Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

Banco Mundial proyecta crecimiento de 4.1% para Nicaragua en 2022

Ajusta pronóstico de 2.9% a 4.1% en medio de turbulencias por política china de ‘cero covid’, y pese a la guerra en Ucrania

Movimiento de contenedores en el puerto de Corinto. Foto: Tomada del 19 Digital

Iván Olivares

12 de octubre 2022

AA
Share

La economía china (la segunda más grande del planeta), creció solo 0.4% durante el segundo semestre del presente año, constituyéndose así en uno de los cuatro factores externos que afectan las fluctuaciones del producto interno bruto (PIB), de la región, según el más reciente Informe Económico de América Latina y el Caribe, preparado por el Banco Mundial (BM), en el que también se señala que el PIB de Nicaragua crecerá 4.1% en 2022.

Por su parte, el correspondiente Informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), detalla que “la economía mundial sigue enfrentando graves retos, definidos por los efectos persistentes de tres poderosas fuerzas: la invasión de Rusia a Ucrania, la crisis del costo de la vida provocada por las persistentes y cada vez más amplias presiones inflacionarias, y la desaceleración en China”.


En el caso específico de Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, y primera fuente de inversión extranjera, se señala que, después de crecer 5.7% en 2021, la economía de ese país crecerá 1.6% en 2022, y 1.0% en 2023. Eso podría reflejarse en un menor crecimiento de las remesas que los nicaragüenses envían a sus familias.

En junio, el informe Perspectivas Económicas Mundiales, elaborado por el BM, disminuyó hasta el 2.9% su pronóstico de crecimiento para Nicaragua, desde el 3.0% marcado en enero. Aunque no se señalan los factores específicos que harían que el crecimiento llegue hasta 4.1%, sí se indica que se espera una inflación inferior al 5% anual; que los ingresos fiscales ronden el 25% del PIB, y que la inversión pública se sitúe en el 5% del producto, con lo que el país se situaría en el tercio más alto de la región en ese campo.

El que mantuvo su tendencia decreciente es el pronóstico para 2023, que estaba en 2.5% en enero, bajó a 2.3% en junio, y quedó establecido en 2.0% en el reporte de octubre. La guerra rusa contra Ucrania tuvo efectos ambiguos para nuestro país, porque incrementó los precios de los combustibles que debemos importar para mantener la economía en funcionamiento, a la vez que elevó el precio de los alimentos que exportamos.

Por esta vez, la falta de conexión entre la economía nicaragüense y la china, opera en favor de Nicaragua, siendo que el Banco Mundial prevé que “la persistente recesión de China provocada por los confinamientos de la covid-19, reducirá las exportaciones” de América Latina y el Caribe a ese país. Nicaragua exportó solo 11.5 millones de dólares al gigante asiático en 2021.

Mejor fijarse en Estados Unidos

“La promesa de ‘cero covid’, hace que China paralice una ciudad aunque haya solo un caso, y eso afecta los pronósticos de crecimiento económico”, dijo a CONFIDENCIAL Wang Yu Cheng, gerente comercial del Banco Cathay, de Costa Rica. “China había proyectado un crecimiento de 4%, y ahora está en 4.8%, superando las previsiones del BM. Es cierto que ya no se habla de crecer a doble dígito, pero nadie lo está haciendo”, destacó.

El administrador chino, y dos expertos nicaragüenses —un profesor de economía, y un asesor empresarial— que aceptaron compartir sus puntos de vista, siempre y cuando sus nombres se conservaran en el anonimato, reconocieron que Nicaragua y el resto de Centroamérica deberían estar más atentos al desempeño de la economía estadounidense, que tiene mayor ‘peso’ en nuestras realidades por razones geográficas, históricas y políticas.

“Centroamérica tiene que tener muy en cuenta lo que pase en Estados Unidos, porque si ese país no se reactiva de forma apropiada, puede afectarnos a todos, por la cercanía”, indicó Wang, advirtiendo que las medidas de la Reserva Federal de ese país (FED), pueden generar “una inflación tremenda”, lo que nos golpearía más que lo que pase con China.

“Si se desacelera la economía china, sería Estados Unidos quien reciba el primer impacto y luego potencialmente nosotros”, dijo el profesor de economía.

El asesor empresarial catalogó de ‘anecdóticas’ las exportaciones nicaragüenses de 11.5 millones a la República Popular China, en especial al compararlas con los 1765.8 millones de dólares (casi 154 veces más), que el país recibió por sus exportaciones a Estados Unidos en ese mismo período.

