PUBLICIDAD 1M

Sucesión del FSLN a Laureano Ortega “desafía al sandinismo histórico”

Julio López, exsecretario de relaciones internacionales del FSLN, considera que Ortega y Murillo intentan “construir un régimen dinástico”

Laureano Ortega Murillo (izq.) saluda a Li Mingxiang, representante del Partido Comunista de China, en un acto en Managua el 2 de diciembre de 2023. | Foto: El 19 Digital

8 de diciembre 2023

AA
Share

La velada sucesión de Daniel Ortega  hacia su hijo Laureano Ortega Murillo es un “desafío” para los sandinistas históricos, valora el politólogo y disidente sandinista Julio López Campos.

El pasado 2 de diciembre, el hijo de los dictadores se estrenó como “representante especial del secretario general del FSLN” —cargo que únicamente ha ocupado su padre—, durante un encuentro con una delegación del Partido Comunista de China.


Este nuevo cargo se suma a su designación como asesor presidencial de inversiones, que le permite representar a Nicaragua en misiones diplomáticas y las negociaciones con China, Rusia e Irán. 

Para López Campos, el ascenso de Laureano, además, es “un mensaje fuerte al pueblo, de que (Daniel Ortega y Rosario Murillo) están dispuestos a imponer un régimen dinástico”.

En una entrevista con Esta Semana y CONFIDENCIAL, el también exdirector de Relaciones Internacionales del Frente Sandinista considera que en este régimen dinástico, Murillo “sigue siendo la sucesora natural de Ortega”, pero en su “malévola inteligencia” Laureano es concebido como “una carta que pueda servir para negociaciones eventuales”.

El fin de semana la dictadura firmó un memorándum de intercambio y cooperación con el Partido Comunista de China, pero llamó la atención que Laureano Ortega Murillo figuró como representante especial del secretario general del FSLN, que es Daniel Ortega. ¿Qué simboliza esa mención? 

Es un mensaje claro, franco, sin ambigüedades y subterfugios, en el que, básicamente, le dicen al pueblo de Nicaragua que, en el averno de El Carmen, están decididos a construir un régimen dinástico en Nicaragua. Ese es el mensaje fuerte que nos están mandando a todos. Ya una vez, a esta versión moderna del Chigüín de los Somoza se le había atribuido, sin méritos propios, toda la representación del Estado nicaragüense. De modo que este nuevo Chigüín es capaz de firmar, suscribir en nombre del pueblo de Nicaragua, del Gobierno y del Estado, todos los convenios y acuerdos posibles e imaginables con los que consideran ellos sus aliados estratégicos, en este caso China y Rusia.

Ahora este nuevo Chigüín firma en nombre del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Esa es una cosa que no había ocurrido. Hace año y medio, la gente discutía si la Rosario iba a poder sustituir a Daniel, si él le iba a ceder el lugar. Ahora las cosas ya cambiaron.

Este perfil dinástico va acompañado ahora —y a partir de la firma de este acuerdo con los chinos— a un perfil totalitario, que incluye el uso de la figura de un partido y a través de ese simbolismo de una organización política vos terminas subordinado a esa bandera, a ese protagonismo. Y es lo que estamos ahorita contemplando en Nicaragua, de manera que en poco tiempo hemos pasado de un régimen viejo a un régimen autoritario, a una dictadura, a una tiranía, a un régimen dinástico y con claros perfiles autoritarios.

¿Dónde empieza y dónde termina esa relación Estado, partido, familia, en Nicaragua?

Es una cuestión estrictamente simbólica. Y hablando precisamente de los aliados de este régimen, en China está clarísimo que quién manda es el partido, y ahora aquí (en Nicaragua) nos están diciendo que quien manda es también el representante del partido, y en este caso, es esta nueva versión del Chigüín. Aquí lo más importante es hacernos la siguiente pregunta: ¿Va a aceptar realmente el pueblo de Nicaragua vivir como esclavo del averno de El Carmen? Esta firma que se hizo es, también, una apelación directa a todos aquellos sandinistas que jugaron un papel importantísimo, protagónico e incluso heroico en la lucha contra aquella dictadura de los Somoza ¿Esa gente va a aceptar que este sujeto sea el heredero de esa lucha política, de ese protagonismo heroico? O  ¿van a seguir teniendo miedo, temor a perder el cargo, a perder el puesto, a perder una propiedad? O es que ¿van a aceptar el desafío frente al cual los pone el régimen a la necesidad de reaccionar?

El pueblo de Nicaragua está leyendo ese mensaje, que es también un desafío al pueblo. Y ya vimos nosotros a los nicaragüenses, hace poquito, cuando ellos decidieron salir a las calles, no le pidieron permiso a nadie, ni a la policía, ni a nada, salieron con fuerza, con vigor. Creo que lo que vamos a ver frente a este desafío de la dictadura es al pueblo, vamos a comenzar a ver a la gente a organizarse y a trabajar de nuevas maneras, de forma discreta, silenciosa, pero cada quien va a buscar cómo contribuir para debilitar los pilares del régimen y lo van a hacer a como puedan, con lo que tengan, con las posibilidades que haya. Van a buscar como debilitar al régimen. Si están en el Gobierno, si están en la función pública, si están en una alcaldía, si están en el campo, si están en la ciudad, si están en el Ejército, —incluso— en la Policía.

