. Urgen negociación transparente y horizontal del INSS

Redacción Confidencial

18 de marzo 2022

AA
Share

El Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) omitió el impacto sanitario de la covid-19 durante el primer año de pandemia en su anuario estadístico de 2020, que acaba de publicar con más de un año de retraso.

En el documento de 382 páginas no se menciona ni una vez las palabras: pandemia, covid-19 o SAR-CoV-2, a pesar de que esta enfermedad sí tuvo un impacto en las hospitalizaciones, en la mortalidad y en la economía del país, según otros indicadores del Ministerio de Salud.


El anuario sí reconoce que durante el primer año de pandemia, hubo un incremento en los subsidios por enfermedades respiratorias, pero este no es atribuido a la covid-19. Según detallan, en 2020 se emitieron 42 625 subsidios por enfermedades del sistema respiratorio, que son 3.9 veces más que los otorgados un año atrás.

En ese año, los subsidios por enfermedades respiratorias fueron la mayor causa de reposos que otorgaron los hospitales y clínicas adscritas al INSS. Por lo cual, el monto destinado para cubrirlos pasó de 9.1 millones de córdobas, en 2019, a más de 100 millones en 2020.

Sin embargo, este incremento se atribuye tácitamente a la covid-19 por la decisión que tomó el INSS, en mayo de 2020, de prohibir los subsidios a los pacientes sospechosos del nuevo coronavirus y clasificarlos con otras enfermedades.

INSS ordenó ocultar casos covid

Según describe una circular que se divulgó el 26 de mayo de 2020, el INSS ordenó que los subsidios de pacientes sospechosos fueran clasificados como reposos por “faringitis, otitis, laringitis, bronquitis, neumonía, o cualquier proceso respiratorio”, en un intento por negar el impacto de la pandemia en Nicaragua.

Además, el INSS prohibió la entrega de boletas de subsidio en físico cuando se tratara de pacientes sospechosos de tener covid-19. Esta situación dejó sin respaldo a decenas de trabajadores que fueron enviados a su casa para evitar el contagio y que no tuvieron un respaldo de su caso.

Según la circular, el INSS se encargaría de informar a los empleadores sobre la situación de subsidio de los pacientes sospechosos o positivos de covid-19. Sin embargo, diversas fuentes de empresas privadas confiaron en esa fecha a CONFIDENCIAL, que las autoridades tardaban varios meses en enviar la notificación, lo cual ponía a los trabajadores en una situación comprometida.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

Incluso, el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) pidió que el Centro Nacional de Diagnóstico y Referencia (CNDR), la única institución autorizada para realizar las pruebas PCR, ampliara los test para tener constancia de que eran contagios del SAR-CoV-2, pero las pruebas no fueron descentralizadas.

Leve incremento en hospitalizaciones

El anuario estadístico de 2020 también destaca un leve incremento en las hospitalizaciones autorizadas a través de la Dirección de Servicios Médicos Directos del INSS, en comparación con el año anterior. La mayor parte de estas fueron realizadas entre mayo y junio, cuando el país sufrió la primera ola de covid-19.

Asimismo, el anuario del INSS muestra que, en esos meses del brote de covid, hubo un mayor desembolso de subsidios funerarios. El acumulado de subsidios entregados fue de 4204, más de mil por mes, que ascienden a más de 31 millones de córdobas. El resto de meses la cantidad de subsidios por esta causa fue menor a 600.

Asimismo, reportan que en ese año hubo 1989 defunciones de asegurados, 684 más que el año anterior a la pandemia. De estas el 71.9% eran hombres y el 28% mujeres. Sin embargo, en el documento no se explica cuáles fueron las causas de estos decesos.

Oficialmente, el Minsa solo reconoce 165 muertes por covid-19 en 2020, sin embargo, los estudios de sobremortalidad calculan entre 6000 y 9000 fallecidos producto de la pandemia. Tampoco se desconoce las secuelas que el brote dejó en la población.

Reporte de los subsidios funerarios que fueron entregados en 2020. Tabla extraída del anuario estadístico del INSS.

Reportan menos personas aseguradas

El INSS también reportó que, por tercer año consecutivo, hubo una disminución en el número de personas aseguradas. El registro del INSS destaca que en 2020 hubo 723 206 trabajadores con seguro, 3816 menos que el año anterior.

El número de asegurados adscritos al INSS ha disminuido considerablemente desde 2018, cuando surgieron las protestas contra la gestión de Daniel Ortega. Desde entonces, esta institución ha perdido a 190 591 trabajadores, según reflejan los anuarios estadísticos.

Asimismo, se reporta una disminución entre las personas que pagaban seguro facultativo. En 2019 había 52 144 asegurados de este tipo, pero en 2020 hubo una reducción del 8.6% al reportar 47 628, que no se comparan con los 155 134 asegurados que habían antes de la crisis sociopolítica. De acuerdo con los datos del INSS, hasta 2020 solo el 20% de la población económicamente activa del país estaba asegurada.


Archivado como:

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Redacción Confidencial

Redacción Confidencial

Confidencial es un diario digital nicaragüense, de formato multimedia, fundado por Carlos F. Chamorro en junio de 1996. Inició como un semanario impreso y hoy es un medio de referencia regional con información, análisis, entrevistas, perfiles, reportajes e investigaciones sobre Nicaragua, informando desde el exilio por la persecución política de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

PUBLICIDAD 3D