Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

Nuevos asaltos a la obra de Rubén Darío

“Obsesiones queer” y “Cantar a Chinandega”

Manuscrito de "Cantar a Chinandega", atribuido a Rubén Darío. Cortesía.

Günther Schmigalle

29 de marzo 2016

AA
Share

Hace unos cuatro años, la Universidad de Arizona adquirió una gran colección de manuscritos atribuidos a Rubén Darío, el llamado “lote Bermúdez”. Hubo un debate acerca de la autenticidad de los mismos, que concluyó en noviembre del 2012 con un pronunciamiento de la Academia Nicaragüense de la Lengua, la cual declaró tener “elementos de prueba suficientes para rechazar como burda falsificación los manuscritos atribuidos a Rubén Darío, que fueron adquiridos por la Universidad del Estado de Arizona, y en base a los cuales el profesor Alberto Acereda ha escrito un ensayo publicado en el Bulletin of Spanish Studies, de Londres (Volumen LXXXIX, Number 6, 2012) bajo el título ‘Nuestro más profundo y sublime secreto: los amores transgresores entre Rubén Darío y Amado Nervo’”.

Acereda, según parece, ya no es profesor en Arizona, pero sus amigos siguen defendiendo el fraude. Uno de ellos, José María Martínez, profesor en Texas, en un nuevo artículo lamenta, en una nota a pie de página, “la ausencia de un informe pericial que desmienta el existente en la Universidad Estatal de Arizona y que asegura la autenticidad de dichos manuscritos”, y afirma que “se echa de menos una respuesta académica a las razones que Alberto Acereda y José María Martínez dieron en su momento a favor de la autenticidad de los mismos”[1]. Se le olvida que la respuesta académica existe en el citado pronunciamiento de la Academia Nicaragüense y en los textos en que se fundamenta. Cuando lo consulté sobre el famoso “informe pericial” de la Universidad de Arizona, Martínez me respondió: “Sí, lo tengo en mis archivos. De todos modos antes de enviártelo lo tengo que consultar con A. Acereda y con la U. de Arizona, pues se trata de un documento institucional privado.”[2] Me pregunto: ¿Cómo se puede lamentar la ausencia de un informe pericial desmintiendo a otro que se mantiene en secreto? Mi sospecha es que el informe pericial de la Universidad de Arizona es de tan mala calidad que a sus mismos autores les da vergüenza darlo a conocer.


Los simpáticos defensores de la diversidad sexual, por su parte, ya no insisten como antes en los “amores transgresores de Darío con Amado Nervo”, pero aprovecharon el centenario de la muerte de Darío para volver a la carga, y Daniel Link, elocuente y multifacético profesor de la Universidad de Buenos Aires, soltó un artículo sobre las supuestas “obsesiones queer” del poeta, en el cual, continuando las interpretaciones aberrantes de Blas Matamoro, fantasea "sobre el imaginario homoerótico presente en su obra y su incondicional abrazo a lo queer, que él mismo llamó, con precisión pionera, ‘lo raro’”[3]. Recordando el debate sobre el “lote Bermúdez”, dice, por un lado, que “Bien pronto la autenticidad de los documentos que formaban parte del lote fue puesta en discusión y hoy casi nadie admite que esas cartas (estúpidas y mal escritas) hayan salido de la pluma del divino Rubén”. Por otro lado, como documento anexo a su artículo, cita una de las cartas de amor de Darío a Nervo, del conjunto que él mismo acaba de describir como estúpido y mal escrito, calificándola como “¿falsa?” con signos de interrogación y entre paréntesis. Eso me parece contradictorio. Al finalizar su artículo, Link interroga y responde: “¿En qué sentido podría hoy afirmarse un Darío queer? Precisamente en el sentido de suspender toda decisión respecto de un Darío gay o de un Darío no gay”. Con todo respeto, esa reflexión me parece abstrusa y deshonesta. En cuanto a su conclusión, “¿A quién le importa, si ya no podríamos coger con él?” [sic], me parece que podría justificarse cuando un profesor, desesperado, busca como despertar a sus estudiantes soñolientos[4], pero está fuera de lugar en un artículo con pretensiones científicas. En suma, al talentoso Daniel Link, organizador de un gran congreso dariano, le falta algo de claridad cartesiana y mucho de honestidad intelectual.

Está claro que las “obsesiones queer” son obsesiones de Link y que el “incondicional abrazo” es una fantasía suya. La buena noticia es que, mientras el confuso profesor bonaerense maltrató a Los Raros para construir a su “Darío queer”, los bibliotecarios de Arizona hicieron un trabajo útil y digitalizaron el “lote Bermúdez”. De esa manera, un informe pericial desmintiendo al otro que nadie conoce, tal como lo anhela Martínez, se hace menos urgente. Los documentos de Arizona se pueden hoy consultar libremente por internet, y los lectores podemos estudiarlos, utilizando nuestro sentido común. Transcribimos uno de los manuscritos que contiene un poema con el título atractivo “Cantar a Chinandega”[5]. La nota bibliográfica del documento digitalizado indica: “Poema manuscrito compuesto por Rubén Darío”.

