Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

El reclamo por los niños de Ucrania robados por Rusia

Al menos 19 492 menores ucranianos han sido deportados a territorio ruso desde el 24 de febrero de 2022. Su familia y su país los buscan

niños Ucrania

Miles de niños ucranianos han sido secuestrados por Rusia durante la guerra. Foto: EFE | Confidencial

Yader Luna

/ Enviado Especial

4 de julio 2023

AA
Share

Desde Kiev, Ucrania. Sashka, de 12 años, fue capturado junto a su madre, Snizhana, por el Ejército de Rusia en Mariúpol en marzo de 2022. En el llamado “campo de filtración”, donde los soldados rusos los interrogan antes de salir de sus poblados para saber si les permiten o no viajar a zonas aún bajo control ucraniano, fueron separados sin darles la oportunidad de despedirse.

Este niño fue enviado a un hospital con una herida en el ojo y luego prometieron colocarlo en un orfanato, a la espera de que pudiera ser adoptado por una familia rusa. 


Sin embargo, un mes después pudo hablar con su abuela Ludmila y gracias al trabajo coordinado “de un gran equipo de estructuras y organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, pudo ser devuelto al territorio controlado por Ucrania. El destino de la madre de Sashka aún se desconoce”. Así lo narra el proyecto “Children of war” (Niños de la guerra), un portal del Gobierno ucraniano, creado como una herramienta para encontrar niños, rescatarlos y liberarlos de lugares de reubicación forzosa o deportación.

Desde el inicio de la guerra, el 24 de febrero de 2022, hasta el 1 de julio de 2023, Rusia ha deportado a la fuerza o secuestrado al menos a 19 492 niños, afirman las autoridades ucranianas.  

Aunque desde Moscú insisten en que los han acogido en familias hasta encontrar a sus parientes, el Gobierno de Kiev sigue denunciando que se trata de una campaña para deportar a la fuerza a miles de menores para robarles toda su identidad. “Se trata de una política de genocidio contra el pueblo ucraniano, que empieza con los niños”, afirma Daria Gerashymchuk, asesora del presidente de Ucrania para los derechos de la infancia y la rehabilitación infantil. 

La funcionaria detalla que este crimen contra la infancia empezó desde 2014, cuando los rusos ocuparon Crimea. “En ese entonces lanzaron un proyecto que se llamó ‘El tren de la Esperanza’, que consistía en que los ciudadanos rusos podían viajar hasta esa zona para, de forma ilegal, adoptar niños”, recuerda. 

Aunque según datos de fuentes abiertas de Rusia, la cantidad de niños deportados es de 744 000 niños, Daria advierte que no dan credibilidad a esas cifras. “En los territorios que ellos controlan físicamente no había tantos niños que ellos pudieran evacuar o deportar, además ellos siempre tienen una tendencia de aumentar todo lo que están haciendo para propaganda y por lo tanto pensamos que ese número no es real”, insiste. 

El contador de la tragedia

Daria, que además es coordinadora del portal “Children of war”, explica que todos los días a las ocho de la mañana ella supervisa la actualización de “ese horrible contador de la guerra” que tienen en el sitio. A la fecha registran, además de las deportaciones, 494 niños asesinados, 1036 heridos y 630 desaparecidos. 

Sin embargo, advierten que es imposible establecer el número exacto de niños heridos “debido a las hostilidades activas y la ocupación temporal de parte del territorio de Ucrania”. Pero calculan que al menos el 3% de esos heridos ha sufrido amputaciones de extremidades superiores o inferiores. 

No todo es tragedia en el portal. También reportan 14 427 niños encontrados y 380 de los niños deportados devueltos a sus hogares, como el caso de Sashka que se pudo reunir con su abuela. 

niños Ucrania funcionaria
Daria Gerashymchuk, asesora del presidente de Ucrania para los derechos de la infancia y la rehabilitación infantil conversa con tres periodistas de Nicaragua, Colombia y Chile. Foto: Foto: Oleksandr Popenko, del Laboratorio de Periodismo de Interés Público (PIJL) de Ucrania | Cortesía

Muchas formas de desaparecer

Los rusos tienen al menos cinco formas de secuestrar a los niños. La primera es cuando asesinan a los padres y se los llevan. Algunos han sido deportados con el pretexto de una evacuación, mientras otros son separados de sus familias en los campos de filtración. 

También han retirado muchos niños de orfanatos o internados. En otros casos, las mismas familias ucranianas han sido obligadas a enviar a sus hijos a supuestos campamentos en territorios ocupados para refugiarse de la guerra. Pero entonces se corta toda comunicación, desaparecen y no vuelven a saber de ellos.

