Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

Cumbre de las Américas: los verdaderos ausentes

Dejar de invitar a los dictadores de Nicaragua, Cuba y Venezuela no es una exclusión, sino de consecuencia con nuestros compromisos internacionales

Los dictadores Daniel Ortega, Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel, de Nicaragua, Venezuela y Cuba, respectivamente. //Foto: EFE

Issa Kort

4 de junio 2022

AA
Share

La IX versión de la Cumbre de las Américas está próxima a celebrarse en la ciudad de Los Ángeles, California. Será la segunda vez que Estados Unidos actúe como anfitrión, lo que genera una serie de análisis, críticas, expectativas, presiones y advertencias que no han pasado desapercibidas.

Se trata de un encuentro de máximo nivel en donde se invita a jefes de Gobiernos a reflexionar y debatir sobre cinco temas concretos: 1) Salud y Resiliencia, 2) Futuro Verde, 3) Energía Limpia, 4) Transformación Digital y 5) Plan de Acción Interamericano sobre Gobernabilidad Democrática. Sin embargo, y tal como suele suceder en este tipo de instancias diplomáticas, los temas de la agenda son desplazados por la cruda realidad que corre en paralelo a las buenas intenciones. En este caso, la principal preocupación de algunos Gobiernos es que no se haya invitado a los tres dictadores que gobiernan Cuba, Venezuela y Nicaragua. Esta polémica no es casual y debe ser analizada con realismo político y conciencia humana.


América es un continente de enormes oportunidades, pero profundas diferencias que deben ser abordadas y resueltas con sentido de urgencia. Sin embargo, en lo político, si bien creíamos haber encontrado un consenso vital en el valor de la democracia y en el respeto a los derechos humanos, la relativización de estos principios parece haberse acentuado en los últimos años. Así, algunos Gobiernos sostienen que el valor de la democracia debe someterse a una torcida lógica diplomática que exige la inclusión y consideración en igualdad de condiciones de democracias y dictaduras con la excusa de “tenerlos a todos en la mesa”. Este debate estaba largamente superado por el propio sistema interamericano con la decidida contribución de Chile, como política de Estado.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

El dejar de invitar a estos tres gobernantes no es un acto de exclusión, sino de consecuencia con nuestros compromisos asumidos en el plano internacional. La diplomacia tiene herramientas, bilaterales y multilaterales, para apoyar y buscar soluciones. Muchos esfuerzos se están haciendo para lograr destrabar estos nudos dictatoriales, pero siempre se llega a lo mismo: el total desprecio de los dictadores por el sistema internacional. Quienes hacen llamados y ponen condiciones al presidente Biden, no han sido capaces de pedir a los dictadores que liberen presos políticos o devuelvan libertades mínimas a millones de ciudadanos que sufren persecuciones diariamente. El mínimo en este caso era pedir “señales” a ambas partes.

El autor es exembajador de Chile ante la OEA. Artículo publicado originalmente en el diario La Tercera.


PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Issa Kort

Issa Kort

PUBLICIDAD 3D