Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

Empresas y comerciantes se aferran a ventas de diciembre con optimismo

La venta de productos de consumo masivo se mantiene. Crisis logística global afectó menos de lo esperado a las empresas

Un pasillo en el mercado Iván Montenegro, de Managua, en enero de 2021. // Foto: Confidencial

Iván Olivares

16 de diciembre 2021

AA
Share

Durante los meses de julio y agosto, y los primeros días de septiembre, ‘Ernesto’, gerente de operaciones de una empresa que distribuye productos de consumo masivo, estaba angustiado porque sus bodegas estaban llenas con el sobreinventario que habían adquirido para sortear la crisis logística global, pero no estaban vendiendo mucho.

“Yo estaba bastante preocupado”, remarca ‘Ernesto’, porque si bien es cierto, es normal que esos meses sean bajos (es período de vacaciones intersemestrales, así que no hay alumnos que consuman en recreo, mientras que los padres están enfocados en los gastos que harán cuando sus hijos regresen a clases), “pensé que nos íbamos a quedar con ese producto”, relata.


Consciente de las dificultades para transportar carga por vía marítima de un lado a otro del planeta, desde el mes de marzo ‘Ernesto’ comenzó a programar el envío de la mercadería que esperaba recibir entre julio y agosto, para venderla en el último cuatrimestre del año, dando tiempo a que los fabricantes adquirieran las materias primas con sus propios proveedores.

Mientras pasaban los meses, y el costo de los fletes marítimos se iba por las nubes, al punto que transportar un contenedor de un continente a otro se hacía cada vez más caro, ‘Ernesto’ tuvo que comunicar una mala noticia a sus superiores: los proveedores les recetaron tres aumentos de precios en el año, por lo que se verían obligados a vender más caro.

“Los distribuidores están asumiendo el aumento de costos en la medida de lo posible, esperando que las cosas cambien un poco para no tocar los precios, que es un tema muy sensible para todas las categorías”, dijo a CONFIDENCIAL una ejecutiva que trabaja en ese sector.

Y en septiembre, el boom de las ventas

El ambiente preelectoral, las citadas vacaciones intersemestrales, y la migración en aumento, hacían suponer que habría algún tipo de freno en la actividad económica, en especial porque seis de sus clientes más fuertes de distintas zonas del país, le contaron que estaban limitando el tamaño de sus inventarios y de su flujo de caja, mientras dolarizaban su liquidez en córdobas, para guardar su dinero en cuentas bancarias dentro y fuera del país.

“Los que antes me compraban 200 cajas de un producto, decían que me iban a comprar solo 25 cajas, pero no porque fueran a adquirir la diferencia con la competencia, sino porque no tenían más dinero, o no necesitaban más producto, lo que advertía una contracción”, refiere ‘Ernesto’.

“Pensé en cancelar los pedidos a mis proveedores, pero ya no se podía. Me preocupé a mediados de septiembre, cuando vi que mis bodegas seguían llenas, pensando que nos quedaríamos con todo ese producto, pero me equivoqué”, relata con satisfacción.

Esos buenos resultados no solo se vieron en los ítems de consumo masivo. También se repitieron en otras categorías como motos y electrodomésticos, así como “en bebidas alcohólicas, donde las ventas fueron mejor que en 2017, lo que nos tenía sorprendidos”, dijo la ejecutiva citada antes.

“Comenzamos a tener buenas ventas desde finales de septiembre e inicios de octubre. Noviembre ha sido siempre nuestro mejor mes, porque es cuando nuestros clientes se surten para vender en diciembre. Esos dos meses, más los primeros diez días de diciembre han sido excelentes, pese a la pandemia, el aumento en el costo de los fletes, y el riesgo de desabastecimiento”, complementó ‘Ernesto’.

Gracias a la remesas

“En la región centroamericana, los más afectados por la crisis logística global fueron Panamá, El Salvador, y también Guatemala, pero de forma marginal”, explicó el académico en temas aduaneros, Joe Henry Thompson.

La afectación a Nicaragua fue mucho menor, porque “aquí la mercadería llega en septiembre”, que fue cuando comenzó a crecer la acumulación de barcos y contenedores en los puertos estadounidenses.

“Nosotros compramos la mayor parte en Panamá, de modo que nuestra mercadería pudo llegar por vía terrestre, mientras los que se abastecen en la costa oeste y suroeste de Estados Unidos, tuvieron limitaciones”, reiteró.

Con una economía que el presidente del Consejo Directivo del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes ve creciendo a razón de 6.0% a 8.0% en 2021, pero no genera empleos ni mejora los salarios al mismo ritmo, ‘Ernesto’ piensa que la explicación para esta bonanza que están viendo él y varios de sus colegas, hay que buscarla en otra parte.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

Sus candidatos principales son el ahorro interno (el de las familias y las empresas), y el ahorro externo, que llega al país en forma de remesas, así como un ambiente de seguridad que incentiva la actividad empresarial, y un cierto ambiente de resignación.

