Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

"Obama, no basta una foto"

Rosa María Payá, disidente cubana, analiza en entrevista con Confidencial, cuánto cambió Cuba con la nuevas relaciones con E.E.U.U

Rosa María Payá, activista cubana en un debate en Praga, República Checa. Cortesía/People in Need

Dánae Vílchez

21 de marzo 2016

AA
Share

Praga. Rosa María Payá habla descarnadamente sobre la realidad social y política en Cuba. Con 27 años es una de las caras jóvenes más visibles de la disidencia cubana, parte del Movimiento Cristiano de Liberación, desde el fallecimiento de su padre, el activista Oswaldo Payá.

Desde la reanudación de relaciones diplomáticas entre el gobierno de Estados Unidos y el gobierno cubano, el 17 de diciembre de 2014, soplan vientos de cambio en la isla. Sin embargo, Payá es escéptica sobre el verdadero impacto que tenga el “engagement” (como llaman al retorno de las relaciones) en la vida de los ciudadanos en Cuba. “Entendemos que lo único que quieren no es hacer negocios , por tanto esperamos que además presionen en las direcciones democráticas como es coherente”, dijo a propósito de la llegada del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a la isla este domingo 20 de marzo, y las negociaciones de un acuerdo bilateral entre Cuba y la Unión Europea.


Rosa María se encuentra en Europa para promover su proyecto ‘Cuba decide’, una campaña ciudadana para fomentar un plebiscito en la isla.

¿Que impacto ha tenido el deshielo en la disidencia cubana?

Ha habido cambios, hay opiniones a favor y en contra no solo en la disidencia cubana si no entre todos los cubanos. La realidad es que el problema cubano no es un problema con Estados Unidos. El drama del pueblo cubano no es un conflicto con los Estados Unidos, que además ha sido parte del discurso histórico del régimen para poner el tema en el escenario, que es cómodo, que es el escenario internacional, y no el tema, que es donde nos debemos de centrar, que son las relaciones entre el régimen totalitario y la ciudadania cubana, ese es (el) verdadero conflicto que no se ha resuelto y por tanto aunque podamos hablar de un gran abanico de opiniones, entre la oposición y la sociedad civil cubana, con respecto a lo que está pasando, el tema fundamental es que los cubanos tienen que tener derechos y en eso estamos todos de acuerdo.

¿Para la gente común ha habido cambios? ¿Qué se vislumbra con la apertura económica? ¿Qué expectiva tienen los cubanos?

Yo hace dos semanas que regresé de la isla, todo lo que yo vi fue la misma pobreza y la misma necesidad de hace un año, de hace 2 años, de hace 5. Consecuencias reales para la mayoría de los cubanos, para el cubano promedio, en más de un año de “engagement” y en más de 25 años de negocios con Europa, no ha habido. Y hay que tener dos cosas en cuenta, la primera es que los cubanos no tienen personalidad jurídica, eso significa que aún cuando ahora hay un poco más de licencias para tener algunos negocios, son permisos como yo tengo permiso para vender maní en la esquina y yo tengo un permiso para vender pan con croqueta en la ventana de mi casa, pero no tengo derecho a tener una empresa privada. Yo no puedo, de pronto cuando el inversionista llegue a Cuba y me diga a mí, me gusta tu casa vamos a hacer un museo aquí, yo no puedo hacer eso. El único que puede hacer eso es el gobierno cubano porque es el único actor jurídico, entonces la gran inversión de capital, en realidad es una inyección de capital para el gobierno cubano. ¿Qué podrá tener alguna consecuencia en mejorar el salario de algunos cubanos, los que estén en relación con esos negocios o los que vivan del turismo? Sí, por supuesto que puede tener una influencia positiva, pero no estamos hablando del empoderamiento de la ciudadania cubana, porque eso no es consecuencia de las leyes norteamericanas, es consecuencia de las restricciones cubanas que continúan intactas.


¿Cuáles son las expectativas con la próxima visita de Obama?

El Presidente ya ha dado su agenda, va haber un encuentro con la oposición, va a haber un encuentro con la sociedad civil. A estas alturas, una foto no cambia nada, a estas alturas lo que puede ser efectivo es una palabra firme y concreta, la realización de un pleisbicito, yo esperaría que el Presidente de los Estados Unidos no solamente le hablara al gobierno cubano, si no al pueblo cubano, pero no en clave de discurso, si no en clave de acciones que es lo que hace falta para realmente transitar a la democracia. Yo estaría esperando que Obama además de extenderle una mano al pueblo cubano, pidiera que las manos de los cubanos estuvieran desatadas y en ese sentido yo espero que Obama apoye el derecho a decidir de los cubanos, precisamente para que puedan beneficiarse del ‘engagement’, para que pueda haber realmente un proceso de transición en la isla y por otro lado que apoye la detención de la represión, porque la impunidad del gobierno cubano ha sido grande. El gobierno cubano asesinó a mi padre (Oswaldo Payá) junto con Harold Cepero, que tenía 32 años en ese momento, sin que haya habido consecuencias legales por eso, aunque es evidente el asesinato. Naciones Unidas tiene una línea de comunicación al respecto y el gobierno cubano no ha tenido consecuencias por los crímenes que ha cometido y lamentablemente el de mi papá no ha sido el único ni el último, estamos esperando una palabra clara del Presidente en contra de la represión a la sociedad civil, a favor de una investigación independiente y a favor de la detención de la impunidad

La disidencia en Cuba: ¿dónde está la línea divisoria entre grupos políticos y grupos cívicos o activistas de derechos humanos?

