Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

Luis Guillermo Solís: “La izquierda también se deslinda de Ortega”

Candidato presidencial de la izquierda en Chile desaprueba felicitación del partido comunista al “triunfo” de Ortega

Daniel Ortega y Rosario Murillo. Foto: El 19 digital

Iván Olivares

14 de noviembre 2021

AA
Share

La resolución de 25 naciones en la Organización de Estados Americanos (OEA) que declararon que las elecciones de Nicaragua no tienen legitimidad y la abstención de otros siete países, muestran el grado de aislamiento en que se encuentra el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, afirma el expresidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís.

El exmandatario opina que se llegó al momento en que ni siquiera sus viejos aliados pueden esgrimir viejos conceptos como ser de “izquierda” o el “socialismo” para tratar de justificar cuando es evidente su agresión en contra del pueblo nicaragüense o la demolición de la democracia en el país.


“Creo que el aislamiento es creciente. Me parece que el régimen de Ortega y Murillo no puede esconderse detrás de una supuesta adhesión ideológica que le ha permitido hasta el momento, contar con el apoyo de ciertos partidos y Gobiernos de nuestra región”, aseveró Solís, en una entrevista en el programa Esta Semana, que se transmite hoy domingo en línea por causa de la censura del régimen.

Recientemente dos partidos sudamericanos -el chileno Partido Comunista, y el brasileño Partido de los Trabajadores, al cual está afiliado el viejo dirigente obrero y expresidente de ese país Luis Inacio ‘Lula’ da Silva- se retractaron de declaraciones previas de otros miembros de sus organizaciones, apoyando el “triunfo” electoral de Ortega.

En el caso chileno, el candidato presidencial de la alianza Apruebo Dignidad Gabriel Boric, se desmarcó del respaldo que una declaración suscrita por el partido comunista otorgaba a la “legitimidad” de Ortega, e indicó que se trataría de una declaración inconsulta con otros miembros y secciones del partido.

Boric llamó al Partido Comunista a retractarse y posteriormente la diputada de ese partido Camila Vallejo declaró: “Esta declaración no fue discutida ni resuelta por la dirección colectiva del partido. Condenamos las violaciones a los derechos humanos en Nicaragua, Chile y cualquier parte del mundo.

Lo ocurrido en Brasil es muy similar: después que en la página web del Partido de los Trabajadores se publicó una nota saludando las “elecciones nicaragüenses” por considerar que fueron “una gran manifestación popular y democrática”. La presidenta del partido, Gleise Hoffman, ordenó retirar la publicación, demostrando el grado de aislamiento del régimen.

Tanto Boric como ‘Lula’, son candidatos presidenciales en sus países, y felicitar a una dictadura como la de Ortega y Murillo, abrió un flanco de críticas que aprovecharon sus rivales políticos.

El expresidente Solís opina que “es cada vez más evidente que el socialismo tampoco puede hacerse cómplice de esa elección fallida por su atroz ilegalidad, y que hay dentro de estos movimientos -o algunos de sus dirigentes- suficiente lucidez como para entender que flaco favor le hacen a las fuerzas progresistas, quienes se niegan a ver en el régimen de Ortega lo que realmente es: una autocracia atroz que hace muchísimo daño no solo a Nicaragua, sino también a la democracia y a los principios democráticos que muchos de estos movimientos y partidos dicen, al menos, invocar”.

En enero de 2019, luego de la brutal represión a las protestas, el Consejo de la Internacional Socialista (IS), reunido en República Dominicana, decidió expulsar al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), partido de gobierno de Nicaragua, por las violaciones de derechos humanos y de los valores democráticos cometidos por el régimen de Ortega.

“El socialismo es incompatible con la tiranía”, escribió en su cuenta internacional el Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

Solís opina que una eventual suspensión de Nicaragua en la OEA, haría mella en la relación del país con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), pero también con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “Me parece que siendo como es, deplorable que puedan verse afectados los ciudadanos y las ciudadanas de Nicaragua con resoluciones que sin duda afectarán todavía más las finanzas públicas, es un paso que no puede ser postergado, ni evitado”.

Presión internacional

El exmandatario reconoce que la comunidad internacional -con la OEA a la cabeza- está haciendo lo que tiene -y puede- hacer, aunque es probable que eso no sea suficiente, tal como lo demuestra la experiencia reciente, especialmente al tratar de doblegar al régimen de Venezuela.

Su criterio es que la OEA está haciendo lo correcto, que es acoplar los procedimientos y agotar los protocolos que llegan hasta la suspensión de un país. Una vez que ese paso haya sido completado -y Solís espera que eso ocurra antes del fin de mes- “habrá que garantizar que se produce la presión internacional” ya sea que lleve a la negociación o al desplome del régimen y se dé paso a una democracia verdadera.

“Yo quisiera subrayar que la oposición democrática en Nicaragua ha dicho que esa transición debe ser pacífica, elemento que ha sido reiterado por todos los liderazgos, todos los partidos de verdad democráticos en Nicaragua, y me parece importante hacerlo notar”, detalló.

Desde su experiencia, Solís espera que los mecanismos de presión diplomática, política y económica sumen, “y si a ellos se agrega la solidaridad internacional y una suerte de voluntad general en el sistema internacional de acompañarlos, el resultado sea que el régimen tenga que ceder”. Aunque reconoce que no ha sido así en otros casos como el de Venezuela, al que considera el más notorio de los últimos tiempos.

Con todo, espera que el resultado sea distinto, considerando que “Nicaragua no es Venezuela, y tampoco lo es la grosera forma como el régimen ha maltratado al pueblo de Nicaragua y a la comunidad internacional con las elecciones del fin de semana”.

Por ello, Solís cree que “los efectos, los impactos, pueden ser importantes, o por lo menos así debemos esperarlo. Hay que tomar las decisiones que haya que tomar, y esperar que el régimen se someta sin tanta tozudez... a las nuevas condiciones imperantes en el hemisferio”.

Luego de las declaraciones de Ortega, llamando “hijos de perra” a sus rehenes políticos, el exmandatario tico opina que “muy malas horas les quedan a los presos políticos. Todos nos sentimos no solo indignados por esas declaraciones que nos hicieron temer por la vida de presos y presas políticas, porque hay entre esos políticos muchas mujeres muy valientes, que están ahí sufriendo los embates del régimen”.

En el proceso, recalca que “Costa Rica tiene que jugar un papel preponderante en la conjunción de los esfuerzos hemisféricos en favor de la democracia”, no solo por la cercanía física entre ambas naciones, sino también por la conexión sociológica, cultural y económica que existe, aunque advierte que “hay límites objetivos en la economía del país”, en especial si llegan 100 000 o 150 000 personas más, huyendo de la dictadura.

Vea la entrevista hoy en Esta Semana


Archivado como:

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Iván Olivares

Iván Olivares

Periodista nicaragüense, exiliado en Costa Rica. Durante más de veinte años se ha desempeñado en CONFIDENCIAL como periodista de Economía. Antes trabajó en el semanario La Crónica, el diario La Prensa y El Nuevo Diario. Además, ha publicado en el Diario de Hoy, de El Salvador. Ha ganado en dos ocasiones el Premio a la Excelencia en Periodismo Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, en Nicaragua.

PUBLICIDAD 3D