Así le ocurrió, entre septiembre y octubre de 2022, a Vitaly, Zhenya, Taya y Dayana, que fueron sacados de Jersón bajo el pretexto de resguardarlos en centros de rehabilitación. En un video explican que en el campamento los rusos se burlaban de los niños.  

A los que expresaban una posición a favor de Ucrania les encerraron en un sótano o en una celda de aislamiento. “A los niños se les prohibió hablar ucraniano, en cambio se les obligó a escuchar el himno nacional ruso, aprender canciones patrióticas rusas y a trabajar”, mencionan. 

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

“Durante al menos seis meses les mintieron sobre el hecho de que sus padres los habían abandonado y en general les decían que Ucrania ya no los necesitaba”, indica el video. 

Un crimen de guerra

La deportación y naturalización forzada de niños ucranianos por parte de Rusia ha sido calificada como un crimen de guerra por investigadores de Naciones Unidas. 

También fueron la causa para que la Corte Penal Internacional dictara órdenes de detención contra el presidente Vladímir Putin y Maria Lvova-Belova, Comisionada para los Derechos del Niño de Rusia.

El Parlamento de Rusia aprobó reformas legales en mayo de 2022 para permitir que las autoridades de ese país otorguen de forma inmediata la nacionalidad a niños ucranianos, facilitando su tutela y adopción, aunque muchos tienen a sus padres y familiares en Ucrania. 

Cientos han sido adoptados a pesar que las normas internacionales lo prohíben mientras se desarrollan los conflictos armados. Un informe del Laboratorio de Investigación Humanitaria de Yale, describe un sistema de 43 instalaciones de detención para niños que se extienden desde la costa del Mar Negro hasta Siberia.

La niñez de Ucrania deportada a Rusia es obligada a olvidar sus orígenes. Foto: EFE | Confidencial

Al respecto Daria, como asesora del presidente ucraniano Volodímir Zelenski, denuncia que el traslado forzado de los niños desde un grupo étnico a otro, es parte de los crímenes de guerra que son considerados un genocidio.

“Los quieren destruir físicamente, matándolos, hiriéndolos e incluso cometiendo violaciones sexuales. Tenemos múltiples casos documentados de violencia sexual, el niño más pequeño que sufrió esto tiene solamente cuatro años”, lamenta. 

Una carrera contra el tiempo

Naciones Unidas estimaba en 2022 que tres millones de niños dentro del país y más de dos millones de refugiados en otros países necesitaban asistencia vital, mucha de ella por los traumas causados por la guerra. 

Varias organizaciones humanitarias en Ucrania se esfuerzan por ayudar. Una de ellas es “Voice of Children” (Voces de los niños), una oenegé que brinda asistencia psicológica y psicosocial a los menores afectados por la guerra. 

Azad Safarov, uno de sus fundadores, detalla que al menos 78 especialistas brindan atenciones diarias en 15 espacios por toda Ucrania. Solo el año pasado atendieron a más de 7500 niños. 

Sobre la capacidad de recuperar a niños secuestrados por Rusia, admite que la respuesta es “muy lenta” porque es un proceso costoso y difícil. 

“Nosotros no podemos ir personalmente como organización a recuperar niños, pero intentamos ayudar a los niños que regresan a Ucrania, brindándole atención psicológica porque tenemos casos que vuelven con un estado de ánimo muy triste, no tienen ganas de comer, tienen pesadillas en las noches”, explica.

niños Ucrania organización
Azad Safarov y Olena Rozvadovsk, fundadores de la organización "Voice of Children". Foto: Foto: Oleksandr Popenko, del Laboratorio de Periodismo de Interés Público (PIJL) de Ucrania | Cortesía

Olena Rozvadovska, la otra fundadora de “Voice of Children”, dice que actualmente todos los niños de Ucrania “son niños de la guerra”. Por eso publicaron un libro con cien citas y dibujos de ellos para evidenciar cuáles son sus problemas y sus necesidades. 

“Miles han sido separados de su ambiente familiar, miles esperan a sus padres que están combatiendo, muchos viven atemorizados por los bombardeos, en refugios, o en territorios ocupados por Rusia”, apunta. Pero lo más triste, afirma, es que muchos de los niños piensan que jamás podrán volver a sus hogares.

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Yader Luna

Yader Luna

Periodista nicaragüense, con dos décadas de trayectoria en medios escritos y digitales. Fue editor de las publicaciones Metro, La Brújula y Revista Niú. Ganador del Grand Prize Lorenzo Natali en Derechos Humanos.

PUBLICIDAD 3D