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

El escenario en Cuba es pre-político, es un escenario en que hay un partido único donde nada más es reconocido, entonces dentro de la oposición hay algunos partidos políticos no reconocidos, hay movimientos políticos, movimientos cívicos, hay campañas ciudadanas como es el caso de Cuba Decide, que tiene muchas personas de la oposición trabajando en ella, pero también hay ciudadanos no organizados en ningún grupo pero que quieren decidir por que se trata de detonar el escenario en el cual podamos decir, hay un juego político andando, es decir hay partidos políticos que están compitiendo por el poder, eso no pasa en Cuba, el movimiento democrático cubano es un movimiento por la democracia, si puede decirse es un movimiento por llegar al escenario político, que no es la situación actual de nuestro país

¿Y cómo funciona ese movimiento de disidencia actual, teniendo en cuenta que al final tienen distintos discursos y trabajan desde distintas plataformas?

Como pasó en el resto del mundo, los cubanos tenemos diversidad de pensamiento pero coincidimos en que tiene que haber derechos para todos. Por eso en esta etapa el discurso, a pesar de que tiene distintos colores políticos, nos hemos unido en el sentido de que en Cuba tiene que haber elecciones libres y plurales. Los cubanos tienen que tener libertad de asociación, los cubanos tienen que tener libertad de expresión, los cubanos tienen que poder decidir su futuro. Hace menos de un año, en agosto del 2015, en Puerto Rico, hubo una gran asamblea de la oposición, participaron alrededor de 54 organizaciones, más de 150 miembros de la oposición cubana, dentro y fuera de Cuba. Uno de los puntos, precisamente, fue la convergencia a favor del pluralismo político apoyando la realización del pleisbicito. Por supuesto que hay muchas tendencias pero en lo fundamental hay unidad. Eso está en los principios no negociables que tienen que ver con los derechos para todos.

¿Hay alguna expectativa con la negociación entre Cuba y la Unión Europea ¿Qué se vislumbra en este tema?

Hay un gran hermetismo. No se conoce el texto que se supone se firmó con Cuba de todas maneras el texto ahora está en un proceso, va a pasar por varios filtros, desde el filtro legal hasta la aprobación del Consejo de Ministros, hasta finalmente un voto en el Parlamento. Pero hay un texto más o menos fijado que no conocemos. No parece que Europa estuviera presionando en función de acciones concretas a Cuba, no parece que Europa esté presionando en función del ejercicio de los derechos humanos en Cuba de manera concreta, no lo parece hasta ahora y es una pena. Europa está en la posición de hacerlo, Europa no necesita a Cuba, es el gobierno cubano que necesita de Europa y por tanto si hubiese un poco de sentido común y coherencia con los valores democráticos, estarían presionando en los puntos que son fundamentales en cualquier proceso de transición y que tienen que ver con parar la represión y con la participación pública.

¿Qué es 'Cuba Decide'? ¿Cómo surgió?

'Cuba Decide' surgió como una continuación lógica del “Proyecto Varela”. En Cuba hay un artículo de la Constitución que hace irrevocable el sistema económico, político y social. Además agregaron un artículo que dice que eso, es decir el artículo donde el sistema es irrevocable, no se puede cambiar nunca. Cerraron el futuro de todos los cubanos que están por nacer, no pueden cambiarlo nunca. Pero la Constitución no está por encima de la voluntad soberana del pueblo, ni tan siquiera invalida el “Proyecto Varela” por que el “Proyecto Varela” fue entregado antes y el “Proyecto Varela” es una iniciativa de ley basada en la Constitución, que dice que los ciudadanos pueden presentar propuestas legales para cambiar la ley y garantizar ciertos derechos.

Dada la situación actual y la Constitución, lo único que tiene sentido para cambiar el sistema que hay que cambiar, porque es un sistema de partido único comunista que no te permite prosperar con el fruto de tu trabajo, ni elegir tus representantes. En fin, para cambiar el sistema el referendum del “Proyecto Varela” que simplemente es apelar a la voluntad soberana en un plebiscito , y es precisamente la idea que da origen a 'Cuba Decide'.

“Cuba decide” es un plebiscito, que además está avalado por decenas de miles de firmas de ciudadanos que quieren esos cambios. Hace 57 años que los cubanos no deciden su destino, hace más de 60 años que los cubanos no tienen elecciones libres y plurales, es una cuestión de interés nacional, el plebiscito no está prohibido en la ley por tanto se puede convocar desde la ciudadanía para que los cubanos decidan si quieren ir a un sistema plural si quieren elecciones libres, es la base técnica de ese plebiscito.

La otra realidad es que un proceso de transición no empieza a menos que las personas puedan participar, a menos que esté abierto a la participación pública, a menos que no sea el mismo régimen el que toma las decisiones, si no va a ser una transición del poder al poder. Y por eso la invitación a los actores que se ha acercado a Cuba, como es Estados Unidos, la Union Europea, entendemos que lo único que quieren no es hacer negocios, por tanto esperamos que además presionen en las direcciones democráticas como es coherente, con sus principios. El discurso de “apoyamos los derechos humanos no es suficiente”, hay que apoyar acciones concretas, no partidistas.


Archivado como:

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Dánae Vílchez

Dánae Vílchez

PUBLICIDAD 3D