A nadie le preocupa esa firma en nombre del Frente Sandinista, porque el Frente Sandinista que hizo la Revolución, aquel que derrocó a la dictadura, ese Frente Sandinista no existe desde hace 25 años. Ahora lo que existe es sencillamente un aparato para robar elecciones, para hacer elecciones fraudulentas, para chantajear al pueblo con sus necesidades más primitivas. Lo que hay es un aparato de control de seguridad, parapolicial. De modo que, desde el punto de vista de la sustancia, ese acuerdo no está referido a aquella cosa que en un tiempo se llamó el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Carlos Fonseca Terán, “desaparecido totalmente”

En esa reunión participaron Laureano Ortega; el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno; el ministro de Hacienda, Iván Acosta; y el vicepresidente del Consejo Supremo Electoral, Lumberto Campbell, quienes no ocupan ningún cargo de representación del partido. ¿Por qué no está ahí Carlos Fonseca Terán, quien ocupaba el cargo de Relaciones Internacionales del FSLN?

Jacinto Suárez era formalmente el jefe del aparato internacional (del FSLN), Carlos Fonseca Terán (hijo del fundador del FSLN, Carlos Fonseca Amador) era el adjunto y se suponía que, con la muerte de Jacinto, Carlos iba a asumir la jefatura. Sin embargo, lo que tenemos es un Carlos Fonseca desaparecido totalmente. Peor aún, quien representa al Frente Sandinista ahora en esos foros de la izquierda y todo eso, es nada más que la figura odiosa de Wilfredo Navarro, un liberal neosomocista. Ese es el representante ideológico, político, moral y ético de este régimen frente a las izquierdas en América Latina. Sencillamente no hay Frente Sandinista, esa bandera ya no existe más.

¿Cómo se ve hoy el Frente Sandinista en el concierto de los partidos latinoamericanos y en estos foros de los partidos latinoamericanos de izquierda?

Fue tan fuerte el impacto de aquella revolución victoriosa —que terminó siendo traicionada— que hay mucha gente que todavía tiene dificultades para entender que en Nicaragua transitamos de una manera trágica del sandinismo a esta deformación odiosa que es el orteguismo. Mucha gente tiene dificultades para entenderlo desde afuera, en primer lugar, porque no les informamos de manera suficiente y, en segundo lugar, porque ellos pusieron mucho empeño, esfuerzo y optimismo en aquella revolución y sienten temor de que si actúan con mayor beligerancia van a afectar a aquel pueblo que luchó tanto y que causó tanto entusiasmo e interés en América Latina.

Es una situación bastante complicada, pero hay que decirlo con claridad, cada vez avanza en América Latina una lectura más limpia de lo que pasa en Nicaragua. Creo que un ejemplo de ello nos lo da el presidente de Chile, (Gabriel) Boric, para quien no hay duda, que aquí hay un régimen odioso y una dictadura terrible de la que tendrá que salir el pueblo de Nicaragua.

Rol de Laureano Ortega Murillo

Daniel Ortega siempre elogió el modelo político cubano. ¿Eso es replicable, ese modelo de partido único bajo esta dictadura familiar en Nicaragua?

No, creo que eso nunca ha sido posible. Ni nunca fue posible en el pasado, quizás en mejores condiciones. Creo que la derecha internacional y esta derecha atrasada, que nosotros tenemos, comete el gravísimo error de querer meter en un mismo saco cosas que no son de la misma textura, como es el caso de Cuba, el de Venezuela, meterlo junto con Nicaragua. Nosotros tenemos una situación muy especial y muy particular. A Fidel Castro nunca se le ocurrió poner a uno de sus hijos en uno de esos cargos como nosotros estamos viendo ahora, es que lo que ocurre en Nicaragua realmente va más allá de la razón, del entendimiento, de la ética, de la moral, de los principios.

¿Dónde se ubica Laureano Ortega en el proyecto político de sucesión dinástica, se supone que Rosario Murillo es la sucesora natural?

Lo de Laureano pudiese ser que esté asociado dentro de los roles de esta dictadura dinástica, que nos están queriendo establecer, como una carta que pueda servir para negociaciones eventuales. Ellos saben que no van a poder sostener este régimen de terror todo el tiempo. Ellos saben que, necesariamente, eso va a llegar a su fin. Y probablemente, desde su malévola inteligencia, están preparando opciones y de posibilidades que se van a abrir en el futuro, a medida que en Nicaragua se vaya construyendo el nuevo liderazgo.

Allí, en ese país, de entre los nicaragüenses se está construyendo el liderazgo que realmente va a abrir las compuertas para la democracia en Nicaragua. Todos los que estamos en el exilio vamos a seguir, ayudar y apoyar desde afuera, pero los jóvenes, los trabajadores, las mujeres, la gente del campo y de la ciudad y de los barrios, así como lo hicieron en el pasado, así están construyendo ya de manera silenciosa el nuevo liderazgo. Sé que cada quien va hacer lo que pueda, donde esté, como esté y a cómo sea, pero el pueblo de Nicaragua no va aceptar ser esclavos de estos locos.

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Redacción Confidencial

Confidencial es un diario digital nicaragüense, de formato multimedia, fundado por Carlos F. Chamorro en junio de 1996. Inició como un semanario impreso y hoy es un medio de referencia regional con información, análisis, entrevistas, perfiles, reportajes e investigaciones sobre Nicaragua, informando desde el exilio por la persecución política de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

PUBLICIDAD 3D


Con la migración masiva se reduce la demanda en zonas cafetaleras del norte del país


La guerra en Ucrania cumple dos años con Rusia a la ofensiva