Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

Ante "fase crítica" de libertades civiles la prensa nicaragüense resiste, dice Relator OEA

"No nos van a detener", dice editor jefe de La Prensa, tras ocupación y acusación contra el diario, que seguía ocupado por la Policía hasta este lunes

Patrullas policiales dentro de las instalaciones del diario La Prensa en Managua el 13 de agosto durante el allanamiento ordenado por el régimen Ortega Murillo. Foto: Confidencial

Redacción Confidencial

16 de agosto 2021

AA
Share

La toma policial del diario La Prensa y el arresto del secretario de su junta directiva, Juan Lorenzo Holmann, el viernes pasado, no ha impedido que el periódico más antiguo de Nicaragua deje de informar a pesar de las presiones del régimen orteguista, que además de retenerle el papel para la edición impresa, anunció una investigación en su contra por los supuestos delitos de “defraudación aduanera, lavado de dinero, bienes y activos, en perjuicio del Estado de Nicaragua y la sociedad nicaragüense”.

“Este régimen ha ido en los últimos dos meses traspasando líneas rojas en diferentes ámbitos y, en este caso, ya lo había hecho con Confidencial, ya lo había hecho con 100% Noticias, pero (hacerlo a) La Prensa, con 95 años de historia, causa mucho impacto ver ocupadas las instalaciones por la Policía. Pero tenemos que recordar que otra dictadura trató de destruir los edificios y los destruyó (…) y La Prensa resurgió y esa dictadura quedó en cenizas”, expresó el editor en jefe de La Prensa Eduardo Enríquez durante su participación en el programa Esta Semana.


Enríquez asegura que continuarán informando desde su sitio web, como lo hicieron horas después del allanamiento que inició el viernes 13 de agosto a mediodía. La plataforma es “robusta” y si tuvieran intenciones de botarla, advierte, eso significaría otro abuso y atropello al derecho de informar y estar informados que tienen todos los nicaragüenses.

Relator OEA: allanamiento "es acto de censura"

El relator especial para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Pedro Vaca, aseguró en la misma entrevista que el allanamiento a La Prensa es un “acto de censura que se barniza con invocar algunos aspectos de los procedimientos legales”, como los delitos por los que el Gobierno de Ortega justifica la toma del medio de comunicación.

Al respecto, Enríquez señala que el diario no tiene ninguna relación con los delitos de lavado de dinero y defraudación aduanera, por los que el régimen supuestamente inició una investigación. Recordó que La Prensa tiene 95 años de existencia y durante todo ese tiempo además de papel, ha importado planchas, tintas y otros insumos. En lo que va de 2021, el periódico ha hecho tres importaciones y mantiene en orden sus obligaciones con la Dirección General de Aduanas (DGA), la Dirección General de Ingresos (DGI) y la Alcaldía de Managua, dijo Enríquez.

“Ya deberíamos estar acostumbrados a que -el lavado de dinero- es un mote que le cargan a toda persona que ellos quieran acusar... En cuanto a la defraudación aduanera, igualmente, no tiene ni pies ni cabeza. Hasta cierto punto es absurdo pretender señalar que hay alguna defraudación cuando todo mundo sabe que la lupa del régimen esta sobre nosotros. Durante 500 días nos mantuvieron el papel ilegalmente retenido entre 2018 y 2020. Es absurdo creer que bajo todo ese escrutinio iba a haber una posibilidad de cometer algún delito, y más para una empresa que tiene 95 años de estar en ese rubro operando”, expresó el editor en jefe del diario.

Un día antes de la ocupación, La Prensa informó que la edición impresa del 12 de agosto sería la última, hasta que tuvieran acceso al papel importado que estaba retenido en un almacén fiscal. Antes había ocurrido lo mismo, pero después de 500 días de bloqueo aduanero la DGA liberó el papel y fue entregado al diario el 7 de febrero de 2020 tras una intensa campaña que denunciaba la arbitrariedad del régimen a nivel nacional e internacional.

¿Qué había en las bodegas de La Prensa?

Tras el allanamiento a La Prensa, los medios de propaganda del régimen de Ortega iniciaron una campaña mediática para justificar el asalto y asegurando que había papel en sus bodegas y tildar al diario de mentiroso.

El mismo presidente Daniel Ortega aseguró que “ahí llegó la Fiscalía, la Policía y encontraron cantidades de papel. Cuando se miente de esa manera, cuando se calumnia al Estado, eso es un delito”, aseguró el mandatario.

“La Prensa es un periódico, pero también es una imprenta”, aclaró Enríquez ante esos señalamientos. En la imprenta se utilizan otros tipos de papel que no son los mismos que se requieren para imprimir el periódico, explicó.

“Lo que ellos encontraron fueron unas cuantas bobinas de papel satinado, que ya tienen mucho tiempo, que no son nuevas, que se utilizan para trabajos en la imprenta comercial, que nunca se ha dicho que iba a dejar de trabajar", expresó.

