PUBLICIDAD 1M

Amar en el infierno

Los narcos le revelan a Anabel Hernández sus secretos con la convicción que no adulterará sus confesiones

Anabel Hernández es autora de Las señoras del narco Amar en el Infierno

La periodista de investigación y escritora mexicana Anabel Hernández con ejemplares de su libro: "Las señoras del narco Amar en el infierno" // Foto: EFE | Mario Guzmán

26 de noviembre 2023

AA
Share

Cada vez que Anabel Hernández anuncia la publicación de un nuevo libro sobre la narcoactividad en México, provoca reacciones encontradas entre las autoridades políticas, judiciales y militares; gobernadores, alcaldes, grupos económicos y políticos. Las expectativas que genera son de preocupación. Sus investigaciones suscitan igual interés en el resto de la población mexicana. Permanecen ansiosos por saber quiénes serán las personas que Hernández pondrá esta vez en la picota pública. Una tarea emprendida desde hace tres décadas. La aparición de Las señoras de los narcos Amar en el infierno, (México, Grijalbo, 2023), tiene las mismas resonancias que sus otros libros.

Los narcos le revelan sus secretos con la convicción que no adulterará sus confesiones. Edgard Valdéz, “La Barbie”, lugarteniente en las filas de Arturo Beltrán Leiva, puso en sus manos una carta incriminando a Genaro García Luna, otrora poderoso Secretario de Seguridad Pública (SSP), en el Gobierno de Felipe Calderón. Cumplió. El documento fue publicado en el diario Reforma. Idéntica solicitud recibió de Vicente Zambada Niebla. Sus revelaciones están contenidas en el libro El traidor El diario secreto del hijo del Mayo (2019). Convenció a Emma Coronel para que expusiera las andanzas con su esposo, el “Chapo” Guzmán. Esto dio origen a Emma y las otras señoras del narco, (Grijalbo, 2021).


Invitó a quienes formaban parte del núcleo familiar de las cúpulas de los cárteles de la droga a romper el pacto de impunidad que mantienen. Con estos antecedentes no era extraño que “Celeste” atendiera el llamado de Anabel. Ofrece una relación detallada de los vínculos afectivos de Arturo Beltrán Leiva con decenas de mujeres del espectáculo. “Celeste” uno de los seudónimos utilizados por la exmujer del rey “Barbas” abrió las compuertas. Volcó una marejada de información. Relató de manera minuciosa los nexos que mantuvo con personajes del mundo político, militar y judicial, especialmente con García Luna; rompió con Beltrán Leiva para pasarse a las filas del cártel de Sinaloa.

Con el tiempo se volvió indispensable en el entramado del rey Arturo, la cercanía le permitió acceder a información sensible sobre su actividad criminal. Al principio le brindó servicios sexuales en un spa de Acapulco. Después convinieron les consiguiera casas de seguridad. “Celeste” tenía capacidad para desdoblarse. En el spa su seudónimo era “Rosita” y “Celeste” hacia afuera. Testigo protegida en Estados Unidos adoptó el nombre de “Clara”. Una mutación magistral. Al preguntársele por qué prefería revelar los entresijos del cártel a una periodista ofreció una respuesta convincente: “Si quisiera una novela hubiera preferido a Arturo Pérez-Reverte”, célebre guionista de La reina del sur.

¿No deseaba falsear la historia? ¿Estaba Anabel Hernández en capacidad de impedirlo? En cada uno de sus libros se juega vida y prestigio. En el universo del crimen organizado goza del mismo prestigio que tenía Javier Arturo Valdez Cárdenas. Estudiosos del crimen organizado llegaban a México en busca de Valdez Cárdenas del semanario Riodoce, para obtener información de primera mano sobre las actividades de los narcos. Murió acribillado a balazos en una calle de esa ciudad. El otro, Jesús Esquivel, indaga los entramados del poder y sus vínculos con las drogas. En sus libros ponen a prueba su experiencia y capacidad investigativa. Los resultados nunca dejarán de ser polémicos.

En las descripciones que hace del capo de capos llegamos a la conclusión que se trataba de un ser violento (“Clara” mantiene una imagen positiva); excéntrico, con relojes de quinientos mil dólares ceñidos en su muñeca, paranoico, desprendido y sentimental. Se empapaba con lociones carísimas. Como sus pares amaba los corridos. “El Botas blancas” fue compuesto expresamente por Sergio Vega en honor del rey Arturo. Fiestero y formal (andaba vestido de saco y corbata a la usanza de los burócratas mexicanos). Promiscuo y enamoradizo, muy dado a la santería y poco inclinado a las balaceras. Beltrán Leiva estaba convencido que echarse tiros arruinaba el negocio de las drogas.

II

Por la cama del “Barbas” desfilaron decenas de mujeres de la farándula. Se creía el “Macho alfa”. Con tal de acostarse con ellas jamás regateó pagarles sumas exorbitantes. El trabajo de “Celeste” consistía en persuadirlas para encamarse con Arturo. Las revistas TVNotas y TVyNovelas eran el escaparate donde los delincuentes posaban sus ojos como si se tratase de un salón de belleza con la intención de poseerlas. En la tarea de reclutamiento “Celeste” contó con el apoyo indispensable de Violeta Vizcarra. La socialité —acredita su compinche— mantuvo relaciones íntimas con el “Barbas”. Se convirtió en pieza clave para enganchar a las mujeres del espectáculo. Labor muy bien remunerada.

