PUBLICIDAD 1M

¿La mejor manera de cumplir un propósito de Año Nuevo? Haga un “propósito de año viejo”

Con el enfoque del “año viejo”, quizá pueda eludir los inevitables retos que conllevan los propósitos tradicionales de Año Nuevo

Una pintura con colores oscuros y dorados muestra a María y José en el pesebre con el niño Jesús. Nora Carol Photography/Getty Images

15 de diciembre 2023

AA
Share

Si ha hecho un propósito de Año Nuevo, es probable que su plan de superación personal se ponga en marcha el 1 de enero, cuando se le pasa la resaca y empieza en serio la búsqueda de un “nuevo yo”.

Pero si las investigaciones sobre el cambio de hábitos sirven de indicación, sólo la mitad de los propósitos de Año Nuevo tienen probabilidades de superar el mes de enero, y mucho menos de durar toda la vida.


Como expertos en psicología positiva y literatura, recomendamos un enfoque poco convencional pero más prometedor.

Lo llamamos el “propósito de año viejo”.

Combina ideas de psicólogos y del primer gurú de la superación personal de Estados Unidos, Benjamin Franklin, que fue pionero en un modelo de cambio de hábitos muy adelantado a su tiempo.

Con el enfoque del “año viejo”, quizá pueda eludir los inevitables retos que conllevan los propósitos tradicionales de Año Nuevo y lograr cambios positivos y duraderos.

Un periodo para practicar y fracasar

Las investigaciones han puesto de relieve dos posibles escollos de los propósitos de Año Nuevo.

En primer lugar, si le falta confianza para invertir en un esfuerzo en toda regla, no conseguir el objetivo puede convertirse en una profecía autocumplida. Además, si mantiene el cambio pero percibe el progreso como inaceptablemente lento o inadecuado, puede abandonar el esfuerzo.

Los propósitos de año nuevo son diferentes. En lugar de esperar hasta enero para empezar a intentar cambiar tu vida, haces un simulacro antes de que empiece el Año Nuevo.

Primero, identifica un cambio que quieras hacer en tu vida. ¿Quieres comer mejor? ¿Moverte más? ¿Ahorrar más? Ahora, a pocos días del 1 de enero, empiece a vivir de acuerdo con su compromiso. Haz un seguimiento de tus progresos. Puede que tropieces de vez en cuando, pero esto es lo que hay: sólo estás practicando.

Si alguna vez has ensayado para una obra de teatro o has jugado partidos de entrenamiento, habrás utilizado este tipo de práctica de bajo riesgo para prepararte para la realidad. Estas experiencias nos dan permiso para fracasar.

La psicóloga Carol Dweck y sus colegas han demostrado que cuando las personas ven el fracaso como el resultado natural de esforzarse por conseguir algo desafiante, es más probable que persistan hasta alcanzar el objetivo.

Sin embargo, si la gente percibe el fracaso como una señal definitiva de que no es capaz -o ni siquiera merecedora- de alcanzar el éxito, el fracaso puede llevar a la rendición.

Si uno llega a convencerse de que no puede alcanzar un objetivo, puede producirse algo llamado “indefensión aprendida”, lo que significa que es probable que abandone el empeño por completo.

Muchos de nosotros, sin querer, nos abocamos al fracaso con nuestros propósitos de Año Nuevo. El 1 de enero, nos lanzamos a un nuevo estilo de vida y, como era de esperar, resbalamos, caemos, volvemos a resbalar… y al final nunca nos levantamos.

Los propósitos de año nuevo nos quitan presión. Te da permiso para fracasar e incluso para aprender del fracaso. Poco a poco se va ganando confianza y los fracasos son menos importantes, ya que ocurren antes de la “fecha de inicio” oficial del propósito.

Un jardinero desherbando un arriate cada vez

Mucho antes de convertirse en uno de los mayores triunfadores de Estados Unidos, Franklin ideó un método que le ayudó a superar los inevitables fracasos de la vida, y que podría ayudarle a dominar sus propósitos de año viejo.

Cuando aún era joven, Franklin ideó lo que llamó su “audaz y arduo proyecto de alcanzar la perfección moral”. Con una confianza encantadora, se propuso dominar 13 virtudes, entre ellas la templanza, la frugalidad, la castidad, la industria, el orden y la humildad.

En un movimiento típicamente Frankliniano, aplicó un poco de estrategia a sus esfuerzos, concentrándose en una virtud a la vez. Comparó este enfoque con el de un jardinero que “no intenta erradicar todas las malas hierbas a la vez, lo que excedería su alcance y sus fuerzas, sino que trabaja en uno de los macizos cada vez”.

En su autobiografía, donde describió este proyecto en detalle, Franklin no dijo que vinculaba su proyecto a un nuevo año. Tampoco se dio por vencido cuando resbaló una vez - o más de una vez.

“Me sorprendió encontrarme mucho más lleno de defectos de lo que había imaginado, pero tuve la satisfacción de verlos disminuir”, escribió Franklin.

Página abierta de un libro antiguo.
Benjamin Franklin anotó sus meteduras de pata a lo largo de una semana. The Huntington Library, Art Museum, and Botanical Gardens

Dejó constancia de sus progresos en un libro, donde anotaba sus deslices. Una página -quizá sólo un ejemplo hipotético- muestra 16 de ellas relacionadas con la “templanza” en una sola semana. (En lugar de marcar los fallos, recomendamos registrar los éxitos, en línea con el trabajo del experto en hábitos B.J. Fogg, cuyas investigaciones sugieren que celebrar las victorias ayuda a impulsar el cambio de hábitos).

Los fracasos repetidos podrían desanimar a alguien lo suficiente como para abandonar el empeño. Pero Franklin continuó durante años. Para Franklin, todo era cuestión de perspectiva: Este esfuerzo por mejorar era un “proyecto”, y los proyectos llevan tiempo.

‘Un hombre mejor y más feliz’

Muchos años después, Franklin admitió que nunca fue perfecto, a pesar de sus mejores esfuerzos. Sin embargo, vale la pena recordar su evaluación final:

“Pero, en general, aunque nunca llegué a la perfección que tanto ansiaba, sino que me quedé muy lejos de ella, fui, por el esfuerzo, un hombre mejor y más feliz de lo que habría sido si no lo hubiera intentado”.

Tratar la superación personal como un proyecto sin plazos rígidos funcionó para Franklin. De hecho, su plan probablemente le ayudó a tener un gran éxito en los negocios, la ciencia y la política. Y lo que es más importante, también encontró una inmensa satisfacción personal en el empeño: “Este pequeño artificio, con la bendición de Dios”, escribió, fue la clave de “la constante felicidad de su vida, hasta sus 79 años, en los que esto se escribe”.

Puedes disfrutar del mismo éxito que tuvo Franklin si empiezas con tu propio calendario -ahora, durante el año viejo- y tratas la superación personal no como un objetivo con fecha de inicio, sino como un “proyecto” continuo.

También puede ayudarte recordar la nota que Franklin se escribió a sí mismo sobre una virtud que llamó, casualmente, “Resolución”: “Resuélvete a hacer lo que debes; haz sin falta lo que te propongas”.

Mark Canada, Chancellor and Professor of English, Indiana University Kokomo, Indiana University Kokomo and Christina Downey, Professor of Psychology, Indiana University

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



The Conversation

The Conversation es una fuente de noticias y análisis escritos por la comunidad académica e investigadora y dirigida directamente a la sociedad.

PUBLICIDAD 3D


Día Nacional del Periodista en Nicaragua

“Los periodistas nos ayudan a que se conozcan los crímenes de la dictadura”