PUBLICIDAD 1M

Quién es el padre Frutos Valle Salmerón, administrador “ad Omnia” para la Diócesis de Estelí

Religioso participa en actos oficialistas del régimen de Ortega que mantiene en casa por cárcel al administrador apóstolico, el obispo Rolando Álvarez

Religioso participa en actos oficialistas del régimen de Ortega que mantiene en casa por cárcel al obispo Rolando Álvarez

Mosaico CSI

11 de enero 2023

AA
Share

El padre Frutos Constantino Valle Salmerón tiene 78 años y está por cumplir 50 años en el sacerdocio. Este 11 de enero ha sido nombrado Administrador “ad-Omnia” (a todo) de la Diócesis de Estelí, ante la ausencia forzada de monseñor Rolando José Álvarez, quien lleva un poco más de cinco meses en casa por cárcel y está siendo procesado penalmente por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Sin embargo, monseñor Álvarez, quien será enjuiciado en una fecha todavía indefinida, continuará siendo el Administrador Apostólico de Estelí.


“No le quitan el cargo (a monseñor Álvarez), porque es como un impasse, como en espera, por la involución que hay en el país”, consideró una fuente eclesiástica, explicando además que, en el caso del padre Frutos, “creo que es el sacerdote de más edad en (la Diócesis de) Estelí, entonces es como un honor que le dan (al nombrarlo en el cargo)”.

La designación del padre Frutos como Administrador “ad-Omnia” de la Diócesis de Estelí fue hecha por el Dicasterio para los obispos, que es el órgano de la Curia Romana encargado de la selección de los nuevos obispos antes de la aprobación papal.

El cargo de Administrador “ad-Omnia” brinda al padre Frutos casi todas las atribuciones de un obispo, para que esté al tanto de la marcha de la Diócesis en los asuntos administrativos y pastorales y lo único que no puede es ordenar sacerdotes.

Trayectoria de padre Frutos Valle

El padre Frutos nació el 30 de octubre de 1944 en la comunidad Petaquillas del municipio de El Sauce, departamento de León, y según su biografía, es hijo de Alonso Valle y Fernanda Salmerón.

Desde niño sintió la vocación sacerdotal, estudió en el Seminario de la Orden Diocesana de Buenos Aires, Argentina, y fue ordenado sacerdote en Nicaragua el 22 de septiembre de 1973.

El padre Frutos fue párroco en distintas parroquias de Estelí, Nueva Segovia y Madriz, los tres departamentos que conforman la Diócesis.

El padre Frutos “ha dedicado su vida a la investigación y promoción de la cultura folklórica de las Segovias, formando diversos grupos culturales, entre los que se destaca el grupo musical Al Son de Nuestra Cultura Segoviana, incorporó la marimba en las celebraciones Eucarísticas, realizó así mismo un trabajo de salvamento arqueológico de 116 piezas de cerámica precolombina, las cuales integran, hoy el museo actual de Somoto”, refiere su biografía.

Sin embargo, también ha estado muy de cerca en las actividades del régimen de Daniel Ortega, como sucedió en la inauguración de la unidad policial de Somoto en Madriz, en enero de 2022; entre otros actos del régimen de Ortega y Murillo.

En la década de los ochenta, durante el primer régimen de Ortega, al padre Frutos lo señalaban de haber embarazado a una joven de Somoto. Sin embargo, el sacerdote lo atribuyó a “habladurías”, porque consideró que “era la coyuntura, había un desencuentro a nivel político y religioso. Se presentaban las habladurías con mucha facilidad”, según dijo al diario La Prensa en una entrevista publicada hace dos décadas.

Sede vacante

La Diócesis de Estelí comprende a los 27 municipios de los departamentos de Estelí, Madriz y Nueva Segovia. Su último obispo fue monseñor Juan Abelardo Mata Guevara, quien estuvo en el cargo por 33 años, hasta su renuncia que, por motivos de edad, le aceptó el Papa Francisco el seis de julio de 2021, fecha en que el Pontífice nombró además a monseñor Álvarez como Administrador Apostólico de la Diócesis que, desde entonces, está en período de Sede vacante.

El seis de noviembre de 2021, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas cautelares a favor de monseñor Mata, considerando que “su vida está en riesgo”.

El cuatro de agosto de 2022, monseñor Álvarez fue forzado a un encierro, inicialmente con 11 personas más, en la Residencia Episcopal de Matagalpa. La Policía dijo que lo estaba investigando porque supuestamente estaba organizando “grupos violentos”.

El 19 de agosto, la Policía trasladó a monseñor Álvarez a la casa de este en Managua, donde lo mantiene aislado. Asimismo, llevó a la cárcel El Chipote a tres sacerdotes, un diácono, dos seminaristas y un camarógrafo, quienes están siendo procesados.


Texto original publicado por Mosaico CSI

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Colaboración Confidencial

PUBLICIDAD 3D