Se trata de diez hojas escritas por las dos caras y numeradas con romanos en la parte superior. Cada hoja lleva en página impar el título del poema subrayado y la firma “Rubén Darío”, sumando diez firmas en total. La letra se ve puntiaguda, puntillosa y esquemática, confirmando el análisis que hizo Sergio Ramírez hace cuatro años: “Es … la obra de un falsificador sin imaginación, que busca imitar la caligrafía de Darío, de sobra conocida, pero no advierte que entonces, cuando se usaba tintero, plumilla de acero y secante, no se podía escribir sin borrones ni tachaduras, sobre todo cartas, y más que eso, que la letra cambiante de una persona responde siempre a los estados de ánimo, angustias, de las que Darío vivía lleno, entre ellas su siempre calamitosa condición económica, y la hiperestesia provocada por su tendencia al alcoholismo”[6]. Rubén Darío escribía con pluma de acero que mojaba en un tintero, mientras que en el manuscrito presente, la gran regularidad de la letra indica el uso de una pluma fuente o de un lapicero. A pesar de su regularidad, la letra se hace más borrosa de una página a otra, indicando el trabajo laborioso de un copista medio cansado. Al inicio del poema leemos una dedicatoria: “A Margarita Bermúdez Montealegre”. Una nota al final afirma que el poema fue escrito en la “Bahía de Corinto, Isla del Cardón, Mayo 1908”.

“El falsificador, o los falsificadores … ignoran todo acerca de la vida de Darío”: Sergio Ramírez ya lo dijo en 2012[7]. En lo referente al “Cantar a Chinandega”, es bien sabido que en mayo de 1908 Darío ya no estaba en Nicaragua, ya que el 3 de abril embarcó de Corinto hacia Europa vía Panamá. Tanto en Edelberto Torres[8] como en Antonio Oliver Belmás[9] leemos que en los primeros meses de 1908, Darío pasó una temporada en la Isla del Cardón, con su amigo el doctor Luis H. Debayle. Fue allí donde Darío escribió su poema “A Margarita Debayle”[10], y los dos amigos se divirtieron redactando un periódico manuscrito y escribiendo poemas humorísticos, no destinados a la publicación. Debayle guardaba estos poemas hasta su muerte en 1938, y después fueron a parar al cajón de basura de una farmacia de León. Es posible que alguien los haya sacado de allí para copiarlos con fines de lucro. El “Cantar a Chinandega” no tiene ningún rasgo modernista y no se parece en nada a ningún poema conocido de Darío. Es una especie de pastiche, una burla de la poesía provinciana y patriótica del siglo XIX. Si fue escrito en la Isla del Cardón, su autor pudo ser cualquier alegre invitado del doctor Debayle. Reproducir este poema bajo el nombre de Darío es un abuso y significa desfigurar su obra. De todos modos, reproducimos el poema completo, para que nuestros lectores se formen su propia opinión.

Cantar a Chinandega

Tierra de vergeles, anhelos

y amores, tierra de

las frutas y flores

más bellas, tierra

de encantos, de

astros y estrellas,

tierra de los sueños…

¡bella Chinandega!

Quiero con mi canto

que a la fama sella

loar tu belleza, tu

gracia ¡que por Dios

nos llega!! nos llega,

así digo, por gusto

por vista, por dulces

aromas, por risas

y bromas, por tu

clima exento de

extremas mudanzas

sus bailes, sus danzas

tu clima, tu aroma

tu suelo tan fértil

que en él pareciera

presente un Edén…

por tanto portento

de brillo académico

letrados, doctores

artistas, poetas

cantores de todos

regios trovadores

de mil serenatas,

de dulces sonatas,

de amorosos versos

y estrellas de plata

de fé contagiosa

devoción innata,

de humildes pastoras,

de regias cantatas,

de fuertes pasiones,

de amores prohibidos,

de quedos suspiros

de tiernos sollozos…

de amantes perdidos,

de amores ya idos

de toda la gama

de humana emoción

de bélica acción..

de un gran corazón

de silencios tiernos

de humilde canción

de recogimiento y

fiel devoción…

tus templos iglesias

rebozan de fé…

y es cada fiel…

cual gota de miel

cuando de su

auxilio, un

pobre nos pide…

para tus corazones

en maternos ruegos

liberan de sombras

tu tan bellos suelos.

