Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

Guatemala celebra unas elecciones fabricadas por el “sistema”

El control de las instituciones judiciales y electorales le ha permitido la exclusión en las elecciones de los candidatos amenazantes para el sistema

Elecciones en Guatemala

Trabajadores del Tribunal Supremo Electoral (TSE) empaquetan tarjetones electorales para las elecciones generales del próximo domingo 25 de junio en Guatemala. Foto: EFE/Esteban Biba

Rogelio Núñez

22 de junio 2023

AA
Share

Guatemala celebra este domingo unas elecciones presidenciales decisivas para su propia historia como nación y que, a la vez, son estratégicas desde un punto de vista subregional. A escala interna está en juego la pervivencia de un sistema que ha funcionado como una alianza informal forjada por una heterogénea mezcla de intereses corporativos y una parte de la clase política. Estos han manejado los engranajes institucionales del país con el objetivo de proteger sus intereses y evitar el acceso al poder de figuras que pusieran en peligro las bases del modelo. Esta alianza —informal— se creó para hacer frente a las investigaciones de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) que estuvieron cerca de derribar el sistema cuando en 2015 un caso de corrupción acabó con el Gobierno de Otto Pérez Molina.

Desde entonces, esta alianza, heterogénea y con múltiples intereses, a veces no concordantes, ha conseguido mantener su hegemonía. Esto se logró, apoyando a candidatos que no pusieran en peligro su control como Jimmy Morales entre 2016 y 2020, quien se encargó de eliminar la misión de la CICIG que ponía en riesgo los intereses de los grupos dominantes, y Alejandro Giammattei entre 2020 y 2024.


Estos grupos han logrado configurar una base de partidos que han dado sustento a los Gobiernos. Sobre todo, la Unidad Nacional de la Esperanza de Sandra Torres y VALOR de Zury Ríos, dos fuerzas teóricamente rivales pero que, en los hechos, han cogobernado el país con los diferentes oficialismos desde 2008.

Además, el control de las instituciones judiciales y electorales le ha permitido la exclusión en las elecciones de los candidatos amenazantes para el sistema como Thelma Aldana en 2019 y Roberto Arzú, Thelma Cabrera y Carlos Pineda en 2023.

Así, el sistema ha conseguido que, para estos comicios de 2023, las dos candidatas prosistemas como Zury Ríos —hija del dictador Efraín Ríos Montt— y Sandra Torres —ex primera dama de Álvaro Colom y figura dominante en aquella Administración— no tengan rivales antisistema como Arzú, Cabrera o Pineda. Solo deben enfrentar el ascenso de una figura como Edmond Mulet que no pone el riesgo el control de los grupos de poder, más allá de sus propuestas de tinte más reformista.

Este 25 de junio se confirmará, en primer lugar, la preeminencia del voto de castigo al oficialismo. El partido VAMOS del presidente Giammattei, presenta como candidato a Manuel Conde que acabará tercero o cuarto. Es toda una tradición guatemalteca que el partido oficialista no logre repetir victoria. Pero si bien se trata de un voto de castigo al oficialismo, no lo es a la “alianza” ya que la segunda vuelta enfrentará a Zury Ríos y Sandra Torres, o en todo caso a Edmond Mulet frente a una de ellas.

Como siempre ha sucedido en Guatemala desde 1985 habrá segunda vuelta. Más aún debido a la gran fragmentación política ya que hay 22 candidatos presidenciales. Todo apunta a que Sandra Torres estará en esa segunda vuelta ya que goza de un suelo electoral muy sólido. Pero debido al rechazo que arrastra, que ya le impidió ganar en el ballotage de 2015 y 2019, quien se enfrente a la ex primera dama probablemente se convierta en el próximo mandatario.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

A corto plazo la gobernabilidad parece asegurada pese a que va a surgir un Legislativo muy fragmentado. Ríos y Torres llevan cogobernando el país y forjando pactos clientelares con terceras fuerzas desde 2008. Y Mulet es un hombre que conoce el sistema, lleva en política desde los 90’ y se ha rodeado de figuras prosistema en su nuevo partido, Cabal.

Sin embargo, la gobernabilidad a medio y largo plazo se perfila más compleja. La institucionalidad (partidos, Congreso y sobre todo órganos judiciales) está herida de muerte en su legitimidad al haber sido cooptada por los intereses corporativos. Existe, sin duda, un gran malestar social que no ha podido canalizarse en esta campaña. Arzú trató de liderar la desafección, pero al quedar fuera, Pineda, un candidato malhablado, populachero, que se movía muy bien en las redes y un empresario hecho a sí mismo, se alzó con ese “voto bronca”. En un mes pasó del 10% a liderar las encuestas con entre el 25% y 30% y a situarse como favorito para derrotar en la segunda vuelta a figuras que encarnan al sistema como Ríos y Torres.

Sacar a Arzú de la carrera electoral ha evitado en el corto plazo el triunfo de un antisistema, pero ha dejado un poso de frustración y un caladero de votos. Sobre todo, entre la creciente clase urbana y joven que va a seguir buscando candidatos contrarios al stablishment para la próxima elección.

Dada la deriva por la que atraviesa Centroamérica, lo que ocurra en Guatemala puede abonar los procesos que vive actualmente la subregión. América Central ha visto en el último quinquenio como emergía una dictadura (Nicaragua), el desliz de un régimen hacia métodos y prácticas autoritarias (El Salvador) y la penetración de un Estado por el narcotráfico hasta lo más elevado de la institucionalidad (Honduras), mientras que en los dos países de mayor desarrollo (Panamá y Costa Rica) se deterioran los pilares de sus modelos.

Si en Guatemala se consolida el actual sistema, que expertos como Daniel Haering califican como de “semidictadura corporativa”, el país, o cae en manos de un aspirante a Bukele o seguirá el camino de otras naciones centroamericanas hacia un fuerte y progresivo deterioro de sus instituciones democráticas, lo cual podría poner en peligro las libertades.

*Artículo publicado originalmente en Latinoamérica21.

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Rogelio Núñez

Rogelio Núñez

Investigador sénior asociado del Real Instituto Elcano y profesor en diversas universidades. Doctor en Historia Contemporánea de América Latina por el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset de la Universidad Complutense de Madrid.

PUBLICIDAD 3D