Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

Primer centro comercial en Chontales

Los pobladores de Río San Juan, Costa Caribe Sur y Chontales, sentirán lo ventajoso que resulta salir a respirar otros aires y disfrutar otro ambiente

Los pobladores de Rio San Juan

AA
Share

I

Ya se iniciaron los trabajos de construcción del primer centro comercial en Chontales —Central Plaza— y no se trata de ningún inversionista foráneo. Lo que estos hacen, es abrir tiendas como las que tienen en Chinandega, Rivas, Matagalpa, Granada, León y Jinotega. Rodolfo Silva Chamorro, decidió convertir en realidad la aspiración de muchos chontaleños: construir un centro comercial en las afueras de la ciudad de Juigalpa. El odontólogo chontaleño viene a concretar una vieja aspiración. En la tercera década del siglo veintiuno, en Chontales todavía no existe un lugar con las características arquitectónicas con que ha sido concebido Central Plaza. Su inversión invita a los chontaleños a realizar algo parecido en el resto del departamento. Espero se animen.


En su primera etapa la inversión asciende al millón de dólares. Los elogios y aceptación de la iniciativa entre amigos y empresarios son un buen augurio. Está en sintonía con los tiempos y necesidades de los chontaleños. Siempre abrigué la convicción que una nueva generación sería la encargada de impulsar los nuevos proyectos que tanto necesita Chontales. La creación de un centro comercial debió de haberse hecho hace muchos años. Me recuerda una expresión muy común sobre finqueros y hacendados, “Viven como pobres y mueren ricos”. Una gran verdad. La nueva camada de jóvenes ha dado un vuelco significativo durante los últimos tiempos. Se ha interesado por mejorar los hatos ganaderos y crianzas de caballos. Está surgiendo un cambio de mentalidad.

Silva Chamorro, joven profesional de la odontología, graduado en León como Cirujano Dentista en 1998, se vino directo a Juigalpa a abrir su consultorio en la calle Palo Solo, en casa de sus abuelos. Cuatro años después sintió apremio por estudiar en la ciudad metropolitana una especialidad en Ortodoncia. En consonancia con este deseo, participó como alumno–intercambio durante su último semestre, en la Universidad Nacional Autónoma de Nuevo León (UANL), Monterrey, México. En su hoja de vida destaca por haber sido el primer dentista en hacer una especialidad en Chontales. Luego hizo un posgrado en Endodoncia. Adquirió el Primer Rayos X de Cabeza y Cuello en Chontales (2015), con el que ofrece servicios a sus colegas de Chontales, Boaco y Rio San Juan.

El odontólogo continúa ejerciendo su profesión, no ha caído en la tentación de meterse a ganadero o finquero, una larga tradición de la que participan chontaleños graduados en distintas disciplinas, (abogados, ingenieros, médicos con diversas subespecialidades, economistas, etc.). En muchas ocasiones se pierden buenos profesionales y se ganan malos finqueros. Chamorro Silva terminó un posgrado en Implantología, en la Universidad de Ciencias Médicas y Centro Esparza, en Bogotá, Colombia. El primero en Chontales en adquirir un escáner y una impresora en tercera dimensión, (2017). Ahora encargó un escáner y una impresora Sistema Cerec, última generación. Permite digitalizar toda la boca y facilita el diseño y fabricación de coronas y puentes libres de metal oscuro.

¿La decisión de fundar Central Plaza marcará otro rumbo al desarrollo de Juigalpa? La cabecera departamental de Chontales está sobrepoblada, tiene severas limitaciones para expandirse. Se ha vuelto difícil cuando no imposible, poner fin al caos imperante en el centro histórico de la ciudad. La falta de estacionamiento es un tormento irresoluble. No hay donde parquearse. Peatones y negocios enfrentan la misma limitación. La estrechez de las calles conspira. El crecimiento vehicular agudiza el drama. Vehículos y motocicletas circulan por miles. Ningún negocio —ni siquiera los bancos— disponen de espacio para ubicar a los vehículos de su clientela. La situación ha venido empeorando. La ciudad está sobresaturada. Es momento de encontrar alternativas. Algo apremiante.

¿Quién será el edil que se interesará por encontrar salidas al ambiente opresivo que vive Juigalpa? Nuevos alcaldes y concejales deberán tener una visión futurista. Un solo ejemplo basta, los funcionarios edilicios en vez de asumir el desafío que supone crear un nuevo cementerio —el actual esta congestionado desde hace muchos años—  se han deslizado por la pendiente facilona de abrir espacio monte arriba, hacia el oeste del camposanto. Las personas que llegan a enterrar a sus familiares, protestan ante Zenaida Vargas, la panteonera. ¿Qué culpa tiene ella de la falta de respuesta de alcaldes y concejales? En Juigalpa no deberían seguir parchando por todos lados. Los retos se encaran, no se difieren. Las autoridades no pueden hacerse las ciegas, sordas y mudas.

 

II

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

Algunos departamentos de Nicaragua viven una situación parecida a la que experimentan muchos países. Las ciudades más pobladas se quedan vacías por las noches. Un fenómeno imparable. Sus moradores prefieren vivir en nuevas zonas residenciales o construir lejos del perímetro de la ciudad. No hay vuelta atrás. Los sociólogos caracterizan este fenómeno como exbur, para diferenciarlo de lo que tradicionalmente calificamos como suburbios, como se denomina a los alrededores o periferia de las ciudades. Las lotificaciones iniciadas por el recién fallecido Augusto Ayala y Roberto Amador, a 400 metros del puente de Panmuca, forman parte de estos cambios. Algunos aspiran a comprar un lote para construir su casa fuera y no dentro de la ciudad.

