Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

La inflación, el congelamiento del córdoba y las remesas

Córdobas en billetes

Billetes de 500 y 1000 córdobas. Foto: Confidencial

Manuel Orozco

16 de agosto 2023

AA
Share

La decisión de eliminar el deslizamiento anual de 1% o más de devaluación gradual del tipo de cambio es un control de precaución monetaria ante la creciente inflación asociada con un aumento de las importaciones y un mayor encarecimiento en 2024. El efecto de esta decisión de apreciar al Córdoba ocurre en un momento en donde la inflación y el volumen de importaciones estaría devaluando la moneda por lo que el gobierno le pone un control parcial.  La medida refleja la poca capacidad de la economía nicaragüense de generar suficientes ingresos para compensar los aumentos, los costos y el valor de importaciones.

¿Las importaciones aumentan los precios?

La inflación, y el costo de vida, en Nicaragua ha crecido más que en los otros países de Centroamérica. Las razones son mixtas y tienen que ver con la baja productividad que se traduce en una reducción del volumen exportado, baja inversión extranjera, frente a un aumento en los precios y el volumen de las importaciones, mientras en otros países se ha disminuido su valor en Nicaragua sigue creciendo.  La oferta de crédito e inversión pública no es mayor del 4% y ante el rezago de cinco años con pérdidas en los negocios, el país no está inyectando suficiente capital, por lo que no genera divisas desde adentro: el crédito es 77% de los depósitos en la banca. 


La inflación está vinculada con el aumento en el valor de las importaciones, pero no necesariamente por bienes de consumo, sino por petróleo y bienes intermedios, mientras que el sector público y privado no están emparejados con esa importación: no están produciendo suficiente frente a esa demanda. Hay algo más en la economía que explica el aumento en el valor de las importaciones: menor dinamismo exportador, mayor costo de insumos importados, además de la demanda de consumo de bienes con una población local con menores ingresos y una que recibe remesas.  El BCN detectó que no están logrando “competir” con la creciente inflación, y ahora trata de ver cómo controlarla por la vía cambiaria.

Cuadro 1: Composición de las importaciones de Nicaragua

ConsumoPetroleoBienes IntermediosBienes de Capital
201737%15%27%21%
201836%19%27%17%
201938%20%27%14%
202040%14%29%17%
202140%19%32%9%
202234%22%27%16%
202335%22%29%18%
Fuente: BCN

El ajuste mínimo del tipo de cambio, y el establecimiento de una tasa fija al 36.62 córdobas por dólar, trata de esconder la débil capacidad productiva en el país, abaratando un poco las importaciones al hacer el dólar menos caro y dejando el peso corrector de la economía a las remesas familiares.

Le recomendamos leer: Eliminación del deslizamiento del córdoba beneficia más al Estado que a la población

¿Las remesas aumentan el costo de vida?

Esta apreciación apunta predominantemente a abaratar un poco el costo de las importaciones, o a mejorar los córdobas del Estado, la cual junto con la entrada de remesas mantiene un equilibrio cambiario: aunque las remesas debilitan el valor del córdoba dado su fuerte crecimiento, la demanda de consumo de bienes importados de parte de los receptores (los cuales ahora son 63% de los hogares con mayor poder de compra), requiere comprar más dólares lo cual se netea con la entrada de remesas destinadas al gasto de consumo. 

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

Hay que tener presente que a agosto de 2023, un millón de hogares recibieron remesas, en un país de 1.6 millones de hogares.  La apreciación contrarrestaría el costo de las importaciones de petróleo, cuyo peso ha crecido desde el 2017.  Es decir, las remesas no están causando inflación, más bien han sido contrapeso frente a la adversidad de los costos de importación.

Aunque los receptores de remesas están inyectando dólares para comprar productos importados, no hay correlación entre el peso macroeconómico de las remesas y la demanda de productos importados porque el cambio en el aumento de importaciones crece en la adquisición de petróleo y bienes intermedios.

remesas

La cantidad de dólares en la economía (en gran parte por el peso creciente de la remesa como divisa) tenderían a bajar el valor del Córdoba y hacer las importaciones más caras de lo que son frente a la inflación global. En vez, aunque las remesas han aumentado su peso relativo frente a todas las fuentes de divisa (exportaciones, turismo, ayuda, endeudamiento, inversión, remesa), ese peso no coincide con inflación o mayor demanda importada. 

Lo que Ortega no quiere que se sepa

Si en 2024 el débil poder de compra de la economía hace mas caro importar, la devaluación aumentaría. Ya de hecho, el Córdoba en relación con el Dólar ha perdido valor por debajo de esa tasa de C$36.3. Esta situación la sabe el BCN y para prevenir una mayor creciente depreciación del Córdoba, el BCN interviene congelando la moneda y ejecutando lo que se conoce por esterilización monetaria. 

La realidad es que el costo de vida en Nicaragua ha subido tanto que hasta la remesa solo está resolviendo las necesidades y de hecho la gente no tiene capacidad de ahorro.  Y los que no reciben remesa están ahogados frente a esos precios impagables.   Esta es la realidad que Ortega esconde, a través de un ‘modelo’ económico represivo y regresivo fallido.

También puede leer: Congelar deslizamiento del córdoba busca esconder debacle económica del régimen

remesas

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Manuel Orozco

Manuel Orozco

Politólogo nicaragüense. Director del programa de Migración, Remesas y Desarrollo de Diálogo Interamericano. Tiene una maestría en Administración Pública y Estudios Latinoamericanos, y es licenciado en Relaciones Internacionales. También, es miembro principal del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard, presidente de Centroamérica y el Caribe en el Instituto del Servicio Exterior de EE. UU. e investigador principal del Instituto para el Estudio de la Migración Internacional en la Universidad de Georgetown.

PUBLICIDAD 3D