Olvidémonos de la política, y hagamos negocios

El administrador relató que “muchos de mis colegas dijeron: ‘ya sabemos quién va a ganar, así que concentrémonos en lo nuestro’, además que hubo mucha presencia uniformada para garantizar seguridad. Nuestros vendedores dicen que los policías, en vez de estar buscando cómo multarlos, parecían estar cuidándolos en vez de hostigarlos. De hecho, hace dos o tres meses que no me reportan asaltos a camiones repartidores, nuestros o de cualquier empresa distribuidora”, aseguró

En cuanto al tema del ahorro, expresó que algunos de sus clientes, (dueños de pulperías, distribuidoras, minisupermercados y similares), decidieron dinamizar su negocio, invirtiendo el dinero que habían logrado, mientras los consumidores -que se quedaron en casa, así que pudieron ahorrar- comenzaron a usar ese dinero para adquirir lo que necesitan.

“Ernesto” considera que la otra fuente que incrementó la capacidad de compra de la gente es el aumento de las remesas, que “la gente usa mayoritariamente para alimentarse”.

El Informe de Remesas de septiembre de 2021, elaborado por el BCN, muestra que en el tercer trimestre, se recibieron remesas por 527.1 millones de dólares, reflejando un incremento de 45 millones de dólares, lo que es 9.3% más que en el mismo período de 2020, que fue de 482.1 millones. El acumulado a septiembre ascendió a 1557.3 millones de dólares, mayor en 16.0% que los 1342.7 millones contabilizados a septiembre de 2020.

Esos 214.6 millones de dólares, representan un ingreso adicional de casi 7600 millones de córdobas o sea, casi 845 millones mensuales, que pueden explicar el crecimiento del comercio, de entre 8% y 9%, en palabras del presidente del BCN, Ovidio Reyes.

Estelí sufre merma por la migración

Si la migración no parece ser un factor negativo -y hasta podría explicar parcialmente el aumento de las remesas- para las empresas que distribuyen productos de consumo masivo y otras categorías, no es igual para el comercio esteliano.

En esta ciudad norteña, la actividad tabacalera -que representa casi 100 000 empleos- vive desde hace meses una crisis de mano de obra, porque muchos de sus trabajadores han emigrado, la mayoría hacia Estados Unidos, buscando el sueño americano, relató en septiembre a CONFIDENCIAL, el presidente de la Cámara Nicaragüense de Tabacaleros, (CNT), Claudio Sgroi.

Nelson García es el copropietario y dependiente de una tienda de tecnología en Estelí, y explica que “aunque se supone que estamos en temporada alta, no se siente como temporada alta: dos días a la semana se disparan las ventas, y a los dos días se vuelven a caer”, relató.

Su explicación es que “el año no ha sido de altos ingresos para las personas, como para decir que pudieron ahorrar, y ahora se van a gastar ese dinero. El aguinaldo está comprometido desde meses atrás, por ejemplo, para pagar las medicinas que tuvieron que comprar” para mantener con vida a sus familiares (o ellos mismos) que se enfermaron de covid - 19, explicó.

De paso, observa que todo está más caro: el combustible, los alimentos, el dólar, “de tal manera que un salario mínimo de 10 000 córdobas no rinde para cubrir las necesidades básicas”.

García reconoció que vende celulares con precios por debajo de 200 dólares, “cuando antes la gente buscaba celulares de 350 dólares para arriba. Creo que hay demasiadas personas migrando, la mayoría de forma ilegal, y eso quizás sea una ventaja el próximo año, pero no ahorita, porque tienen poco tiempo de haberse ido”, calculó.

Finalmente, Jefferson Córdoba, que vende ropa en una tienda familiar, también en Estelí, refirió que los sábados de la temporada alta son buenos días de venta, en especial por aquellos que reciben pago semanal, pero “la mayoría prioriza la compra de alimentos básicos, en vez de ropa. Todavía no están buscando los estrenos de Navidad, quizás porque sus aguinaldos son muy pequeños”.

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Iván Olivares

Iván Olivares

Periodista nicaragüense, exiliado en Costa Rica. Durante más de veinte años se ha desempeñado en CONFIDENCIAL como periodista de Economía. Antes trabajó en el semanario La Crónica, el diario La Prensa y El Nuevo Diario. Además, ha publicado en el Diario de Hoy, de El Salvador. Ha ganado en dos ocasiones el Premio a la Excelencia en Periodismo Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, en Nicaragua.

PUBLICIDAD 3D