Volviendo al desempeño de la economía china, el profesor indicó que si esta se desacelera, “habría menos consumo interno en China, que podrían compensar aumentando las exportaciones para apuntalar el crecimiento, y quizás haga que bajen los precios de esos productos, porque el dólar se ha fortalecido, lo que permitiría comprar más productos chinos”.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

El asesor recomienda observar cuáles son los rubros que se están desacelerando más en China, pensando en la importancia de su sector constructor, que cuenta con fuerte apoyo gubernamental, así como el consumo interno, y la producción de alimentos.

China: el gran inversionista que elude a Nicaragua

No hay duda del poderío económico chino, que fue capaz de adquirir billones de dólares en bonos del Tesoro estadounidense durante las turbulencias desatadas por la crisis financiera global, y de invertir grandes sumas en obras públicas de varios países de Suramérica, entre ellos Colombia, Perú, Chile y Argentina “aún en plena pandemia”, defendió Wang.

El problema es que, aunque para el gigante asiático, Nicaragua se habría transformado en “un aliado estratégico en la región”, esa nueva forma de ver al país no se ha visto reflejada en inversiones de gran calado. “El Gobierno de Nicaragua puede aprovechar ese lazo para mejorar sus relaciones económicas con China”, opina el banquero.

“Hasta ahora, Nicaragua no ha sido interesante para incluirla en la Ruta de la Seda, pero sí para los países de Costa Rica ‘para abajo’. Con el restablecimiento de relaciones, Nicaragua se vuelve un aliado estratégico, y ustedes tienen muchos más recursos naturales que Costa Rica y El Salvador. Si saben trabajar los parámetros sanitarios y fitosanitarios, podrían exportar el doble que esos dos países a China”, calculó.

Mientras pasa el tiempo, y se conjugan las variables que podrían determinar que se abran y materialicen esas posibilidades, lo que corresponde es cuidar la relación con Estados Unidos, siendo que “nos preocupa” que haya recesión en ese país, tal como lo señala el asesor, mientras el profesor detalla que la mayor parte de la inversión extranjera que recibía Nicaragua era en telecomunicaciones, minas, industrias, comercio textil… “casi todo de cara al mercado estadounidense”.

FMI: lo peor aún está por llegar

El Informe de Perspectivas de la Economía Mundial, publicado por el FMI esta semana, indica que “en nuestros pronósticos más recientes se proyecta que el crecimiento mundial permanezca sin cambios en 2022, en 3.2%, para después desacelerarse a 2.7% en 2023 —0.2 puntos porcentuales menos que lo pronosticado en julio”.

Eso ocurrirá, en parte, porque “más de una tercera parte de la economía mundial se contraerá este año y el próximo, mientras que las tres mayores economías —Estados Unidos, la Unión Europea y China— continuarán estancadas. En pocas palabras, lo peor aún está por llegar, y para mucha gente, 2023 se sentirá como un año de recesión. La invasión de Rusia a Ucrania sigue desestabilizando con fuerza la economía mundial”.

En una situación que tiene que ver más con nuestra realidad, explica que “el conflicto también ha elevado los precios de los alimentos en los mercados mundiales… y la situación acarrea graves penurias para los hogares de menores ingresos en todo el mundo, y sobre todo en los países de ingreso bajo”, como Nicaragua.

A la par, el documento advierte que “nuevos shocks de los precios de la energía y los alimentos podrían prolongar la inflación persistente”; que “un resurgimiento de la covid-19 o nuevas alertas sanitarias a escala mundial podrían frenar aún más el crecimiento”, y que “la salud futura de la economía mundial depende de… el curso de la guerra en Ucrania”.

Pensando en disminuir el sufrimiento de los más pobres, advierte que “la prioridad de la política fiscal es proteger a los grupos vulnerables mediante ayudas focalizadas a corto plazo para aliviar la carga que la crisis del costo de vida está imponiendo en todo el mundo”.

El Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo se abstuvo de ofrecer ayuda a las familias y a las empresas en el contexto de la pandemia, y se enfocó en mantener funcionando la economía… a cualquier costo.

A la vez, el documento del Fondo señala que “una eficaz cooperación multilateral evitará la fragmentación, que podría revertir los avances en materia de bienestar económico conseguidos tras 30 años de integración económica”, materia en la que Nicaragua tiene poco espacio de maniobra, dada la decisión del régimen, de aislarse de la comunidad internacional.

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Iván Olivares

Iván Olivares

Periodista nicaragüense, exiliado en Costa Rica. Durante más de veinte años se ha desempeñado en CONFIDENCIAL como periodista de Economía. Antes trabajó en el semanario La Crónica, el diario La Prensa y El Nuevo Diario. Además, ha publicado en el Diario de Hoy, de El Salvador. Ha ganado en dos ocasiones el Premio a la Excelencia en Periodismo Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, en Nicaragua.

PUBLICIDAD 3D