Quiera Dios que

siempre .. bella

Chinandega, seas

de esta patria..

su más rara vega!

que con su fulgor,

ya el creador nos ciega

con los suaves giros

de mundos que el riega!

mi tierra tan bella,

mi tierra tan dulce

tiene en ti, mi estrella

la esperanza puesta…

con certeza plena

con una fé ciega…

tu fiel abundancia

que al orbe alimente…

y nos sea infatua

ninguna simiente!

pues Dios que te ama

puso en ti la fama

de ser de la patria

granero inexhausto

cosecha que eterna

llene los graneros

con el bello fruto …

de naturaleza!

la fértil belleza

de las dulces hembras

sea cual reflejos

de mil primaveras.

y viriles mozos

adornan tus calles

y llenan las plazas

de risas, de juegos

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

que de niños llenan

los coros divinos

que en semana

santa se oyen

sibilinos, y que el

sacerdote, bien amado

chantre, oficie

inspirado liturgia

divina, con las

voces graves, de

los graves coros,

y que los colores

sean como flores

en alegres fiestas

de los fieros toros!

donde rudos doman

los machos bravíos

de testas astadas

y patas coronadas

de crueles espuelas

que en ímpetu pleno

impulsan al vuelo

a potros serenos,

en alegres ruedos,

festivos rodeos

Centauros que llevan

en su sangre el

tiento, la silla,

cabellera al viento

toda una historia

de regios campeones

de rancios manjares

y ritos austeros…

el vino que corre

que alegra las fechas

jamás falte en esa

regias reuniones

de damas, varones

de rancio linaje

que el chinandegano

cual su fiel linaje

tiene sus raíces

muy bien arraigadas

en su larga estirpe

de la luengua historia

Chinandega es bella,

es dulce cual miel

feroz en la querella…

amarga en su hiel,

y el honor se

compra con cara

moneda, el valor

que nace del fecho

nos queda!

Su fama pregona

de hembras la belleza

del varón honores

de ambos nobleza!

Y cantar nos cabe

Si no se menciona

del chinandegano

su dulce tibieza

majestad y alteza!

Tierra hospitalaria

plena de riquezas

de artistas, actores

pintores, poetas,

de bellas mujeres

de dulces amores

crueles sinsabores

de horas muy plácidas

en tiempos mejores…

cuando en otros días

en vez de palabras

brotaban las flores

de las alegrías…

Chinandega es tierra

de milagros muchos

de mitos, de cuentos,

de rancias costumbres,

más las feradumbres

de la guerra traen

polvo del olvido

a una magia bella…

ojalá pluguiera a

nuestro Dios creador

darte larga vida

Plena de Esplendor!

Que toda esta historia

pido a mi memoria

con todo mi amor, pueda

eternizarte.. este humilde

cantor!

----------------------

Referencias:

[1] José María Martínez, “Nuevos documentos inéditos y desconocidos de Rubén Darío. ”, Anales de Literatura Hispanoamericana, vol. 44, 2015, pp. 185-218, aquí p. 186, nota 1; https://revistas.ucm.es/index.php/ALHI/article/view/51512.

[2] Correo electrónico, 29 de enero de 2016.

[3] Daniel Link, “Prosas profanas. Releyendo las obsesiones queer de Rubén Darío a cien años de su muerte”, Soy, suplemento de Página/12 (Buenos Aires), 5 de febrero de 2016, https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/soy/1-4380-2016-02-05.html; también en: https://www.researchgate.net/publication/293826078_Ruben_Dario_queer. Agradezco al simpático Daniel el haberme nombrado “paladín del varón probo” y “paladín que custodia el buen nombre de Rubén”, cargos relativamente nuevos para mí, que merezco sin duda por no compartir sus obsesiones homoeróticas.

[4] En el internet leemos que Link “hace años ya … da clases irreverentes y estimulantes a los alumnos de la carrera de Letras de la UBA” (Patricio Lennard, “El profesor pop”, Página / 12, 14 de agosto de 2005, https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/libros/10-1695-2005-08-19.html).

[5] https://repository.asu.edu/collections/147?page=6.

[6] Sergio Ramírez, “El sencillo arte de dejarse engañar”, La Prensa (Managua), 22 de noviembre de 2012, https://www.laprensa.com.ni/2012/11/22/opinion/124704-el-sencillo-arte-de-dejarse-enganar.

[7] Ibíd.

[8] Edelberto Torres, La dramática vida de Rubén Darío, San José de Costa Rica: EDUCA, 1980, pp. 619, 627.

[9] Antonio Oliver Belmás, Este otro Rubén Darío, Barcelona: Aedos, 1960, pp. 295-300.

[10] Cf. Jorge Eduardo Arellano, “‘A Margarita Debayle’: en los 100 años de un apólogo memorable”, Anales de Literatura Hispanoamericana, vol. 37, 2008, pp. 135-142.


Archivado como:

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Günther Schmigalle

Günther Schmigalle

PUBLICIDAD 3D