La propensión de Arturo Beltrán Leiva por artistas, modelos, cantantes y conductoras de programas televisivos era enfermiza. Deseaba a todas. Como se trataba de pesos y centavos eso era lo de menos. Tenía plata hasta para tirar por las alcantarillas. “Celeste” relata que las drogas le producían ganancias mensuales de 400 millones de dólares. Era mano larga. Quienes departieron su regazo recibieron sumas millonarias. En el listado dado a conocer por quien también fuese mujer y madre de una de las hijas del “Barbas”, destacan Ninel Conde, Mariana Ríos, Dorismar, Betty Monroe, Karla Luna y Karla Panini, Galilea Montijo, Patricia Navidad, Lina Chopin y Violeta Vizcarra.

Como dejó sentado en Emma y las otras señoras del narco, Galileo Montijo volvió a protestar por esta nueva inclusión. “Celeste” afirma que las alusiones de Hernández no son antojadizas. La conductora televisiva había sido mujer del “Barbas” según este le confesó. La periodista no las incluye por simple prurito. Está convencida que se trata de piezas fundamentales en “la preservación del mundo criminal patriarcal en el que habitan en jaulas con barrotes de oro… frágiles como el cristal”. El desmentido de Sergio Mayer, conductor de Televisa, no pasa de ser un mal chiste. Adujo que Anabel tenía una fijación con él porque le gustaba. Manera pobre y desacreditada de asumir su defensa.

Hernández formula señalamientos contra de miembros del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). “El imperio criminal de los Chapitos ha tenidos su etapa de mayor florecimiento y poder durante el sexenio de Andrés Manuel López Obrador”, motivadas por sus conexiones con autoridades del partido político creado por AMLO. Con nombres y apellidos señala entre otros a Rocha Moya y Omar García Harfuch, expolicía aspirante para ocupar el Gobierno de la Ciudad de México por Morena. Ganó la encuesta, por paridad de género fue designada en su lugar la morenista de cepa: Clara Brugada. Las acusaciones ponen en tela de juicio la calidad ética y moral de los implicados.

Otra vez salió mencionada Lucero Sánchez López. Su candidatura para diputada local de Sinaloa en 2013 fue impulsada por el “Chapo” Guzmán, su pareja sentimental. Los Chapitos en 2021 apoyaron para alcalde de Baradiguato la candidatura de José López Elenes, miembro de Morena y cercano a Héctor Melesio Cuén Ojeda, líder del Partido Sinaloense, instaló a Sánchez López como “chapodiputada”. Destituida por sus lazos con el narcotraficante no completó su periodo. Anabel no acepta como válidas las razones expuestas por AMLO por haber puesto en libertad, a raíz del “Culiacanazo” a Ovidio Guzmán, “El Ratón”. Todas las versiones oficiales para ella son falsas.

¿Será que miembros de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena) forman parte de sus fuentes informativas? En diferentes ocasiones menciona y cita informes de la Sedena. ¿Dónde, cómo y quiénes se los facilitan? Miembros de esta institución ¿estarán interesados en mal disponer al presidente de México como a sus más altos mandos? Anabel Hernández fijó una vez más la mirada de los mexicanos sobre acontecimientos que mantienen en vilo a esa sociedad. Sintió alivio al escuchar el veredicto condenatorio de la Corte de Distrito Este de Nueva York en febrero de 2023 contra García Luna. Después de 14 años de batallar ganó la partida. Su lucha no había sido en vano.  

III

El libro de Anabel Hernández es un compendio informativo, polémico y crítico sobre la conducta asumida por quienes estaban llamados a evitar que los tentáculos de los cárteles penetrarán las esferas del Estado. Su desarrollo y expansión por todo el territorio mexicano vuelve complejo su enfrentamiento. La derrama de dólares se ha convertido en elemento disuasivo. Muchos creen que se trata de seguir volando balas. La polarización que vive el país dificulta el diseño de una estrategia que satisfaga a todos. La narcoactividad echó raíces. Va resultar sumamente difícil extirparla. La reconciliación de la familia mexicana pareciera estar a años luz. ¿Qué alternativas podrían ensayar?   

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Guillermo Rothschuh Villanueva

Comunicólogo y escritor nicaragüense. Fue decano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Centroamericana (UCA) de abril de 1991 a diciembre de 2006. Autor de crónicas y ensayos. Ha escrito y publicado más de cuarenta libros.

PUBLICIDAD 3D


Air Century suspendió todos sus vuelos chárter de Cuba a Nicaragua

EE. UU. amplía restricciones de visado para operadores de empresas que transporten migrantes a Nicaragua


Profesores despedidos de la UPOLI reclaman: “No hay orden de pagarnos liquidación”


Traspaso de permisos ambientales a la PGR busca centralizar poder e incrementar de recaudaciones