Logo de Confidencial Digital

PUBLICIDAD 1M

PUBLICIDAD 4D

PUBLICIDAD 5D

“Destinos heredados”: la resistencia de los presos políticos

El testimonio de mi hermano Pedro Joaquín Chamorro: un año, siete meses y 18 días en la cárcel de El Chipote y bajo arresto domiciliario

Destinos heredados, libro de Pedro Joaquín Chamorro Barrios

Portada del libro “Destinos heredados” del expreso político nicaragüense Pedro Joaquín Chamorro Barrios.

Carlos F. Chamorro

3 de julio 2024

AA
Share

Destinos heredados es el testimonio de mi hermano Pedro Joaquín Chamorro, sobre sus diez meses y nueve días en la cárcel de máxima seguridad de Nicaragua conocida como El Chipote, y sus nueve meses y nueve días en que fue trasladado bajo arresto domiciliario, después de perder 50 libras de peso y con su salud seriamente deteriorada.

Todo empezó como un acto cruel de venganza política impuesto contra él y decenas de compatriotas, —líderes políticos y cívicos, mujeres y hombres, estudiantes universitarios, campesinos, empresarios, intelectuales, periodistas, sacerdotes y defensores de derechos humanos— cuando la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo decidió encarcelar a todos los líderes de la oposición, para anular las elecciones generales de noviembre 2021, que el dictador tenía perdidas de antemano.


Este libro es también un relato minucioso escrito por un periodista que está empeñado en contar los hechos que vivió con rigor, honestidad y apego a la verdad. Leí este texto, por primera vez, cuando Pedro Joaquín me iba enviando en caliente, desde su destierro en Estados Unidos, los borradores de cada uno de los 15 capítulos, y luego, otra vez, ya convertido en libro, de un solo tirón. De inmediato me impactó por su valor como documento histórico, y por el relato de su convivencia con sus compañeros de celda Víctor Hugo Tinoco, Arturo Cruz y José Adán Aguerri. Pero, sobre todo, me atrapó como lector porque logra la proeza de contar la vida en los calabozos de la peor dictadura de América Latina, con una narración amena, salpicada de humor e ironía, como remedio ante el dolor y la desolación.

Pedro Joaquín relata sus vivencias y penurias sin ninguna clase de rencor ni exageración, escribe tal cómo él es en la vida cotidiana: una persona noble, ecuánime, políticamente moderado, amante de su esposa y su familia, aferrado a sus valores cristianos, al legado de sus padres y a su patria, y como él mismo confiesa, siempre encara la adversidad con “ingenuidad y optimismo”.

Por ejemplo, cuenta con total naturalidad, sin recurrir a ningún adjetivo, la tortura que representa permanecer en una cárcel en la que está prohibido leer y escribir, ni siquiera hay acceso a una Biblia, y “la única lectura que teníamos los presos”, dice, era “la etiqueta de un pequeño envase de Ensure de 237 ml. que contenía 350 calorías y una larga lista de vitaminas y minerales”.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DIARIO

Recibe diariamente las noticias más importantes de la jornada en tu correo electrónico.

De la misma forma, relata el régimen de arresto domiciliario al que fue sometido “por instrucciones de la compañera Rosario y el comandante Daniel”, que significó para él un inmenso alivio para recuperar sus fuerzas físicas y mentales, a pesar de continuar bajo un estricto aislamiento, con la vigilancia permanente de cuatro policías, que le tomaban una fotografía a la 6:00 a. m. y otra a las 6:00 p. m., para constatar “que no se había fugado de su propia casa”.

En particular, me conmovió el capítulo en el que narra los cuatro días que pasó en su celda el general en retiro Hugo Torres Jiménez, cuando ya se encontraba grave de salud y al borde de la agonía. El humanismo y la solidaridad de Pedro Joaquín, haciendo de enfermero y compañero de infortunio de Torres, hasta que con su protesta logra que lo saquen de la cárcel y lo lleven a un hospital, lo convierte en un testigo excepcional de la responsabilidad directa que tuvieron las máximas autoridades políticas de Nicaragua en el agravamiento de la salud y en la muerte de Hugo Torres.

Destinos heredados es también un homenaje a la resistencia de todos los presos políticos, que sufrieron un encarcelamiento injusto y fueron sometidos a juicios espurios en la cárcel, sin derecho a la defensa, en los que fueron condenados a penas de ocho a trece años de cárcel por presuntos delitos de “menoscabo a la soberanía nacional”, “lavado de dinero”, o “gestión abusiva y apropiación y retención indebida”. Como relata en su libro, Pedro Joaquín proclamó su inocencia con dignidad, como todos los presos políticos que nunca se rindieron. Nunca ha podido la dictadura Ortega-Murillo fabricar una confesión falsa, o una inculpación de los delitos inventados contra los reos de conciencia. Nunca los pudo quebrar con su régimen de tortura y aislamiento, y esta victoria moral de los presos políticos simboliza la esperanza en una nueva república con democracia y justicia que los nicaragüenses nos merecemos.

El 9 de febrero de 2023, 222 presos políticos, entre ellos Pedro Joaquín fueron excarcelados, desterrados a Estados Unidos, y despojados de su nacionalidad nicaragüense. Con ese nuevo acto de venganza recuperaron la libertad, mientras que la puerta giratoria de la represión ha llenado nuevamente las cárceles de la dictadura con otros 141 presos políticos, y más de un centenar que están bajo arresto domiciliario de facto. América Latina y el mundo no deben olvidarlos. Por la libertad de todos los presos políticos de Nicaragua, los invito a leer Destinos heredados.

*El libro Destinos heredados se encuentra disponible en su edición impresa y en formato kindle en amazon.com

PUBLICIDAD 3M


Tu aporte nos permite informar desde el exilio.

La dictadura nos obligó a salir de Nicaragua y pretende censurarnos. Tu aporte económico garantiza nuestra cobertura en un sitio web abierto y gratuito, sin muros de pago.



Carlos F. Chamorro

Carlos F. Chamorro

Periodista nicaragüense, exiliado en Costa Rica. Fundador y director de Confidencial y Esta Semana. Miembro del Consejo Rector de la Fundación Gabo. Ha sido Knight Fellow en la Universidad de Stanford (1997-1998) y profesor visitante en la Maestría de Periodismo de la Universidad de Berkeley, California (1998-1999). En mayo 2009, obtuvo el Premio a la Libertad de Expresión en Iberoamérica, de Casa América Cataluña (España). En octubre de 2010 recibió el Premio Maria Moors Cabot de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia en Nueva York. En 2021 obtuvo el Premio Ortega y Gasset por su trayectoria periodística.

PUBLICIDAD 3D