"Ellos (los medios progubernamentales) sacaron otras fotos donde salen resmas, pliegos de papel; incluso, papel tamaño carta que estaban presentando como excusa o como argumento de que allí había papel. Papel hay, porque es un negocio de imprenta, pero papel de bobina para hacer el periódico, para ponerlo en la rotativa, para operar normalmente no hay, porque ellos (las autoridades) lo tienen retenido. No es porque La Prensa no lo tenga, La Prensa tiene ese embarque retenido en el almacén fiscal y tienen dos embarques más en camino, ya pagados, que desgraciadamente, no los van a dejar entrar”, detalló Enríquez en Esta Semana.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

Una vendedora del diario La Prensa sostiene la última edición impresa que circuló este 12 de agosto. Foto: Confidencial

Condenan persecución a la prensa independiente

Vaca reiteró que la CIDH y la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión han condenado de forma enfática la persecución oficial a la prensa, y mantienen un monitoreo directo de la situación que atraviesa Nicaragua.

“Creo que la comunidad internacional al unísono ha llamado, una vez más, a la reflexión por parte de las autoridades, en el sentido que esto es antidemocrático, esto raya en el autoritarismo y esto sin duda afecta los cimientos de reconstrucción del Estado de Derecho, que tanto necesita Nicaragua”, expresó Vaca.

El relator señaló que Nicaragua ha mostrado en los últimos años que a quienes piensan distinto y tienen posiciones disidentes se les asigna una etiqueta "automática" de criminalidad, sin ningún fundamento, explicación o debido proceso, y precisamente, eso provoca que estén “absolutamente alarmados con lo que pueda devenir, no solamente con La Prensa, sino con el periodismo, porque estamos hablando de un coro, donde la opinión gubernamental coincide con la opinión policial, con la opinión judicial, con la opinión  mayoritariamente en el legislativo, en un año donde el pluralismo es especialmente sensible, y asumiendo también que la de la prensa es una labor independiente de especial protección que está altamente vulnerada en este momento en Nicaragua".

Ante la reciente arremetida contra la prensa independiente y el desplome del Estado de Derecho en el país, Vaca enumera tres niveles de respuesta para generar cierta protección. Se inicia con organismos internacionales, como la CIDH y la relatoría, que mantienen el monitoreo y denuncia, seguido del acompañamiento. Y el tercero requiere del apoyo de otras organizaciones, no solo de derechos humanos.

“Estamos viendo de parte de las autoridades nicaragüenses un desprecio deliberado por las libertades civiles y políticas, entre ellas, la libertad de expresión y en este punto, el tercer nivel, no solo se requiere del rechazo por parte de organismos de derechos humanos, sino, invitar a la reflexión de todos los organismos que tienen relaciones económicas, relaciones políticas (con Nicaragua)”, expresó.

Los últimos acontecimientos en el país alertan que “se está entrando en una fase crítica en los ataques y las vulneraciones a las libertades civiles y políticas en Nicaragua”, dijo Vaca.

Apagón informativo y riesgo del oficio

El allanamiento de La Prensa es parte de un "intento de apagón informativo" que no solo ha afectado al diario, sino a otros medios de comunicación independientes como Confidencial, 100% Noticias, que pese a haber sido ocupados y confiscados, siguen informando. No obstante, Enríquez, considera que sí hay afectaciones, como la cancelación de la circulación impresa del rotativo. El periodista aprovechó para agradecer a las audiencias por su solidaridad y les invitó a materializarla a través del pago de la suscripción digital al periódico.

Asimismo, destacó la valentía de los reporteros de medios de comunicación independientes, que han enfrentado la tensión de estar "prácticamente frente a una tropa (policial) con armas de guerra y no sabés en qué momento van a reaccionar".

El régimen orteguista ha mantenido una actitud hostil contra la prensa independiente desde que regresó al poder en 2007, pero los ataques han recrudecido a partir de la rebelión ciudadana de 2018. Inclusive, ha creado leyes que atentan contra el ejercicio del periodismo como la Ley de Ciberdelitos. “Es una actividad de alto riesgo en Nicaragua ser reportero en las calles, ser reportero independiente", expresó Enríquez.

Pero además, los periodistas deben enfrentar "problemas serios" respecto al acceso a las fuentes, ya que el régimen también las ha amenazado, como ocurrió con médicos independientes, quienes cuestionaron la gestión de la pandemia por parte del Ministerio de Salud.

“El objetivo de ellos es silenciar toda voz que no sea parte de su coro oficialista, que es la realidad, virtual, por decirlo de alguna manera, que ellos quieren imponer”, expresó.


PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Redacción Confidencial

Redacción Confidencial

Confidencial es un diario digital nicaragüense, de formato multimedia, fundado por Carlos F. Chamorro en junio de 1996. Inició como un semanario impreso y hoy es un medio de referencia regional con información, análisis, entrevistas, perfiles, reportajes e investigaciones sobre Nicaragua, informando desde el exilio por la persecución política de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

PUBLICIDAD 3D