Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

AMLO y su “Cuarta Trasformación”

“La Cuarta Transformación” está dedicada a eliminar la corrupción en el Estado y a promover la inversión en programas sociales

presidente de México, Andrés Manuel López Obrador

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, durante su conferencia matutina en Palacio Nacional en Ciudad de México. Foto: EFE / Sáshenka Gutiérrez

Onofre Guevara López

21 de mayo 2024

AA
Share

A los diecisiete años posteriores al triunfo de la revolución agrarista de México (1910-1917), el general Lázaro Cárdenas inició su período presidencial (1934-1940), realizando la más importante y última obra revolucionaria en 1938: la nacionalización del petróleo. También culminó el reparto agrario.

En el período siguiente (de Manuel Ávila Camacho, 1940-1946), se paralizó el proceso de reformas, y arrancó el continuismo corrupto del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que no fue muy institucional ni tan revolucionario durante los 54 años posteriores que controló el poder, entre 1946 y 2000.


Con los presidentes posteriores a Camacho: Miguel Alemán, Adolfo Ruiz Cortines, Adolfo López Mateos, Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echevarría, José López Portillo, Miguel de la Madrid, Carlos Salinas de Gortari y José Zedillo, floreció la corrupción del PRI. Bajo Díaz Ordaz, ocurrió la masacre de estudiantes en Tlatelolco (1968), y bajo Salinas de Gortari ocurrieron dos hechos políticos en 1994: el surgimiento de la guerrilla campesina en Chiapas, y el asesinato de Luis Donaldo Colosio, candidato presidencial del PRI.

Con Zedillo terminó el continuismo priista y ascendió al Gobierno el Partido Nacional (PAN) de ultraderechas con Vicente Fox (2000-2006), exempleado de la Coca-Cola, quien se distinguió por ser objeto de muchos memes en las redes sociales. Leyendo el discurso que le escribió Gonzalo Celorio para el II Congreso Internacional de la Lengua Española, Valladolid, España, Fox cambió el nombre de Jorge Luis Borges, por “José” Luis Borges, y no rectificó, siguió como si nada… “porque seguramente se enfrentaba por primera vez en su vida con ese nombre para él desconocido”, comentó Celorio. (Mentideros de la Memoria, 2022).

El segundo presidente del PAN, Felipe Calderón (2006-2012), carga con la responsabilidad de haber inaugurado un estado de inseguridad con el crecimiento del narcotráfico. Y no fue por casualidad, pues el fiscal general de la república, un tal Genaro García Luna, era el jefe del tráfico de la droga hacia los Estados Unidos, en donde ahora está cumpliendo una larga condena de prisión. Calderón vendió una empresa estatal a precio de “guate mojado” a una empresa española, de la cual Calderón ahora es su empleado en España.

El PRI recuperó el Gobierno con Enrique Peña Nieto (2012-2018), un político nada importante, con una imagen fabricada por la maquinaria mediática de la derecha encabezada por Televisa. Su casamiento con una actriz de televisión, reveló su dependencia de Televisa, y la corrupción siguió su curso.

II

En esas condiciones políticas, del México que tiene la desgracia de estar… “Tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados” —como lo reconoció el dictador Porfirio Díaz—, Andrés Manuel López Obrador llegó a la presidencia en 2018, después de haber sido víctima del robo de las elecciones de 2006 y 2012. AMLO, las iniciales con las que más es identificado, es también escritor; ha publicado más de 18 libros, entre ellos: No decir adiós a la esperanza; Economía moral; Gran tentación; y Entre lo histórico y la esperanza.

Su sexenio de Gobierno, que está por cumplirse, AMLO lo llama de “La Cuarta Transformación”, dedicada a eliminar la corrupción en el Estado e invertir en programas sociales. Hasta ahora la lucha anticorrupción ha sido exitosa, y no de menor importancia, tomando en cuenta los estándares de corrupción que ha existido en el Estado mexicano. AMLO ha merecido el reconocimiento del pueblo mexicano en alto porcentaje hasta el final de su mandato.

La popularidad de AMLO se manifiesta en las calles, a la cuales concurre al salir del Palacio de Gobierno para saludar a la gente, y en las concentraciones en el Zócalo —no desde tribunas— sin el aparataje de seguridad propio de la mayoría de los gobernantes neoliberales con 8000 agentes de seguridad que, por supuesto, ya no existen.

La “Cuarta Transformación”, se la imagina como una cuarta etapa más importante del proceso histórico mexicano. La primera transformación fue la Independencia del coloniaje español; la segunda, fueron las reformas de mediados del Siglo XIX de Benito Juárez García, entre ellas la separación de la iglesia del Estado, y la tercera transformación fue la revolución mexicana que se inició en 1910 que culminó en 1917 con la Constitución Política que aún tiene vigencia.

III

Como no hay acción sin reacción, las derechas mexicanas enriquecidas con el poder, odia a AMLO y lo combate posiblemente con más del 90% de todos los medios de comunicación. Esta maquinaria mediática, funciona como el brazo político ideológico de las derechas, ante la decadencia de sus partidos PRI y  PAN. Este ataque cotidiano de los que AMLO llama “los medios de la desinformación”. El pueblo les dice “chayoteros”, a los que aquí llamamos “venaderos”.