La presión que ejercen los comerciantes y la complacencia de las autoridades, tiene sobresaturado el centro de la ciudad. En Juigalpa todos protestan, pocos escuchan. Los negocios son las nuevas catedrales que determinan el rumbo de las ciudades. Vivir en el centro se convirtió en martirio. Los traspiés que padecen los juigalpinos constituyen un incordio. Vuelve imperioso dirigir la mirada en otra dirección. Muchos juigalpinos están buscando nuevos sitios para irse a vivir. Entre más pronto, mejor. Cómo ha ocurrido históricamente, los más afectados son los pobres, sus barrios tienen múltiples carencias. Consciente de esta situación y como una salida a la crisis, Silva Chamorro aceleró el proceso de construcción del centro comercial. Juigalpa vive una situación límite.

Para el diseño arquitectónico de Central Plaza, contrató los servicios de Mario Sansón Porta, se atuvo a su experiencia y logros alcanzados. Silva Chamorro creyó indispensable conseguir los servicios de un arquitecto de alto vuelo. A él se debe el diseño de la Torre Mayor de Viejo Santo Domingo, en Managua y La Santa María, un complejo de apartamentos en San Juan del Sur. Al ganar la licitación del nuevo edificio del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Sansón Porta añadió galardones a su trayectoria. Los diseños del Central Plaza incluyen áreas de recreación, módulos comerciales, cines y, especialmente, una inmensa área para parqueo vehicular. Desea evitarse futuros quebrantaderos de cabeza. Evitarles la angustia que viven actualmente.

El complejo posee un componente ambiental, contará con biodigestores para el tratamiento de aguas residuales, luego serán bombeadas hacia un bosque de árboles maderables de cedro y caoba. Un total de trescientos árboles han sido sembrados. Sin duda esto tendrá un impacto considerable en la creación de un microclima que podrá ser aprovechado por las familias radicadas en los alrededores. Un ejemplo y una forma de impulsar un proyecto sujeto a réplicas, en un departamento donde buena parte de los ganaderos, no ha terminado de comprender las ventajas del bosque en la preservación de las cuencas hídricas. Uno de los mayores problemas que confrontan los chontaleños es el estado calamitoso de ríos y quebradas, junto a una explotación de la ganadería extensiva.

Concluida la remoción de tierras y la construcción de los muros de contención, (el área disponible es de cuatro manzanas), el proyecto ha dado inicio. Silva Chamorro está urgido. Cuando se construyó Galerías de Santo Domingo, una de las objeciones fue que quedaba lejos de Managua. La curiosidad por ver algo nuevo, el atractivo de las ofertas y dimensiones de los edificios, fueron suficientemente persuasivas. Antes de dos meses el lugar se veía congestionado por los capitalinos y pobladores de ciudades vecinas (Rivas, Granada, Masaya, Jinotepe, Masatepe, Diriamba, Tipitapa, etc.) Algo similar ocurrirá con los habitantes de Comalapa, Cuapa, Juigalpa, Santo Domingo, La Libertad, San Pedro de Lóvago, Santo Tomás, Villa Sandino, El Coral y Acoyapa.

El centro comercial supondrá una nueva forma de realizar las compras. Los pobladores de Rio San Juan, Costa Caribe Sur y Chontales, sentirán lo ventajoso que resulta salir a respirar otros aires y disfrutar otro ambiente. Surgirán nuevos hábitos y costumbres. Otras formas de relacionamiento social. Sobrevendrán algunas transformaciones. Con la intención de aliviar tensiones, más temprano que tarde ocurrirán desplazamientos hacia otros sitios. Con esta visión se crearon en los cincuenta del siglo pasado, los centros comerciales en Estados Unidos. Como explica de manera detallada, Vance Packard, generaron nuevas maneras de consumo y descubrieron la importancia que adquirían estos lugares, como centros de esparcimiento y socialización. El tiempo vino a confirmarlo.

El proyecto ofrecerá espacio a los negocios dispersos por toda la ciudad. Con la aparición en Juigalpa, de empresarios provenientes de Santo Tomás, Acoyapa y Villa Sandino, de seguro buscarán lugares que presten facilidades para la realización de sus actividades comerciales. Poco a poco han venido perfilándose nuevas formas de conducta entre los chontaleños. Ante la imposibilidad de bañarse en los ríos Mayales, Siquia, Mico y Rama, optan por viajar al mar los fines de semana. Empiezan a ir cada vez más. El éxito del hotel-restaurante La Hacienda, ubicado en el kilómetro 142.5 carretera al Rama, confirma que, para los chontaleños, las distancias dejaron de ser un obstáculo. Una nueva sensibilidad se vislumbra en el horizonte. Ojalá los cambios fuesen a todos los niveles.

¿Cuánto incidirá el nuevo centro comercial como polo de atracción, para que los juigalpinos busquen como trasladarse hacia el sur de la ciudad? Siempre que se levantan edificaciones de esta magnitud, se producen estos desplazamientos. Las primeras lotificaciones hacia el noroeste permiten apreciar cambios de comportamiento entre los juigalpinos. ¿Debemos entenderlos como evidencias de un éxodo en ciernes? Cuando concluya la construcción del centro comercial y se inicien las construcciones en las dos lotificaciones, muchas personas y actores económicos seguirán su ejemplo. La ocasión exige que la comuna empiece a diseñar una verdadera estrategia de desarrollo urbano, que responda a los requerimientos de los juigalpinos, dejando atrás la improvisación.

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Guillermo Rothschuh Villanueva

Guillermo Rothschuh Villanueva

Comunicólogo y escritor nicaragüense. Fue decano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Centroamericana (UCA) de abril de 1991 a diciembre de 2006. Autor de crónicas y ensayos. Ha escrito y publicado más de cuarenta libros.

PUBLICIDAD 3D