Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

Cortar con el pasado

Somos ese pasado nefasto que no solo nos precede porque no se quedó atrás, inmóvil, muerto, ¡está vivo!

Daniel Ortega y Rosario Murillo. Foto: Tomada de El 19 Digital

Guillermo Cortés Domínguez

20 de diciembre 2021

AA
Share

Aún desplazando del poder en elecciones a la familia Ortega Murillo, para construir un régimen de libertad y democracia tendríamos que superar un gigantesco escollo: el pasado de dos siglos de violencia e irrespeto flagrante a las leyes. No somos lo que somos por el hoy, somos nuestro pasado, porque fuimos construidos por el ayer, durante un prolongado antes de horror y espanto que salpica y contamina nuestro presente.

Dos siglos de violaciones a la Constitución Política y de fracasos estrepitosos en los tímidos y apurados intentos por construir un Estado de Derecho, determinan y moldean nuestra cultura y nuestra conducta, y son la causa de nuestros continuos fracasos y de que no hayamos podido llevar la piedra hasta la cima.


Estamos inexorablemente atados a 200 años de guerras civiles, golpes de Estado, intervenciones militares norteamericanas, asonadas, sitios e incendios de ciudades –León y Granada--, allanamientos de hogares y confiscaciones, presidios, torturas y exilios, juicios políticos, ejecuciones, genocidios y delitos de lesa humanidad, dictaduras y otros regímenes autoritarios.

Somos ese pasado nefasto que no solo nos precede porque no se quedó atrás, inmóvil, muerto, ¡está vivo!, sino que tiene múltiples manifestaciones en el presente, condicionándonos y determinándonos, pese a pequeños destellos de lucidez en que pareció que habíamos tomado un camino diferente.

Arrastramos una enorme y pesada cadena que obstaculiza nuestro actuar en el presente y todavía no hemos podido, hasta hoy, romper un eslabón para cortar los efectos de tan terrible y perjudicial pasado que nos persigue como un abominable fantasma. Más bien le hemos venido dando continuidad a este horrible ayer.

En estas palabras no hay ningún atisbo de negatividad o pesimismo, sino una conciencia plena dada por un repaso de nuestra historia, la que, en definitiva no nos condena, pero nos limita y nos induce a repetir los mismos errores y comportamientos inmorales y delictivos, porque no hemos crecido lo suficiente como para superarla

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

Debemos tomar conciencia de nuestro ayer y apropiarnos de él, para poder estar suficientemente advertidos de las inmensas dificultades, casi insalvables, que esperan aún tomando el poder, dotándonos de una excelente Constitución y organizando un buen gobierno comprometido con el mejor y factible de los programas políticos.

No se trata solo de que hagamos una interiorización teórica, racional y muy consciente, sino también de percatarnos que ese pasado nefasto vive en nosotros como si fuera parte de nuestro ADN, como células madres que hibernan prestas a despertar.

Nuestro antes de espanto está en nuestra cultura en todos nosotros. ¿Acaso los gobernantes corruptos e inmorales, autoritarios y criminales son de otro planeta? No. Son parte de familias conocidas, estudiaron y fueron buenos compañeros de clase, parecían buenas personas, formaron parte o son parte de nuestra sociedad, se ganaron la confianza de amplios sectores de la población, fueron una esperanza, pero en el ejercicio del poder, sucumbieron y se convirtieron en lo peor. Es porque el pasado vive en nosotros.

Esos dos siglos abominables están en nuestra vida cotidiana. En los empleados públicos y privados que roban materiales de oficina para sus hijos escolares; en los bomberos que despachan menos para sustraer gasolina; en los jefes militares y policiales, gerentes y funcionarios coimeros; en mentirosos, calumniadores y estafadores; en los mordelones policías de tránsito; en los comerciantes que alteran las pesas; en los violadores y feminicidas; en la gente de negocios explotadora; en quienes contaminan el medio ambiente; en los vanidosos y envidiosos; en los deforestadores de bosques, etc.

Aún con un Estado de derecho muy fuerte y con una Contraloría de magníficos ojos y oídos que no deje pasar absolutamente nada –como la del período de Agustín Jarquín—, el pasado infiltrado en nosotros, convertido en nuestra cultura, nos asecha y tienta. El ayer conspira todos los días.

La buena voluntad de transformar un país debe ser acompañada por poderosas y eficientes acciones que cerquen y anulen ese perjudicial ADN del pasado que nos persigue y atormenta, para que, ¡por fin!, podamos construir el reino del respeto a las leyes y despeguemos hacia la eliminación de la pobreza en todos los niveles y alcancemos en medio siglo el desarrollo.


Archivado como:

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Guillermo Cortés Domínguez

Guillermo Cortés Domínguez

Periodista nicaragüense. Escribió prensa clandestina y fue redactor y editor del diario Barricada. Coautor de "Corresponsales de Guerra". Fundador y director de la revista Medios y Mensajes y la editorial Editarte. Ganó el Premio Latinoamericano de Periodismo José Martí, de la agencia de noticias Prensa Latina S.A. Además, es autor de "Huérfanas de Guerra" y "El oráculo de la emperatriz", entre otros libros.

PUBLICIDAD 3D