Son empresas periodísticas sobre las cuales AMLO ha mostrado pruebas de que fueron financiadas por los Gobiernos neoliberales con dinero público, bajo el rubro de la publicidad. Solo la familia Ascárraga dueña de Televisa y cien revistas, entre otros medios, y la rama familiar Ascárraga-Madero, tiene cien emisoras de radio que, de modo cotidiano y unánime, transmiten ataques contra AMLO, quien nunca ha censurado a ningún medio de comunicación, menos clausurado. En vez de eso, les prueba a estas empresas que solo entre 2013 y 2018 recibieron del Gobierno de García Nieto, en concepto de publicidad estatal, dos mil millones de dólares.

AMLO tiene una personalidad de la cual no estamos acostumbrados a ver en políticos y gobernantes. No es orador de palabras con mucha sonoridad y poco contenido, tan propio de los demagogos. Al contrario, habla tan pausado, que hasta desespera (así le pasa al suscrito). No obstante, AMLO no habla por hablar. Cada palabra, cada frase que dice contiene verdades que han de caer como plomo en el ánimo de sus adversarios, quienes, como no pueden responder con verdades, como hace AMLO, tratan de echar sombras sobre las razones por las cuales el presidente mexicano los denuncia con la defensa de “la democracia”.

Un hecho de este estilo ocurrió recientemente. El propietario de TV Azteca, parte de la maquinaria mediática antiAMLO, propiedad de Ricardo Salinas Pliego, un multimillonario, destacado por la revista Forbes, financió un evento internacional sobre la “democracia”, con periodistas extranjeros, entre ellos una española de extrema derecha, quien, omitiendo que estaba en un país que no era el suyo, abordó la política mexicana con ataques directos contra la persona de su presidente.

En cualquier otro país, su expulsión hubiese sido normal. Sin embargo, AMLO no reaccionó con esa medida, sino que hizo público en una de sus entrevistas diarias Las mañaneras el motivo de la campaña del empresario mediático Salinas Pliego: ¡no quería pagar la deuda por impuestos de 1400 millones de pesos! Como todos los capitalistas, Salinas Pliego estaba acostumbrado a no pagar impuestos en los Gobiernos anteriores.

Con Las mañaneras —entrevistas diarias de tres horas—, únicas en el mundo, AMLO se ha revelado como gran comunicador y de práctica transparentes ante la población. Se adelanta en informar a los medios de comunicación. De este modo, les quita la oportunidad de especular con los hechos y así quedan obligados al ataque frontal contra el Gobierno, sin poder esconder sus verdaderos objetivos políticos.

IV

Los Gobiernos progresistas o de izquierdas latinoamericanas pueden llegar al Gobierno de sus países, pero no dominan el poder, el que cual sigue en manos de las clases tradicionales dueñas del capital, de las estructuras materiales y culturales, con las cuales aún dominan la conciencia de amplios sectores de la población.

Eso le pasa a Manuel López Obrador en México, quien ha tenido el Gobierno durante seis años, pero estuvo lejos de tener el poder. Él es consciente de ello, y no lo esconde. El colmo es que también recibe ataques desde las estructuras gubernamentales, como es el caso del Instituto Nacional de Elecciones (INE) que, aparte de que ya le birlaron dos elecciones, lo fiscaliza y le aplica prohibiciones a sus discursos, con el pretexto de la campaña electoral: ¡le prohibió al presidente utilizar la frase “oligarquía corrupta” en sus discursos!

Después de este ridículo del INE, y seguro AMLO de que esos burócratas se sienten aludidos por sus críticas, su reacción fue reírse, y entre risas, se preguntó: “¿tal vez les gustaría que utilizara mafia corrupta o conservadores corruptos”? Pero los medios mexicanos de las derechas… ¡acusan como “enemigo” del INE a López Obrador “porque no lo puede controlar”!

Otras charradas mexicanas…

Al margen de estas cuartillas

*Un profesor mexicano, expresó que la candidata Xóchilt Gálvez es la chavala de la película electoral del 2 de junio, porque representa “la transición hacia la democracia”…

*Y piensa, que Claudia Sheinbaum es la bandida de la película electoral, porque representa el continuismo de AMLO…

*Todo al revés: la ingeniera en computación y empresaria Gálvez significa vuelta “a la democracia” en ancas de los partidos que en más de 200 años sembraron explotación, corrupción y pobreza…

*Y la ingeniera y profesora universitaria, Claudia Sheinbaum, fundadora de Morena igual que AMLO, significa la “peligrosa” continuidad… ¡de solo seis años contra la corrupción, la explotación y la pobreza!

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Onofre Guevara López

Onofre Guevara López

Fue líder sindical y periodista de oficio. Exmiembro del Partido Socialista Nicaragüense, y exdiputado ante la Asamblea Nacional. Escribió en los diarios Barricada y El Nuevo Diario. Autor de la columna de crítica satírica “Don Procopio y Doña Procopia”.

PUBLICIDAD 3D