Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

Monseñor Silvio Báez: Aunque a veces parece que los malvados se han salido con la suya, al final siempre triunfa el bien

Monseñor Rolando Álvarez llama a los nicaragüenses a no perder la esperanza en medio de la angustia y a "no ser indiferentes"

Obispos Rolando Álvarez y Silvio Báez lamentaron situación de familias nicaragüenses

Iván Olivares

14 de noviembre 2021

AA
Share

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Silvio Báez, dijo en su homilía pronunciada en la iglesia de Santa Ágatha, en Florida, que “todo tiene un final. Aunque a veces parece que los malvados se han salido con la suya, y la injusticia ha triunfado, derrotando al bien y la verdad".

"No debemos desesperar ni sentirnos abrumados nunca. La última palabra siempre la tiene Dios, y al final, triunfará el bien, la verdad y la justicia”, expresó


“Todo tiene un final. Incluso lo que parece más estable, terminará”, sentenció.

Báez insistió en su homilía que "delante de los poderes mundanos que intentan atemorizarnos y hacernos sentir impotentes, hay que superar dos actitudes que son contrarias a la fe: la resignación y el victimismo".

"Nos resignamos cuando creemos que no hay nada qué hacer, nos cruzamos de brazos y nos contentamos con sobrevivir. Caemos en el victimismo cuando en el momento trágico nos dedicamos a lamentarnos o a buscar culpables entre nosotros, quedando encerrados en un círculo vicioso de miedo y de impotencia”, expresó.

Llama a no perder la esperanza

Por su parte, monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, invitó a no acostumbrarse a las cosas tal como están, para no llegar a la indiferencia.

Álvarez hizo un llamado a favor de las personas más pobres del país -los de siempre-,así como aquellos ‘nuevos pobres’ que cayeron en el desempleo o el subempleo, en referrencia a quienes se han visto afectados desde la crisis que sufre el país desde 2018.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

Citando a los tres últimos papas de la Iglesia católica, el obispo matagalpino se preguntó cuántas personas en Nicaragua se sienten consternadas, y hasta angustiadas, para citar al fallecido Juan Pablo II, diciendo “perturba constatar conductas individuales de grupos que muestran una desconcertante ausencia de valores. Nuestro pensamiento va naturalmente a ciertos sucesos, algunos recientes, que, a quien los observa con atención, le producen un escalofriante sentido de vacío”.

Álvarez complementó esa reflexión con las palabras del papa Benedicto XVI, quien afirmó que “tampoco en nuestros tiempos faltan calamidades naturales y lamentablemente, ni siquiera violentas”, para pasar a las palabras del papa Francisco cuando recordaba “a las personas solas, marginadas y discriminadas”.

El obispo aprovechó el momento de su prédica para recordar “a los desempleados, a los migrantes, a los hermanos nicaragüenses que viven en extrema pobreza, en sufrimiento e indigencia, en las condiciones a veces inhumanas que se ven obligados a vivir. A los que viven en el subempleo, y a tantos que fueron lanzados al empleo informal, sin ningún tipo de prestaciones sociales”.

Su pensamiento también estuvo “con la mujer anónima que representa al universo femenino, que no tiene voz y sufre violencia”.

Álvarez rechazó la tesis de que “los pobres no solo son responsables de su condición, sino que constituyen una carga intolerable para un sistema económico que pone en el centro de los intereses algunas categorías privilegiadas”, y aseguró que “el empobrecimiento es producto de la corrupción, las desigualdades, y la distribución inequitativa”.

Ante esa realidad, citó nuevamente las palabras del papa Francisco, cuando invitaba a “no dejarnos conducir a un acostumbramiento que se convierta en indiferencia”, en especial, pensando en cuánto sufren “los de abajo. Los de a pie”.

“Los que somos pueblo, debemos crear una gran alianza solidaria, para que, aunque los montes se desplomen en el mar, y las aguas embravecidas golpeen contra la embarcación de nuestras vidas, estando unidos en solidaridad fraterna, no puedan alterar nuestra vida sencilla y digna, llena de valores tradicionales heredados de nuestros antepasados”, concluyó.

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Iván Olivares

Iván Olivares

Periodista nicaragüense, exiliado en Costa Rica. Durante más de veinte años se ha desempeñado en CONFIDENCIAL como periodista de Economía. Antes trabajó en el semanario La Crónica, el diario La Prensa y El Nuevo Diario. Además, ha publicado en el Diario de Hoy, de El Salvador. Ha ganado en dos ocasiones el Premio a la Excelencia en Periodismo Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, en Nicaragua.

PUBLICIDAD 3D